miércoles, 18 de mayo de 2005

EL PIANISTA (o como la realidad supera a la ficción)

Resulta que en las playas de Inglaterra ha aparecido un tipo empapado y vestido como para dar conciertos. Es un joven rubito (veo su foto ahora) y con pinta de despistado (normal, se supone que es amnésico) Lo único que ha hecho ha sido dibujar una bandera sueca (que no sé cómo la han identificado tan bien... ¿tendría a su disposición pinturas de colores, Plastidecor amarillo y azul?) y tocar el piano (cpon lo que se supone que es pianista profesional, por la indumentaria con la que ha "arenizado" en la playa) Así que han mandado la señal a todas las orquestas "¿se os ha perdido un pianista?"

Me pregunto varias cosas. La primera es quizá la más obvia ¿por qué han recurrido a las orquestas? Qué chasco como luego el tipo sea un aficionado vestido de pingüino.

La segunda. Han intentado hablarle en varios idiomas y él no ha contestado, por lo que han supuesto que está en shock. Me gustaría saber en qué idiomas le han hablado... a lo mejor es sordo. La cosa es que sabe dibujar y se comunica bien así y,eh, no me vale que sea pianista... a lo mejor toca de oído (juas, qué chiste más malo)

Y la tercera y más importante, pues es la conclusión a esto. ¿No será que este chiquillo, cansado de la vida de concertista (supongamos que es esa la profesión), huyendo de una vida aburrida, de unos padres agobiantes, de una novia pesada, de una casa pequeña, de un gobierno dictador... cansado, en fin, de todo, ha conseguido abandonarse al mar (como un náufrago que llega a Saint Kitts y Nevis) y ahora, señoras y señores, simplemente se está haciendo el SUECO?

No hay comentarios: