miércoles, 25 de mayo de 2005

TARDES CALIENTES EN LA EXÓTICA ATALANTILÁN

Piedras ardientes, perladas; Image hosted by Photobucket.com

la suavidad de rancias fragancias
Todo es posible, todo se espera,
tardes calientes, calientes
en la exótica Atalantilán.

Viva bebida de sangre migrada
del corazón a pies y boca,
saltos brillantes de locas jaurías.

Todo es posible, todo se mueve,
tardes calientes, calientes
en la orgiástica Atalantilán.

Estuche que lleva encerrado
aroma de todo pecado,
sabe a la savia que ningún sabio
supo jamás degustar.

Todo es posible, juegan los dados,
tardes calientes, calientes
en la naciente Atalantilán.

No hay comentarios: