sábado, 18 de junio de 2005

¿Por qué siempre hay que dar tantas explicaciones? Siento arena dentro... arena y sequedad. Y aburrimiento. Un tremendo aburrimiento que no hace más que fabricar arena y más arena. Siempre hay insatisfacción... como en las buenas novelas. Y yo sé cómo escapar. Pero no puedo, porque todo es demasiado frágil y si se rompe no podré construir nada sobre la arena... Barrer la arena... eso también es imposible ¿Conformarse con el deseirto? Parece el único remedio. Y esto... esto no ocurre en las novelas: esto es la vida.

No hay comentarios: