martes, 2 de agosto de 2005

EL POEMA QUE ME ESCRIBIRÍAS (EJERCICIO DE EMPATÍA)

Veo el tiempo gastado ya
y siento rabia por no haberlo respirado.

Te has sentado cerca hoy,
casi te toqué sin manos.
Te dije adiós. Y sonreías.

Y han pasado más días de los necesarios,
y creo que te seguías preguntando
qué podías hacer para que te viera.
No sabes que me duelen los ojos
de contemplarte sin descubrirte.

Y he cantado algo, por fin, para que me oyeras.
Y escuchaste. Siempre lo hacías.
Me has cogido la mano y me lo has enseñado.

Ahora tengo riquezas.

No hay comentarios: