miércoles, 7 de septiembre de 2005

UN GRAN CONSUELO

Me he dado cuenta (y me ha dado mucha pena) que si Romeo hubiera tenido más cabeza y hubiera decidido seguir con su vida tras la muerte de Julieta, ahora estaría felizmente casado con otra y con 4 ó 5 churumbeles por ahí. Y lo mismo para ella: te despiertas y lo ves muerto y, en vez de agobiarte y creer que ya nunca verás la salida, te levantas, recoges tus restos de embalsamación y te vas a tu casa a llorar un luto prudencial.
Es una lástima que el tiempo todo lo cure y que nada sea para siempre, que no haya gente matándose para preservar con su muerte amores tan intensos, pero en la vida real... esto es un gran consuelo, creo yo.

No hay comentarios: