miércoles, 26 de octubre de 2005

REBELAOS, REBELAOS

Las Reales Instituciones, en general, y las Reales Academias, en particular, se empeñan en obviar los problemas. Y cuando los hay (porque haberlos haylos) prefieren solucionarlo del modo más rápido. He aquí el famoso fenómeno del artículo antecediendo al año y su falta en todos los años que contienen 1000: decimos octubre del 650, pero febrero de 1300 (aunque el artículo también puede usarse en este último)
Cuando la humanidad occidental llegó al año 2000, además de no saber cuándo cambiaba el siglo, si en el 2000 o en el 2001 (primer jari conocido) la Real Academia de la Lengua Española (esta que lo es) dijo: "queridos hablantes ideales e irreales, no digáis febrero del 2000, puesto que decíamos febrero de 1999" Entonces los lingüistas dijeron "sí, sí, pero también decimos marzo del 411 y primer cuarto del siglo XI, eso no soluciona nada" Y la Academia (que lo es) contestó: "me importa un pimiento (y no me hagáis hablar mal, que limpio, lijo y pulo con mi Black&Decker, anglicismo que me permito usar porque lo soy) así que usamos todos la preposición sin artículo porque lo digo yo, usía de mí (que no mío)"
¿Problema?, ¿qué problema?
NOTA: Por si a alguien le interesa, se cree que la ausencia de artículo en el año 1000 se debe a que se tomó como un nombre propio. Aunque esto no es seguro, al menos denota una reflexión, no un simple "ordeno y mando"

No hay comentarios: