jueves, 13 de octubre de 2005

SER LEXICÓGRAFO

Acabo de percatarme de que (sí, "percatarse de", no es dequeísmo, por tranquilizar mi conciencia) el título es ambiguo: ¿nos referimos a un ente que es lexicógrafo o al hecho de dedicarse a la lexicografía?
Supongo que los lexicógrafos, los que hacen diccionarios, tendrán su método de trabajo X. Como yo lo desconozco, y la ignorancia es muy atrevida, no sé qué puede llevar a una persona a ponerse a escribir un diccionario (nada más y nada menos, señores) Claro está que hoy día nadie (casi nadie) se pone a ello, para eso están las Reales Instituciones y Editoriales (también con mayúscula, porque los dioxes son los dioxes), que tiran de archivo, pero mirad a María Moliner y a aquellos gramáticos del siglo XV... ¡cuando no existían ordenadores!
Cómo se escribe un diccionario es, en definitiva, mi curiosidad. ¿Se pone uno y escribe palabras según se le ocurren? Pero se te pueden olvidar, así que lo mejor es copiarse de lo ya hecho y ampliar, pero entonces ¿no es eso plagio? En realidad ¿no plagia un novelista cualquiera a los lexicógrafos usando y hasta copiando palabras de sus obras?
Por otro lado, un lexicógrafo no se enfrenta a problemas científicos, no trabaja con la lingüística, ni con la semántica (aunque parezca que sí) Su problema es el de las piezas léxicoas y sus cuitas van de "¿pongo dos entradas diferentes para 'corte'?" hasta "¿no será demasiado enciclopédico decir que la ballena es un mamífero?" Porque, señores, paradójicamente, aunque no sepamos que la ballena es un mamífero podemos mantener una conversación sobre ellas e incluso reconocerlas en el mar, así que ¿cuál es el significado de "ballena"? El lexicógrafo no lo sabe (cif. Manoletti Cousteau)
En conclusión, creo que hacer diccionarios es un trabajo un poco triste (me dejaría convencer, pero se va a necesitar mucha capacidad disuasoria), casi tan malo como el de aquel que tenía que bajar una palanca cada 60 minutos en una mina oscura. Mamá, no quiero ser lexicógrafa, no quiero ser un ser lexicógrafo.

1 comentario:

juank sinclair fantoba dijo...

Dios... creo que moriría. Por favor, no seas lexicógrafa, no. Mamá de Edryas, no lo permitas tampoco.