sábado, 21 de enero de 2006

LA MENTA (POST FRESCACHÓN)

Fray Casildo de Sigüenza ya asocia la menta al poder intelectual. Así, en su Summa ars botanicae afirma: "sépase que la menta es hierba santa [ha de entenderse "santa" como sanadora] naciente en arroyuelos y humedales y que podrá tomarse sin cautela por sus conocidas aptitudes curativas y santas y que en tomando esta hierba se notará una mejoría en corazón y cabeza, abriendo ojos y otros conductos propios para el conocimiento de las cosas y el saber del mundo enrrededor" (cif. Summa ars botanicae, Fray Casildo de Suigüenza, h. 1630)
La menta viene del latín menta y ésta del griego mintha, que lo pone en relación con el latín mens,mentis, 'mente', lo que nos muestra una palabra motivada: menta para la mente.
Una de las especies más preciadas es la menta de Otay Mesa (Pogogyne nudiuscula) en California, Estados Unidos. Se trata de un subtipo en peligro de extinción con unas propiedades no descubiertas hasta 1893 por James Robinson, naturalista que se dedicaba a extraer los principios naturales de las plantas que crecían en las inmediaciones del río Tijuana y a observar sus efectos. Por supuesto, murió envenenado en 1907. En cualquier caso, la menta de Otay Mesa también es conocida como la menta Robinson gracias a su esforzado descubridor.
Y ahí va un último consejo para los esforzados estudiantes: una infusión de poleo menta abre la mente ("y otros conductos propios para el conocimiento"). Basta de esforzarse y de drogas baratas: menta para la mente.

No hay comentarios: