lunes, 9 de enero de 2006

La palabra también viene de tan y bien y se usa para indicar la igualdad, semejanza, conformidad o relación de una cosa con otra ya nombrada. La palabra tampoco viene de tan y poco y se usa para negar algo después de haberse negado otra cosa. La relación entre tan y bien es más o menos transparente en también ya que se usa para comparar. La relación entre tan y poco es menos obvia en tampoco, pero podría verse. Ahora bien, ¿por qué no existe las palabras tanmal y tanmucho (que se convertirían con el paso del tiempo y el desgaste fónico en tamal y tamucho)? Oh, quién se entiende.
Dedicado a las Nívolas de Unámuno-todos-en-uno-sólo.

2 comentarios:

juank sinclair fantoba dijo...

Ahora, que sí existen Taluego y Tamañana. Y si no, tiempo al tiempo.

Y lo mismo digo del clásico: "Eso tamu bien"

Nota: MUY grande, Unamuno.

Edryas dijo...

¿Tú sabes que a Unamuno le cogieron en la Universidad de Salamanca porque, de los que se presentaron, él era el menos inculto? Sufría mucho el hombre. Se lo dedico a él por una cuestión surgida en una tarde tonta en un tren.