jueves, 12 de enero de 2006

Versículos

Hay algunos poemas
que no cuentan nada
y se deslizan lentos, con un ritmo lento,
hierven en un cazo, a veces.
Y entonces acaban como si nada,
nada hubiera pasado.
Cuentan una historia, de una cocina, por ejemplo,
y suelen copiar algún verso
de algún poeta famoso,
pero están descargados de elegancia.
Utilizan el versículo porque es pesado,
como si no les importara.
No cuentan cosas cotidianas
es que se deslizan lentos y no cuentan nada.
El poeta fuma y eso cuenta,
y usa palabras como claudicar y ars amandi,
pero también usa marihuana
(para escribir y escribirla)
Son poetas que viajan en metro con orgullo,
que militaron en el pecé y se arrepintieron,
que narran en su poema a un amigo
que su mujer los dejó tirados por un abogado rico
y siempre mucho más joven y le dicen
"exonerado amigo" porque en realidad lo odian.
Pero está solo, sin mujer, sin gloria, sin pluma, sin amigo
porque fingen ser asociales, aunque ni exoneran ni les dejan

y mucho menos tirados
y como está solo porque no le dejan
y es alcoholico
escribe cosas con un ritmo lento que no cuentan nada (eso parece)
Esos son los poemas
de los que vivieron en los cincuenta
aunque nacieran en los setenta.

3 comentarios:

josemoya dijo...

Un buen ejemplo. Para reponerte (y a continuación hundirte profundamente en la depresión), léete (o escucha) "desnatada", de Belén Reyes.

P.D. no sé si te interesará, pero, por si acaso, te comunico que hace poco salieron las plazas de auxiliar de conversación en el extranjero http://www.boe.es/boe/dias/2006/01/09/pdfs/A00902-00907.pdf

juank sinclair fantoba dijo...

Yo conozco a otros que no vivieron en los 50, que ahora tienen 30 y que parece que tienen 70.

Me agota el pseudointelectualismo social.

Edryas dijo...

Nunca confesaré que este poema está dedicado a Jon Juaristi (este podría ser el primer verso de otro poema)