lunes, 13 de febrero de 2006

GROUPIE MOMENTS (IX)

Aunque en enero no puse esta sección parece que nadie se ha dado cuenta. O nadie la sigue o sois muy comprensivos. Aunque la sección es para grupos conocidos este mes voy a a hacer un remember para hablar de
SMASHING PUMPKINS
Como muchos otros grupos, el nombre es casual. Cuando la gente le preguntaba a Billy Corgan "¿y cómo os llamaréis?" él solía decir en broma "calabazas aplastantes" y así se quedó (lo cual hace que aún tenga esperanzas sobre mi futuro grupo de indy-rock "Bliste Compak")
Nacidos a principios de los 90, intentaron desmarcarse de todo lo que sonaba hasta ese momento. Desde el título de las canciones (llenos de juegos de palabras y sustantivos nunca usados en inglés) hasta un sonido totalmente original: entre la electrónico y el heavy metal, pero ninguna de las dos cosas.
En 1993 lanzan Siamese Dream, su sengundo disco, que fue un auténtico bombazo. Tendríamos que ver qué cosas estaban sonando para ver si fue justificado. Estaba naciendo el trip-hop (como el de Portishead), Metallica había lanzado su disco más comercial hasta la época (Metallica), Nirvana y Temple of the dog definían el grunge, sin olvidar a la inmensidad de grupos de rap que estaban naciendo. Y en medio de todo, Corgan, Iha, Chamberlin y D'Arcy ofrecen un rock básico adornado con bonitos ritmos oníricos y con unas letras lapidarias (¿Quién puede olvidar Disarm?)
Año 1995. El grupo se arriesga con un dico doble, el mítico Mellon Collie and the infinite sadness. A pesar de que fue un éxito de ventas (y a cualquiera que le hables de los Smashing te cantará una canción de este disco), a la crítica no le gustó demasiado,. Después de la novedad de Siamese Dream, Mellon Colie sonaba... trillado. A pesar de todo, y en mi humilde opinión, es un disco muy variado, que toca todos los palos. A ver quién consigue no aburrir en 28 temas.
El grupo empieza a ganar mucho dinero y a hacer m uchas giras. La que siempre recordarán fue la del verano de 1996: el teclista en la gira, Johnatan Melvoin, y Jimmy Chamberlin (el batería) son encotrados con una sobredodis de heroína. Melvoin moriría y Chamberlin fue expulsado de la banda.
El grupo resurge de sus cenizas con Adore ( y tras la olvidable banda sonora de Batman y Robin), pero el público echa de menos las guitarras de otros temas. ¿Somos de la generación X o no somos de la generación X?
En 1999, Chamberlin es readmitido y la bajista, D'Arcy, es sustituída por Melissa Auf Der Maur. A partir de aquí la línea del grupo se desdibuja un poco. Su último disco Machina (the machines of God) es, cuando menos, raro. Su segunda parte, Machina II: the friends and enemies of the modern music, sólo se distribuye por internet. El grupo se separa en diciembre de 2000.
Y eso fue todo. Un grupo que siempre me ha llamado la atención porque siempre estuvieron dentor de lo comercial, pero un paso más allá.

No hay comentarios: