miércoles, 15 de febrero de 2006

TETRUÑOS: TEORÍAS PSEUDOCIENTÍFICAS Y PATRAÑUDAS (I)

Seguro que todos recuerdan cuando Homer Simpson decide meterse a periodista en la red bajo el pseudónimo de Míster X. Cuando se le acaba la temática real empieza a inventarse auténticas patrañas con la buena o mala suerte de acertar en uno: la vacuna contra la gripe se administra para manipular a la gente y que compren compulsivamente en Navidad.

Menos conocida, pero también citada por mí, es la teoría de Gregorio Salvador que afirma que la aspiración del sonido [f] comienza al norte de España debido a la falta de flúor en sus aguas y el consiguiente debilitamiento de los dientes en los hablantes con la imposibilidad de pronunciar correctamente la [f] (¿?)

¿Qué diferencias hay entre una teoría y otra? En mi opinión, la única diferencia es que el primero es un loser animado y previamente dibujado y el segundo es un respetado científico (loser) ¿Por qué se siguen estudiando teorías absurdas, aunque sólo sea para contradecirlas? En un acceso de rebeldía científica he decidido que todos podemos ser Míster X, que todos nos merecemos inventar teorías pseudocientíficas y patrañudas: los tetruños. Aunque no pueda demostrar algo ¿no merece ser escuchado? Y si puedo demostrarlo, por descabellada que sea la tesis, ¿no merece ser verdad? Hay que hacer temblar los cimientos de la comunidad científica con un terruño mensual.

LA RAMA COMÚN DEL VASCO Y EL JAPONÉS (La familia Nakayama Goiri)

En tiempos históricos los pueblos altaicos estaban concentrados en las estepas de Asia central, asumiéndose que la lengua proto-altaica se originó en las regiones esteparias de la región de las montañas Altai. Se asume también que los turcos habitaron en las regiones occidentales, los mongoles en las centrales y los tungús-manchúes en las orientales de dichas montañas.
La expansión del territorio de esos pueblos ocurrió en una serie de migraciones hacia el oeste y el sur, que fueron intensificadas por el uso del caballo. Dichas migraciones fueron una consecuencia de la cultura nómada y de la peculiar estructura militar y política de los pueblos altaicos. Los Estados medievales que fundaron no fueron permanentes y las conquistas de poblaciones sedentarias vecinas de cultura material más refinada resultaron muchas veces en su expulsión (un destino que los mongoles experimentaron tras la mayor parte de sus conquistas) o en la asimilación cultural y lingüística (como le sucedió a la manchúes en China). Sin embargo, no fue este el destino de los turcos quienes crearon una serie de Imperios de sí mismos aunque la masa de su ejército provenía del numéricamente inferior pueblo mongol, cuyo Imperio medieval fue, salvo en China y Mongolia, fuertemente turquizado. Todo este devenir dejó su impronta en el vocabulario de las lenguas altaicas aunque no tanto en su estructura gramatical.
(fuente
http://www.proel.org/mundo/altaica.htm)

El japonés podría incluirse dentro de esa familia altaica, pero, por otro lado, su fonética recuerda a las lenguas austronésicas, que englobaría las lenguas malayas, micronésicas y polinésicas.

El vasco, por su parte, parece una lengua aislada. Se ha intentado entroncarlo con las hablas bereberes y con algunas lenguas caucásicas como el armenio antiguo. Es clara su relación con el ibero, aunque primero deberíamos saber de dónde viene el ibero. Una rápida comparación nos muestra las semejanzas entre ibero y vasco. Por ejemplo:


IBERO VASCO CASTELLANO (¿ESPAÑOL?)
arse hartz oso
Unsir Untzi barco
Ils Hil morir


¿Cómo, entonces, pareciendo tan dispares y con orígenes tan alejados podemos afirmar una relación entre ambas lenguas? (Podemos afirmarlo porque esto es un tetruño, pero afinaré más para demostrarlo y lo mejor es que puedo jurar que cada ejemplo es real)

Para empezar, veremos algunas características comunes. Ambas lenguas carecen de género gramatical. Las dos son lenguas ergativas, es decir, poseen un caso que denota el agente de una acción. Curiosamente, tanto lenguas caucásicas como las lenguas orientales y pacíficas son ergativas. Y aquí se establece un puente. El morfema -ki es tremendamente usado en ambas lenguas y designa objeto animado o movimiento o ser vivo en general, así en euskera: gizaki (hombre) okin (panadero, el morfema básico para una profesión básica) y en japonés: byôky (enfermedad, pérdida de movimiento), ugoki (actividad) Comparando algunos vocablos observamos lo siguiente:

JAPONÉS VASCO CASTELLAÑOL (el futuro)
Hai Bai Sí
Ani Anaia Hermano
Okotta oka Enfado, hartazgo


Por otro lado, encontramos palabras que, si bien no significan lo mismo, tienen la misma forma y esto no puede ser casualidad.

Japonés: tori (pájaro)
Vasco: tori (forma del imperativo)

Por alguna vicisitud histórica (Sabino Arana sabrá) el pájaro empezó a dar órdenes.

Se observa para ambas lenguas una preferencia por las formas onomatopéyicas, como en el vasco nan-nan (comer) o en japonés denwa (llamar por teléfono, sonido din+morfema verbal wa)


Queda, pues demostrado que en algún momento, la familia Nakayama se fue desplazando lentamente hacia occidente hasta convertirse en euskaldunes. Y esto lo defiendo en todos los terrenos.

6 comentarios:

Jane Vicente dijo...

La teoría del flúor podría ser rebautizada como el "tetruño del cuñaaaao".
La página de PROEL la descubrí hace poco, y la verdad es que, si miras las fotos de las familias colaboradoras y los títulos de los libros que venden, da qué pensar. ¿Son algún tipo de secta? ¿Tienen alguna relación con la secta de los académicos de la RAE (después de ver el "templo de San Cervantes", estoy casi segura de que son una secta). Y por otra parte ¿qué tienen que ver los altaicos con el gato de Vicky Escandell?

josemoya dijo...

Jajaja!! Muy bueno. Pero te olvidas que, como escribió uno de esos gramáticos a los que sólo recordamos los hispanistas, "el vasco era la lengua hablada en el paraíso".
Por cierto: arse (ibero) hartz (vasco) 'oso' es un caso de verdad? Porque entre arse, hartz, ursus (latín) y arktos (griego, si no me equivoco) no hay demasiada diferencia.

Gacelo dijo...

Sin entrar en temas filológicos, que desconozco, la verdad es que sería curioso ver a un japones con txapela y a un vasco comiendo con palillos (previamente cortados a hachazos)

Edryas dijo...

Fíjate bien, Gacelo, que el obi japonés no es más que un fajín de dantzari (la teoría se completa y redondea)

Rafa dijo...

Me voy a suscribir también a esta sección.
Por cierto, ¿Ibarretxe que opinará de todo esto?
Arigato y agur (o lo que sea).

Edryas dijo...

arigato es gracias!!!! sayonara,pues