jueves, 30 de marzo de 2006

CLAQUÉ

Este onomatopéyico baile me ha dado que pensar. Ese sonido en tropel de varios bailarines o en solitario de un único en esecena no hace sino recordarme a un batallón militar, marchando en pelotón o solo, haciendo una instrucción.
Es un claro ejemplo de "el fin justifica los medios" El claqué es un baile donde el movimiento está al servicio del sonido que se quiera producir con los pies. Hay unos movimientos básicos que si se hacen de otra forma, aun produciendo el característico clatacap, no podemos llamar claqué, pero, aún así, estos no dejan de estar pensados para realizar ese soniquete monocorde.
Poco importa parecer un pato a punto de caer de espaldas (ambos pies pisando a la vez el suelo y lanzados hacia delante) Tampoco importa que los movimientos se repitan una y otra vez frenéticamente sin llegar a ninguna parte en una orgía de punta-tacón sin fin, ni que el espectador se haya perdido ciento cuatro veces y sólo vea brazos y piernas desmañadas. sólo importa una cosa, sólo se escucha una cosa: ¡hacemos clatacap!, ¡el sonido más monótono!, ¡el infierno en los zapatos!, ¡hacemos clatacap!

4 comentarios:

josemoya dijo...

El claqué tiene una raíz folclórica: también en el flamenco, por ejemplo, es básico el claclaclá del tacón del bailarín o bailarina.
Una evolución sería lo que hacen Mayumaná: aunque sigue siendo un baile donde el sonido es fundamental, la combinación de diversos sonidos (ya no es sólo el ritmo simple de un único instrumento) permite enriquecer la danza.

Edryas dijo...

Mmmmm, ya, pero sigue siendo una entropía

Anónimo dijo...

yo bailo claqué y me encanta, lo dejas como si fuera un baile de patos, y es complicado a medida que vas aprendiendo, no creo que sea cosa de tontos... además, si ves la historia y raíces que tiene es interesante.. ah! el claqué no se limita sólo a los pies, se hace percusión con manos, piernas, etc. para acompañar el sonido de las claquetas.

Edryas dijo...

Yo creo que no ha quedado muy claro el post: es una ironía, no hay nada de malo en el claqué (odio tener que explicar estas cosas: anulamos al arte)