jueves, 9 de marzo de 2006

NAPOLEONES... ¿TETRUÑO O REALIDAD?

Napoléon, el Gran Napoléon, el Padre de todos los imperios (sin nombrar a Alejandro) tuvo un hijo con la emperatriz María Luisa que se llamó Napoléon. Este Napoleón junior fue un gran loser de la historia. Fue proclamado Napoléon II en uno de esos actos privados en los que se juntan cuatro y proclaman un rey, una república o se casan sin novia, todo esto sin que lo sepan más que esos cuatro. Obviamente, duró una semana. Cuando parecía que podía gobernar, hacía 1830, el muchacho va y se muere. Fin de Napoleón junior.
En 1808 nació Charles Louis Napoléon Bonaparte, hijo de Louis Bonaparte, rey de Holanda, y sobrino de Napoléon el Grande y famoso, entre otras cosas, por casarse con Eugenia de Montijo. Fue elegido presidente en 1848 (tras la Revolución del 48) y como le pilló gusto, en 1852 dijo que no se iba, que mejor hacía un Imperio y se hacía llamar Napoléon III (cosa de la familia Bonaparte, estaba claro) Y aquí empieza el tetruño que me han querido colar hoy, cosa increible y malsana que estoy por creerme (y todo)
Como se ha podido comprobar, nunca existió un Napoleón II efectivo, así que lo de Napoleón III tenía que salir de alguna parte. Manolo (profesor infame de mi facultad) me cuenta que todo sale de las tres admiraciones que se colocaban tras la frase "vive Napolèon!!!" Esto podría ser cierto, cosas más raras se han visto, pero... ¿y Napoléon II? Aunque no gobernara más que del 22 de junio al 7 de julio de 1815, epa, estaba ahí. Pobre Napoleón II, sustituído por tres admiraciones. Manolo, Manolo...

3 comentarios:

jane Vicente dijo...

Ooohhh... al leer que te habían contado el posible tetruño hoy, el primero en quien había pensado era Jonjuar... pero, ¿Manolo? No me lo habría imaginado. Si te suelta un tetruño el Jonjuar, puedes hasta creértelo (según), pero Manolo no tiene mucha fiabilidad...
La verdad es que lo de las tres (!!!) suena raro raro, aunque quién sabe.

Gacelo dijo...

Está claro lo que pasaba con Napoleón II, la gente le quería menos y gritaba menos cuando le llamaba, de ahí que sólo tuviera dos admiraciones. Esto es como los "aplausimetros", típicos de programas malos y que siempre he dudado de su eficacia (eso si que es un tetruño, sólo comparable con el que acabo de montarme en un momento)

Edryas dijo...

Yo de Jonjuar me creo todo y ni dudo que sean tetruños o no: tiene mi completa confianza. Es que Manolo, con ese aire de despistao que tiene... igual hasta te la cuela.