sábado, 20 de mayo de 2006

CALLA

No sé. A veces es necesario hacer esto. Sacarlo todo para dentro. No sé, se supone que hay explicaciones. Qué asco de palabras, siempre ahí tan ¡presentes! Tan corpóreas, como el cuerpo, la carne, los huesos. ¡Y el silencio! Aún más insoportable y más presente, aún más ensordecedor.

2 comentarios:

Alfie dijo...

A veces es genial sentir y oir el silencio, que se hace estremecedor. Hasta nos parece raro y algunos lo encuentran insoportable, destruyéndolo sin compasión su magia, por ejemplo cuando estás en plena naturaleza.
Yo creo que de vez en cuando es bueno tropezarse con él.

Edryas dijo...

Bueno, me refería a "otro" silencio... como es obvio.