jueves, 1 de junio de 2006

CARTA DE UN JOVEN POETA A ANDRÉ BRETON

Querido André, siempre te he admirado, con tu propio movimiento, con manifiesto, con onirismo y lo demás (y lo demás). Querido André, cuánto me hubiera gustado liberarme de las comas, soñar dormido por las piernas de alguna mujer despierta, hacer automatismos, haber matado a mi padre, haberme afiliado al Partido Comunista y escupido a los policias... Pero mi querido André, nunca podré perdornarte lo de Artaud y los otros (y los otros). Eres un prepotente, y lo sabes, y encima te gusta. Pero lo que no sabes es que no eres Dios, ni dios, ni poeta, ni amigo, sólo reloj, garrote y chaqueta. Y que lo del gallo ciego es una estupidez como la copa de un abedul sólido. Y ahora, ¿vas a echarnos también de la poesía y mandar sicarios a nuestros versos?

4 comentarios:

Alfie dijo...

En cuanto a lo de los signos de puntuación, en mi vida lo pasé tan mal como cuando llegue a un examen de análisis de textos y me encontré el monólogo final de la señorita Woolf, Virginia para más señas, no me acuerdo de la obra, en este preciso instante, el texto carecía de ningún tipo de signo, sólo había una aplabra que se repetía. Bonito si, pero muy poco funcional.

Edryas dijo...

Bueno, no pretendía criticar esa práctica de los surrealistas que me parece fenomenal. ¿Para qué necesitas comas en un poema? La carta iba por otro lado.

Anónimo dijo...

Very pretty design! Keep up the good work. Thanks.
»

Anónimo dijo...

Your website has a useful information for beginners like me.
»