lunes, 17 de julio de 2006

CONVERSACIONES EN LA TERRAZA (III)

-Peter...
-Te escucho, Matt.
-Me agrada que me escuches.
-No faltaba más.
-He estado pensando algo.
-¿Pensabas contármelo?
-Sí, esa era mi intención. Te lo contaré, no obstante. He pensado qué sería de mi vida si yo fuera tú y tú fueras yo.
-No digas tonterías: no sería nada de tu vida porque tu vida sería la mía y la mía la tuya.
-Esa observación es muy inteligente, Peter, pero ¿sería tu vida igual si fuera mía y mi vida sería la misma si fuese tuya?
-Oh, ya entiendo lo que quieres decir: si mi vida fuera tuya, yo sería tú, pero no sería yo, sino tú, así que, desde un principio, yo no hubiera sido yo, sino tú, así que mi vida sería mía, ya que tú eres yo. Y nada hubiera cambiado.
-Pero, Peter, escuchame con atención: si yo fuera tú no me dedicaría a coleccionar sellos que, como sabes, es una de mis pasiones.
-En efecto, lo es.
-Y si tú fueras yo, no te dedicarías a conducir el metro, que es tu profesión.
-Muy cierto que lo es.
-Así que tu vida no sería la misma.
-Pero, Matt, lo que no logras comprender, es que mi vida, si yo fuera tú, no sería conducir el metro, sino coleccionar sellos, y siempre hubiera sido eso así que no habría cambio perceptible en mi vida.
-Oh, Peter, ya sé por dónde vas. No sé cómo he podido estar tan ciego todo este tiempo. Te agradezco tus aclaraciones. Se nota que estudiaste en un colegio de ricos.
-No hay de qué. De todas formas, planteabas algo muy interesante sólo que, quizá, no te percataste de algo. Sí que podríamos sacarle partido a esta consideración si tenemos en cuanta lo siguiente: que yo fuera el coleccionista de sellos, pero con tus ideas e inquietudes y que, del mismo modo, tú fueras el conductor de metro, pero con tu propia personalidad de coleccionista de sellos.
-Pero eso sería imposible porque si colecciono sellos no puedo, a la vez, conducir el metro.
-Era sólo una forma de hablar, Matt.
-Peter...
-Estoy atendo a ti, Matt.
-¿Te gusta conducir el metro?
-Oh, por supuesto que no. Es tremendamente aburrido.
-¿Y por qué lo haces?
-Porque coleccionar sellos es aún peor.

4 comentarios:

josemoya dijo...

Estaba pensando que... ¿has leído algo de Javier Tomeo? Igual te gustaba leer su bestiario, que recuerda en parte a tus "conversaciones en la terraza". Si puedo te enviaré algún ejemplo.

Edryas dijo...

Pues no lo he leído y juro no haberlo plagiado (porsiaca)

pito de galiñeiro dijo...

:D Eu colecciono selos, algún problema? grrrrr

Edryas dijo...

No, hombre, no... si yo a veces también conduzco el metro.