domingo, 30 de julio de 2006

CONVERSACIONES EN LA TERRAZA (IV)

-Matt, me asalta una duda, casi una paradoja.
-No te la guardes, Peter, sabes que te escucho.
-Bien, la expondré: yo sé que 2 y 2 son 4 y que 4 y 4 son 8. ¿Por qué, entonces, 2 más 2 más 2 más 2 no da 8?
-No debieras jugar con los números. Es peligroso.
-Pero no puedo vivir así ¿qué calidad de vida se me ofrece con estos quebraderos de cabeza?
-Pero, mi querido Peter, es que sí da 8.
-No, no. Observa 2 y 2, 4. Y 2 y 2, 4, y 4 y 4, 8, pero eso no son 2 y 2 y 2 y 2.
-Pero si lo sumas todo dará 8.
-Demuestra tu hipótesis citando tus fuentes.
-Mis fuentes son las del parque, aunque no funcionen. Y he aquí la demostración: 2 y 2, 4; más 2, 6...
-¡Ah! Te pillé, Matt. Eso ya no es 8, sino 6.
-De acuerdo, pero si le sumas 2 a 6, dará 8.
-Pero antes ha dado 6, nunca, si sumas cuatro doses, dará 8.
-¡Pero, Michael!
-Peter.
-¿Qué?
-Me llamo Peter.
-No, Peter soy yo, me acabas de llamar.
-No, tú eres Matt.
-Y si tú eres Peter ¿quién diablos es Michael?
-No sé, ¿eres tú?
-No, yo soy Peter.
-No, tú eres Matt.
-Sí, es cierto. ¿Ves? Te dije que no jugaras con los números, se nos puede caer Saturno encima.
-Pero Saturno no está encima.
-¿Cómo que no? Saturno está en el cielo, y el cielo está arriba.
-Pero, según me enseñó en la escuela Mrs. Tonguelong, los planetas están al lado de la Tierra, alineados como buenos amigos.
-¿Quién es Mrs. Tonguelong?
-¿No la conoces? Oh, bueno, quizá tú la conociste como Miss Eagleye.
-¿Y se ha casado?
-Sí, con un astrofísico.
-Mi gozo en un pozo.
-¿Pensabas desposarla?
-No, convertirla en mi concubina.
-¿Qué ventajas presenta eso, Matt?
-Todas.
-Entiendo.
-Me pregunto si Sócrates tuvo concubinas.
-No lo creo: él no comía naranjas.
-Nosotros tampoco.
-Puede ser, pero nosotros hemos descubierto algo que, si quisiéramos, podría cambiar el mundo.
-Sí, tenemos la verdad en nuestras manos.
-Sabes a qué me refiero, entonces.
-¿A lo de Saturno?
-No, Matt, por Dios, eso lo sabe todo el mundo.
-¿Dios lo sabe?
-A Él no le importan esas tonterías.
-Entonces ¿a qué te refieres con la verdad suprema y revolucionaria?
-A lo de la suma.
-Oh, cielos, sí, Peter, eso podría cambiar el mundo tal y como lo conocemos.
-Pero no lo sacaré a la luz. Me gusta el mundo tal y como está.
-¿Con Saturno encima y todo lo demás?
-Sí, sobre todo con todo lo demás.

No hay comentarios: