jueves, 28 de septiembre de 2006

El otro día leí un blog (de casualidad, no conocía a su dueña) donde algunos post tenían 40 comentarios. Otros llegaban a los 160. Y ¿sabéis? me dió agobio. Me encantan los comentarios que hacéis, pero me gustan más porque son tangibles e inteligentes (menos los de spam, claro, que esos son de inteligencia aritificial) No sé... me dio como un escalofrío al ver 164 comentarios. O tiene muchos amigos o es muy interesante, pero... es como una multinacional blogera, brrrr.

2 comentarios:

Rafa dijo...

Sé lo que quieres decir.
Esto del blogoplancton está muy bien, pero a veces da vértigo, y como siempre, hay distintas castas.
A todos nos gusta que nos lean mucho, pero no sé yo si mi tiempo y dedicación me permitiría mantener un blog con ese número de comentarios. Aquí en los suburbios se está muy bien.

juank sinclair fantoba dijo...

Me pasa con un blog que visito de vez en cuando. Nunca jamás dejo comentarios. O casi nunca. Y no sé bien por qué es, creo que me da la sensación de que el autor jamás prestaría atención a lo que tengo que decirle y, qué le vamos a hacer, me hace ilusión "comunicarme".

Me mola eso de los suburbuios.