sábado, 16 de septiembre de 2006

MALOS-MALÍSIMOS ESPECIAL ORO

Este es el momento que todo seguidor de Losers are winning lleva esperando desde aquel lejano mayo de 2005. Hasta ahora, incluso en nuestro hit parade de los diez últimos, los malos han demostrado carácter, elegancia, hasta simpatía. En el oro teníamos que dejar a un auténtico monstruo malo-malo, que nos desconcierte, que nos repugne, que aunque no nos aterre (porque somos mu duros) nos deje la duda.
Amigos losers, con todos ustedes PENNYWISE
Pennywise, Bob Gray, es el nombre de guerra de un ser de otro mundo. ¿Qué es Pennywise? Es un ente cuyo origen se desconoce, aunque se habla de la Tortuga "espacial" y de "el otro", creador del universo (todo esto nos lo ahorran en la película, pero se puede leer en Insomnia y La torre oscura, torre que, por cierto, aparece en la película de It, rodeada de flores rojas)
Photobucket - Video and Image Hosting
Eso se despierta cada tres decenios para picar algo y volverse a dormir en una espiral de muerte y dolor que no tiene fin. Ataca a los seres más indefensos del planeta: los niños, y además niños perdedores (tío, esto ya es personal: tortugas-niños-losers, ya te vale) Su forma es cambiante y cada uno de los "vestidos" que se pone es más escalofriante que el anterior: araña gigante, fuerza luminosa, payaso (ug). Se dedica a dominar el subconsciente y, por tanto, la idílica ciudad de Derry donde "nunca pasa nada". Proyecta los miedos de las pobres criaturitas, niños con gran imaginación, y los atrae irremediablemente a su estómago. ¿Nadie nota que cada treinta años los niños desaparecen? No, es el detergente Pennywise y su lavado de cerebro. Lo verdaderamente terrible de Pennywise no es su voracidad, sino su capacidad para aniquilar las mentes: el infierno no está fuera sino dentro de cada uno y matar a Pennywise es desterrar gran parte del miedo que cada uno tenemos dentro de nosotros mismos. Porque eso es lo que representa el payaso bailarín, la esencia misma del miedo que debe ser exorcitada para salvarse. De ahí que sean los pequeños perdedores los que lleven a cabo esta batalla: ellos conocen el miedo, la enfermedad, la debilidad y se han cansado.
Photobucket - Video and Image Hosting
Cuando el Club de los Perdedores consigue alejar al ser, intentan olvidarlo todo, aunque han crecido reprimiendo sus recuerdos y sus miedos, pero treinta años no son nada y la bicha vuelve a por su fast food. Pero esta vez son adultos y sus mentes no son tan blandas. Aunque uno de ellos no lo supera y acaba por suicidarse antes que tener que enfrentarse al monstruo de los dientes de podadora. Esto nos da que pensar: Pennywise ya no sólo mata por sus propios medios, sino que, con sus torturas mentales, hace que uno mismo se mate. Los ya adultos niños de Derry regresan a la ciudad para luchar con su peor pesadilla y con las que Pennywise les brinda: engaños mentales, recuerdos cruzados y un muy mal entendido sentido del humor. Pero los adultos se enfrentan uno a uno a los temores de la infancia.
Por último, Pennywise les ofrece otras "golosinas" a cambio de que lo dejen vivir: poder, riquezas, éxito... Estamos ante un nuevo demonio tentador y los ex-engañados niños ya no son tan pipiolos: Pennywise must die y el trabajo más duro (superar los miedos y superarse a sí mismo) ya está hecho.
En todos estos meses de malos no nos hemos cruzado a uno como este. No tiene origen (o es confuso), no tiene forma única, mata para comer, vale, pero ¡come niños! Se viste de payaso (¡qué dolor!), es sanguinario, vicioso, no hace gracia y pone los nervios de punta. Aunque todos (o casi todos) nuestros malos son asesinos natos, con algunos debemos de admitir un arte de matar, pero Pennywise es un mierda que en su forma física casi podría ser real. Y eso es lo más temible. Si le quisiéramos dar más profundidad, podríamos decir que Pennywise existe: es el pederasta, el explotador infantil y, en menor medida, ese que te dice "mira lo que tengo en el bolsillo". Por otro lado, detesto a quien intenta manipular la mente, es uno de mis grandes terrores: no poder diferenciar la realidad de lo que no lo es. Me parece una de las mejores armas para cazar y la peor si eres víctima.
Puede que el primer puesto se lo deberíamos haber dado a un malo con clase, pero es que para eso están los best-seller que inventan sociedades secretas donde los malos son siempre tipos ricos con excelentes modales, abstemios y que no tienen ligues.
Pennywise es la esencia del terror, de la maldad, salve Malo de Oro.
[NOTA FINAL CON CURIOSIDADES: Si alguien quiere saber quién se ocultaba bajo el bonito maquillaje de Pennywise en la película de 1990 tenemos que pensar en el odioso cardenal Richelieu de la nueva versión de Los tres mosqueteros... ¡sí! Tim Curry, sin barba,claro y doblado por Joaquín Díaz y posteriormente por Juan Fernández. El mismo Joaquín Díaz que ponía la voz a Herodes padre en Rey de Reyes y el mismo Juan Fernández que fue Mulder en Expediente X]

6 comentarios:

Rafa dijo...

Después de la sorpresa y el desconcierto inicial por conocer uno de los mayores secretos del blogoplanton (si pretendías que nadie se lo esperara, conmigo al menos lo has conseguido) me he leído la explicación y llego a la conclusión de que debes sufrir una brutal payasofobia.
Es broma: aunque puede que yo le hubiese dado el oro a Lecter he disfrutado mucho con la sección y estoy deseando que empiece la de "buenos-buenísimos que siempre quisimos que murieran" o algo así.
De todas formas echo en falta la puntuación desglosada como era tu costumbre ¿No habrá ningún tongo no?

Edryas dijo...

No, ni broma ni nada: sí, sufro payasofobia.
Puntuación: 10 en todo, jajaja. Es que para Pennywise me pareció que sobraba, él es el MAL (mubuajajaaaaaaa)

juank sinclair fantoba dijo...

Recuerdoque leí "It" en una convalecencia en casa (faringitis, creo) y entonces pensé que el amigo Esteban Rey había acertado de pleno: el hecho de que el malo fuera exactamente eso, la pura maldad, la representación de los miedos más íntimos que cada uno sufre sin haberlos confesado a nadie... qué idea mas de puta madre, coño.

Grandísimo acierto el tuyo (para variar).

Nota: me gusta un montón la idea de Rafa... ¡¡Hay un montón de candidatos!!

Rafa dijo...

Juank, la idea es cojonuda, pero para regocijo nuestro te advierto que no es mía, es un proyecto real que Edryas anunció hace poco.

Edryas dijo...

Bueno, he de decir, que la idea de "miedos inconfesables" ya la tuvo George Orwell con la famosa "Habitación 101" de "1984"
Pero, ciertamente, para mí Pennywise es mucho peor.

Rafa dijo...

Lo genial de la habitación 101 es su versatilidad. Nunca debiste confesar tu payasofobia: el Gran Hermano vigila también el blogoplancton.