martes, 31 de octubre de 2006

BORDE-WEBS

Una acción cotidiana para muchos: escribir una dirección en el navegador de internet. Y, oh, un borde-mensaje nos dice que la página no ha sido encontrada/no existe/espere unos instantes/será redireccionado... Pero es que yo no quiero ser redireccionada a ninguna parte, si yo quiero ver la página molona de mi amigo el Sebas que es un friky, no me mandes al Sebastopol de las páginas webs (el Sebasto-web, nada que ver con mi amigo el Sebas)
Y uno lo vuelve a intentar, se mete en Gugle-buble y recomienza el asedio a la inexpugnable página. Pincha y... ¡borde-mensaje!--->redireccionamiento inminente!!! Que no, que no quiero ir a la página principal de Bitacorae ni que me vendáis unos calcetines en Ebay, quiero ver la página de mi amigo el Sebas. Ni tampoco quiero esperar unos instantes basados en el sistema minuto=siglo. Y mucho menos que la página se me quede en blanco.
De nuevo a Gugle-buble para intentar un nuevo subterfugio: abrir lapágina en caché. Le damos al mensajito underlineado para que nos encachée la página. Oh, por fin, la frikada del Sebas pero a medias. No salen los orcos ni los caballeros dela noche, y todo por haberla encacheado. Cada vez que damos a un link nos sale un ¡borde-mensaje!
Y esta es la historia de las borde-webs que nos cuentan milongas para despistarnos.

2 comentarios:

Rafa dijo...

Es lo que tienen las máquinas. Igual que cuando le das al Gúguel (Alias Gugle-buble) y te dice "quizá quiso decir...". A veces atina, y otras te dan ganas de decirle "Pues no listo, no era eso lo que quería decir"

Edryas dijo...

El "quizá quiso decir" es un borde-reborde porque te trata como si fueras tontico. Es como el guord cuando dice "Veo que está escribiendo una carta..." A ver, y yo veo Venus los días de luna nueva, pero no toco tanto los webs (y nunca mejor dicho)