jueves, 14 de diciembre de 2006

ECLIPSE TOTAL DE BECARIOS

Hemos perdido al nivel avanzado. No sé cómo ha podido ser porque su aspecto físico, el del nivel avanzado, digo, es inconfundible: dos archivadores A-Z y en el lomo "Nivel avanzado". Tenemos el nivel inicial, el intermedio, el superior... pero ni rastro del avanzado. Pero la historia comenzó en el laboratorio de fonética.
El año pasado trabajaba yo copiando y corrigiendo redacciones de extranjeros (algunos recordaréis la historia de la tarta de naranja) Yo trabajaba con el nivel intermedio, dos archivadores A-Z de 10kg. cada uno. Como mis hijos eran. Hasta les tenía una bolsita de plástico (de playa) que ponía "This is my bag" Una cucada, oye. Mi nivel intermedio, tra-la-rá.
Hace poco fui a entregar las carpetas, a hacer el traspaso de poderes de becaria a becaria. Me encumbro hasta el despacho de la profesora encargada que habla por teléfono y atiende a otra persona... tres son multitud, pienso, así que me quedo esperando en la puerta, mientras algunos miembros de la Sociedad Española de Lingüística hacen cálculos (su congreso es en breve y les están llegando las solicitudes) Miro las vigas de madera del techo, pienso en lo útil que sería un banco allí, pero me doy cuenta de que no cabría (el pasillo tiene 2 metros de ancho), bla, bla, bla (estos son datos que doy para ambientar) La profesora multifuncional no acaba, pero llega su compañera que me recibe. Tras explicarle el "duro" trabajo realizado ("Y pasé todo esto a limpio, y fue muy difícil, y no encontraba nada y, y, y...") ella me pregunta LA PREGUNTA "¿y el nivel avanzado quién lo tiene?" Pilatos, a mí: "ni pajolera, lo mío era el intermedio y las tartas de naranja" Ella decide llamar a la otra becaria... ella sigue de becaria, así que es fácil localizarla, sólo pulsar tres botones en el teléfono. Ella trabajaba con el superior, no con el avanzado. Aún así, sube hasta el despacho (yo, para mis adentros, me fijo que lleva el mismo jersey marca Quechua que ya le he visto a docenas de personas, incluida yo...sí que les ha salido bueno el producto al Decathlon) Ni rastro de esas carpetas (20 kg. en redacciones, vamos a ver) Bajamos al laboratorio de fonética (esto parece un vodevil, en cualquier momento sonará la música de Benny Hill, lo único es que no nos reímos ninguna) Una profesora, dos becarias, una ex-becaria (servidora) buscan en los cajones, lanzan carpetas de otros proyectos (PRESEEA, AlecMan, que no es un hombre germano, no se crean) buscando el suyo propio. Pero nada... ¿quién trabajó con el nivel avanzado? ¿Quién lo vio por última vez? ¿Fue la señora Rojo en el despacho de Jonjuar?, ¿o, tal vez, la señora Celeste en el Zulo? Chan-chan.

4 comentarios:

Rafa dijo...

¡GLUPS! (afirmo)

Jane Vicente dijo...

Yo creo que ha sido el vórtice que en primero se nos comía las agendas... Y parece que últimamente está voraz: el otro día a nosotras nos desapareció el manual de instrucciones de una cámara de fotos que tenemos en el despacho...
Oye, ¿y de verdad crees que el pasillo mide 2 metros? Yo no le echaba más de 1,5...

Edryas dijo...

Es cierto, es cierto, olvidé cambiar ese dato. Si el pasillo midiera 2 metros yo cabría tumbada y,claro, es ni-de-coña. Es que me imaginé tipo condor en vuelo y pensé "sí, de embergadura igual doy con el pasillo" Pero, efectivamente, tendrá metro y medio o menos.

juank sinclair fantoba dijo...

Oiga, ¿no es menos cierto que en el 90% de los "restaurantes" norteamericanos ocurre lo contrario? Todos sus productos son: "Normales, Grandes o Supergrandes". ¿no sería mucho mas lógico "pequeña, normal y grande"? Ah, no, se me olvidaba el marketing (y no nos engañemos: las malditas hamburguesas no son tan grandes).

Confieso: De mis dos últimas visitas al inconmensurablemente inmenso Decathlon he obtenido sendos polares quechuales... víctima de los 9 Euros. Ay...