lunes, 11 de diciembre de 2006

LAS CRUZADAS

Que no, que no, que esto no va de señores con cruces en el pecho y la ropa interior muy sucia. Esto trata sobre ese magnífico pasatiempo donde las palabritas se entrecruzan. He aquí nueve columnas de palabras (de 2 letras, de 3 letras, etc.) Pero lo más gracioso son las palabras que ponen. En realidad son geniales porque si uno es un poco curioso puede aprender (yo lo he aprendido, igual alguien lo conocía ya) que una ÍRIDE es un lirio hediondo o que se puede decir, con total impunidad INAMENO, es decir, el que no es ameno o DESAMORAR, hacer perder el amor. "Eres un inameno, Manolito, me estoy desamorando de ti". Pero mi preferido entre todos es esa mágica palabra de 9 letras: BACINADOR, que es lo mismo que un bacinero, que no es más que un méndigo, pero... señores, ¿en qué piensa uno cuando se dice bacina? Sí, en orinales. Así que el bacinero ¿podría ser el que vacía bacinas? O mejor, ¡el que las llena! Una profesión con mucho intrusismo, sin duda.

1 comentario:

sinclair dijo...

En éste puente nos ha "desnevado". Eso es lo que decía la vecina de la casa en la que estábamos. Y yo me imaginaba a los pocos copos (juas!) que habían caído la noche anterior siendo aspirados hacia el cielo. En fin.

Me encanta, de corazón, lo de desamorar.