miércoles, 13 de diciembre de 2006

LOS MALOS QUE NO ENTRARON. UNOFFICIL LIST (II)

WALT DISNEY (Nuestras peores pesadillas)

Este tipo no pudo entrar en la lista oficial porque no era un malo de peli, pero es un malo que hizo muchas pelis.
El amigo, tuvo una infancia típicamente feliz (jo, ¿a qué me suena esto) y típicamente patriótica (ídem) Ya desde jovencito se dedicó a hacer dibujos ensalzando los valores americanos frente a la decadente Prusia en aquello que algunos llaman la I Guerra Mundial. Tanto le gustó que quiso ir a documentarse en primera fila, pero llegó tarde y la paz había estallado en Europa. Esto le cabreó mucho porque él no quería pasarse todo el día entre enfermos en ambulancias, él quería matar alemanes. Juró vengarse.
En 1922 fundó la empresa Laugh-O-Gram Films y, nada, muchas risas porque en 1923 se declararon en bancarrota (es que aún no conocían el powa pont) Se fue a Joyivud, la tierra de las oportunidades, la corrupción y el buen rollito y, aunque ya no quería hacer dibujos animados, acabó en ellos, otra vez. De nuevo, juró vengarse más cruelmente.
Luego, un amigo de Disney creó al conejo Oswald, pero la Universal (que era la productora con quien trabajaban) se lo quitó (la ira crece) Ni corto ni perezoso, Disney creó a Mickey Mouse, que era igual que Oswald, sólo que en vez de conejo, era ratón. El bichejo fue premiado por la Sociedad de Naciones (extinta e inválida ex-ONU) como símbolo de buena voluntad, oooooooh, ¿no es bonito?
A Disney le costó un huevo de Donald reconocer el sindicato de sus trabajadores, despidiendo a todo el que se ponía en huelga.
Con la II Guerra Mundial (que se llama así por ir detrás de la I y fue como Guerra Mundial II, the revenge) Disney decide colaborar con el gobierno creando películas educo-militares. De esta época nos quedan títulos tan apasionantes como el cortometraje Educación para la muerte (pero no la mía, soldados) o el largo Victoria a través de la fuerza aérea (construir más bombarderos y hacedme rico)
Como Disney tenía mucho morro y sus criaturas le salían muy caras decidió hacer una cosa muy sucia: reestrenar las películas cada 7 años, así, por las buenas.
Ya desde los años 50, Disney empezó su venganza más y mejor: comenzó por edulcorar Alicia en el País de las Maravillas y pisó la tumba de Carrol. Pero no se quedó ahí.
Durante la Caza de Brujas testificó contra todo el que le vino en gana (Oh, la Caza de Brujas, esa Inquisición anti-comunista) "eh", decía Disney "rojo, rojo". Al parecer, trabajó para el FBI.
Luego se compró una mansión, un ferrocarril, un parque de atracciones y todas esas cosas que aún hoy nos persiguen.
El american way of life y el rollo WASP (white, anglosaxon and protestant) son un básico de sus películas.
Así que, amigos míos, cada vez que veáis una peli de Disney, especialmente las antiguas, pensad que cada dragón saeteado, cada bruja convertida en humo, cada muchachito al que le imponen un valor Disney por la fuerza, podríais ser vosotros. Brrrrr.

5 comentarios:

sinclair dijo...

se me ponen los pelillos como escarpias... joder, qué tipo mas asquerosote...

y ahora me cago en bambi y en la madre que parió al (aú y todo entrañable) gruñón.

anda, que será por eso de las huelgas que los enanitos curraban de sol a sol y volvían a casa cantando...

Edryas dijo...

Sí, bastante increible. En todo caso, otro dsía hablaré de la mecánica de los cuentos infantiles, que también tiene tela.

Rafa dijo...

Varios capítulos de "Los Simpsons" han cobrado un nuevo y macabro matiz después de leer esto...

josemoya dijo...

Te recomiendo ir a Archive.org y ver las series de dibujos animados patrióticos yankis (o yanki-abertzales). Les faltan los de Disney (una leyenda urbana dice que la duración del copyright en EE.UU. es proporcional a la edad de Mickey Mouse) pero Bugs Bunny tampoco está mal: http://www.archive.org/details/merry_melodies_falling_hare

Alfie dijo...

A cuantos niños nos ha dejado lisiada la neurona de por vida. Ya sabes de donde sale mi extraña personalidad. No quería confesarlo, pero me has decubierto.