jueves, 28 de septiembre de 2006

El otro día leí un blog (de casualidad, no conocía a su dueña) donde algunos post tenían 40 comentarios. Otros llegaban a los 160. Y ¿sabéis? me dió agobio. Me encantan los comentarios que hacéis, pero me gustan más porque son tangibles e inteligentes (menos los de spam, claro, que esos son de inteligencia aritificial) No sé... me dio como un escalofrío al ver 164 comentarios. O tiene muchos amigos o es muy interesante, pero... es como una multinacional blogera, brrrr.

lunes, 25 de septiembre de 2006

PARTES DE LO MISMO

(+) Tenaz / Testarudo (-)

(+) Detallista / Obsesivo-compulsivo (-)

(+) Amistoso / Pesado (-)

(+) Interés / Cotilleo (-)

(+) Misión de paz/ Hospital destruído (-)

(+) Sensible / Llorica (-)

(+) Genio / Pedante (-)

(+) Ingenioso / Borde (-)

(+) Biodiversidad / Plaga en casa (-)

(+) Enamorado / Maltratador (-)

(+) Cariñoso / Baboso (-)

(+) Desarrollo / Contaminación (-)


(+) Paseo errante por la ciudad/ (-) Estar más perdido que un gato con dos mondongos

(+) Cultura urbana / (-) Las fiestas de mi pueblo

(+) Escena moderna / (-) Musical Mamma Mia!

(+) Recordatorio / (-) Chuleta

(+) Orden / (-) Manía

(+) Generoso/ (-) Despilfarrador

viernes, 22 de septiembre de 2006

Me pregunto si la objetividad no será una gran mayoría de subjetividades puestas todas de acuerdo en algo.

jueves, 21 de septiembre de 2006

BECQUERIANO

"Ven con nosotros"
y ese favor en plural
dolió como una certeza...
con vosotros,
ya nunca contigo

sábado, 16 de septiembre de 2006

MALOS-MALÍSIMOS ESPECIAL ORO

Este es el momento que todo seguidor de Losers are winning lleva esperando desde aquel lejano mayo de 2005. Hasta ahora, incluso en nuestro hit parade de los diez últimos, los malos han demostrado carácter, elegancia, hasta simpatía. En el oro teníamos que dejar a un auténtico monstruo malo-malo, que nos desconcierte, que nos repugne, que aunque no nos aterre (porque somos mu duros) nos deje la duda.
Amigos losers, con todos ustedes PENNYWISE
Pennywise, Bob Gray, es el nombre de guerra de un ser de otro mundo. ¿Qué es Pennywise? Es un ente cuyo origen se desconoce, aunque se habla de la Tortuga "espacial" y de "el otro", creador del universo (todo esto nos lo ahorran en la película, pero se puede leer en Insomnia y La torre oscura, torre que, por cierto, aparece en la película de It, rodeada de flores rojas)
Photobucket - Video and Image Hosting
Eso se despierta cada tres decenios para picar algo y volverse a dormir en una espiral de muerte y dolor que no tiene fin. Ataca a los seres más indefensos del planeta: los niños, y además niños perdedores (tío, esto ya es personal: tortugas-niños-losers, ya te vale) Su forma es cambiante y cada uno de los "vestidos" que se pone es más escalofriante que el anterior: araña gigante, fuerza luminosa, payaso (ug). Se dedica a dominar el subconsciente y, por tanto, la idílica ciudad de Derry donde "nunca pasa nada". Proyecta los miedos de las pobres criaturitas, niños con gran imaginación, y los atrae irremediablemente a su estómago. ¿Nadie nota que cada treinta años los niños desaparecen? No, es el detergente Pennywise y su lavado de cerebro. Lo verdaderamente terrible de Pennywise no es su voracidad, sino su capacidad para aniquilar las mentes: el infierno no está fuera sino dentro de cada uno y matar a Pennywise es desterrar gran parte del miedo que cada uno tenemos dentro de nosotros mismos. Porque eso es lo que representa el payaso bailarín, la esencia misma del miedo que debe ser exorcitada para salvarse. De ahí que sean los pequeños perdedores los que lleven a cabo esta batalla: ellos conocen el miedo, la enfermedad, la debilidad y se han cansado.
Photobucket - Video and Image Hosting
Cuando el Club de los Perdedores consigue alejar al ser, intentan olvidarlo todo, aunque han crecido reprimiendo sus recuerdos y sus miedos, pero treinta años no son nada y la bicha vuelve a por su fast food. Pero esta vez son adultos y sus mentes no son tan blandas. Aunque uno de ellos no lo supera y acaba por suicidarse antes que tener que enfrentarse al monstruo de los dientes de podadora. Esto nos da que pensar: Pennywise ya no sólo mata por sus propios medios, sino que, con sus torturas mentales, hace que uno mismo se mate. Los ya adultos niños de Derry regresan a la ciudad para luchar con su peor pesadilla y con las que Pennywise les brinda: engaños mentales, recuerdos cruzados y un muy mal entendido sentido del humor. Pero los adultos se enfrentan uno a uno a los temores de la infancia.
Por último, Pennywise les ofrece otras "golosinas" a cambio de que lo dejen vivir: poder, riquezas, éxito... Estamos ante un nuevo demonio tentador y los ex-engañados niños ya no son tan pipiolos: Pennywise must die y el trabajo más duro (superar los miedos y superarse a sí mismo) ya está hecho.
En todos estos meses de malos no nos hemos cruzado a uno como este. No tiene origen (o es confuso), no tiene forma única, mata para comer, vale, pero ¡come niños! Se viste de payaso (¡qué dolor!), es sanguinario, vicioso, no hace gracia y pone los nervios de punta. Aunque todos (o casi todos) nuestros malos son asesinos natos, con algunos debemos de admitir un arte de matar, pero Pennywise es un mierda que en su forma física casi podría ser real. Y eso es lo más temible. Si le quisiéramos dar más profundidad, podríamos decir que Pennywise existe: es el pederasta, el explotador infantil y, en menor medida, ese que te dice "mira lo que tengo en el bolsillo". Por otro lado, detesto a quien intenta manipular la mente, es uno de mis grandes terrores: no poder diferenciar la realidad de lo que no lo es. Me parece una de las mejores armas para cazar y la peor si eres víctima.
Puede que el primer puesto se lo deberíamos haber dado a un malo con clase, pero es que para eso están los best-seller que inventan sociedades secretas donde los malos son siempre tipos ricos con excelentes modales, abstemios y que no tienen ligues.
Pennywise es la esencia del terror, de la maldad, salve Malo de Oro.
[NOTA FINAL CON CURIOSIDADES: Si alguien quiere saber quién se ocultaba bajo el bonito maquillaje de Pennywise en la película de 1990 tenemos que pensar en el odioso cardenal Richelieu de la nueva versión de Los tres mosqueteros... ¡sí! Tim Curry, sin barba,claro y doblado por Joaquín Díaz y posteriormente por Juan Fernández. El mismo Joaquín Díaz que ponía la voz a Herodes padre en Rey de Reyes y el mismo Juan Fernández que fue Mulder en Expediente X]

jueves, 14 de septiembre de 2006

CONVERSACIONES EN LA TERRAZA (VI)

-¡Qué gran día, Peter!
-Sí, lo es.
-¿No te encanta el verano?
-No, siempre lo he odiado.
-Sí, igual que yo.
-Lo único bueno es que sigo yendo a trabajar.
-Tu trabajo es más suave que el mío, es normal que a mí me den vacaciones.
-Matt, ser coleccionista de sellos es una de las cosas más altruistas que conozco. Te haré una pregunta.
-La contestaré cuando la hagas.
-Bien, ahí va: ¿cómo lo soportas?
-Esa pregunta tiene una respuesta segmentada en dos o quizá tres partes.
-Puedes empezar por la parte que quieras, Matt.
-Bien, si estás de acuerdo, empezaré por la segunda.
-Lo estoy.
-Es todo un placer ver las caras de los sellos cuando los tomas entre tus dedos.
-Sí, debe de ser muy gratificante.
-Sin duda que lo es, mi querido Peter.
-¿Y las otras partes?
-No hay más partes.
-Entiendo.
-No, no puedes entenderlo, no puedes asimilarlo, nadie puede comprender lo que es esto.
-No pierdas los nervios, Matt, qué dirían tus padres.
-Oh, gracias, Peter, por recordármelo. No sé qué sería de mí sion ti y sin tus sabios consejos.
-Bueno, es un placer ayudar a todo un coleccionista de sellos.
-Bueno, yo también soy humano.
-¡Ah!, ¿sí?
-Sí, sí, me lo dijo el médico hace dos semanas.
-No sabía que hubieras estado enfermo, Matt.
-Y no lo estaba.
-¿Y por qué fuiste al médico?
-Me apetecía hacerle una visita. Ya sabes que las personas educadas son cumplidoras.
-En efecto.
-Y en esa visita, mientras tomaba pastelitos con té, me dijo que yo era humano, cosa que, si bien no me sorprendió en exceso, tampoco esperaba me fuera informado con tal frialdad.
-Ya sabes cómo son los médicos, Matt: todo lo dicen a bocajarro.
-Sí, de hecho también matan a bocajarro.
-¿En serio?
-Sí, totalmente cierto. ¿No recuerdas al doctor Luke Fortunely?
-No, por cierto.
-Luke, el asesino.
-¡Ah! Claro, Luke el desbaratador de cráneos. Sí, qué gran médico se perdió el mundo con sus cuatro cadenas perpetuas.
-Una lástima.
-Ya sabes, el sistema...
-Ese es el problema, Peter: el sistema que hace que odiemos el verano.
-¿Tú crees, Matt?
-Estoy absolutamente convencido.
-Pobre Luke. Lo bien que le hubiera venido una colección de sellos.
-No hubiera podido, Peter. Él no era así.

miércoles, 13 de septiembre de 2006

TENGO UN RECUERDO

Estoy en un trigal. Quizá no fuera un trigal, pero a mí me lo parecía. Está todo seco y las espigas me arañan las piernas. Quiero llevarme algunos granos, opara comérmelos o plantarlos o hacer algo con ellos. Pero no tengo dónde llevarlos. Hace mucho calor, y la garganta se me seca y me escuece. Me voy a poner enferma, seguro. Y es que deben de ser las cinco de la tarde de una tarde de verano. Me voy del trigal y, poco a poco, vuelvo a la zona civilizada. Estoy triste, con la garganta irritada y con todos los granos de trigo desparramados por los bolsillos, irrecuperables. Creo que mi padre me regañó por irme con tanto calor. Pero eso ya no lo recuerdo bien.

lunes, 11 de septiembre de 2006

TETRUÑOS: TEORÍAS PSEUDOCIENTÍFICAS Y PATRAÑUDAS (VII)

EL ACOSO Y DERRIBO COMERCIAL (algunos trucos sucios)
Aunque este tetruño no es del todo original mío, creo que debo alertar a la comunidad del grave peligro que corre. Así pues, como todos los grandes descubrimientos, este tetruño ha sido realizado en colaboración con Homer Simpson. Míster Simpson (Evergreen Terrace, Springfield, USA) descubrió (sin darse cuenta, como los grandes científicos que en el mundo han sido) que la vacuna de la gripe induce a comprar en Navidades. Indagando sobre esto, además de reconocerle al Doctor Simpson su mérito, podemos descubrir otro tipo de argucias que llevan a la compra compulsiva. Es sabido que cierto tipo de música hace que llenemos los carritos de los centros comerciales: villancicos navideños, neutras e insípidas tonadas que hipnotizan nuestro subconsciente y te hacen coger esos crispis resecos que odias. Otro tipo es el llamado "nº 9" donde todo lo acabado en "9" es eliminado de nuestro cerebro y nos conduce a mirar sólo la primera cifra. Este método lo inventó el mismo que ideó la regla del nueve o la técnica para aprenderse la tabla del 9, porque el 9, señores, tiene un gran poder en nuestras vidas.
Ahora bien, la más letal de las presiones es la llamada "solitude y vacío" ¿Cuántas veces hemos entrado en una tienda llena de cosas, al estilo mercadillo, o llena de gente, para pasar el rato, mirando sin intención de comprar? Porque ELLOS saben que al ser humano le gustan las aglomeraciones (antropos esti politicon zoon), pero también saben que todos juntos podemos más, podemos ¡no comprar! La técnica "solitude y vacío" es arriesgada pues necesitamos un local grande, a más metros cuadrados, más efectiva. A poder ser, el local tiene que estar dividido en varias habitaciones, aunque sea, separado por medias paredes creadno diferentes ambientes o espacios. También necesitamos bastantes dependientes, al menos uno por espacio. No tendremos nada en el escaparate, pero sí un gran ventanal para que nuestros productos sean vistos desde el exterior. Y la nota final sería una luz blanca bastante potente. Una vez que el comerciante posee esto, la técnica se lleva a cabo con la mayor facilidad: los artículos aparecen aislados en los ambientes, tenemos un jersey y a cuatro metros unos pantalones. No podemos tener tres tallas de pantalones, sólo una de cada tipo y, a poder ser, cada tipo ha de estar separado de los otros. Cuanto más separados estén los productos, más aislaremos al cliente. Este aislamiento le produce desconcierto, soledad, angustia y se muestra vulnerable para caer en las redes del dependiente (hábilmente adiestrado, ya que ha hecho el Curso de Adaptación Pedagógica y sabe cómo tratar a las ovejas descarriadas) El cliente, aislado del rebaño humano, se ve obligado a preguntar por la talla, por el modelo y a confiarse a otro humano. La venta se hará con toda seguridad ya que el cliente es observado desde varios ángulos y su angustia crece y crece. Ya que, otra cosa es bien sabida: el cliente se avergüenza de no comprar. El cliente quiere se cliente, no observador y... compra.
Aunque las víctimas puedan parecer pobres almas de mentes débiles no os confíeis. La técnica "solitude y vacío" se ha creado para las mentes fuertes que no temen enfrentarse a los huecos de la tienda, que entran en ella atraídos por un producto y, una vez dentro, uno está preso.
Si bien es cierto que la técnica tiene algunos puntos que debería mejorar, ya que si el cliente no entra, puede escapar, así que nunca debería usarse sola, sino como complemento de otras técnicas comerciales.
Cada vez hay más locales de este tipo, podéis buscarlos y tener cuidado para no entrar. Avisad a familiares y amigos. Hay otros locales que experimentan con otros métodos (música moderna altísima, por ejemplo) No debéis confundir unos con otros: la técnica de estos últimos está menos depurada, aunque quizá algún día nos den la sorpresa.
Ánimo y manteneos unidos.

jueves, 7 de septiembre de 2006

LO DE ARRIBA DE MI CAMA (Introducción)

Cuando uno quiere asustar a un niño, entre otros mecanismos igualmente sucios, usa el consabido "monstruo de debajo de la cama" Por otro lado, lo de debajo de la cama siempre ha tenido gran atracción para el ser humano. El espacio de debajo es lo que no se suele ver, donde pueden estar los secretos, donde se esconden los niños y los amantes (de no esconderse en el armario porque huele a naftalina... "No, Catalina, no, en el armario no me escondo, que huele a naftalina", "Bueeeeno, Sebastían, ve debajo de la cama o mi marido nos pillará")
Pero esta historia es bien diferente... esta es la historia de lo que hay ARRIBA DE MI CAMA. Hace unos meses, al comienzo de la primavera 2006 (instaurada ya gracias a los anuncios de El Corte Inglés) comencé a oir unos extraños ruidos encima de mi cama. Esto lo oía estando acostada y en silencio. Era un sonido como de arañazos. Tras una inspección meticulosa buscando desprendimientos en el techo o en la cortina, insectos y otro tipo de fenómenos, desistí. Pero el ruido seguía sonando. Y no ha dejado de hacerlo desde entonces ¿qué hay en la habitación?, ¿qué es lo de arriba de mi cama?

domingo, 3 de septiembre de 2006

DRÁCULA 3000 (un bodrio gótico-espacial)

Normalmente no hablo sobre películas. Las que veo no son demasiado buenas, ni tampoco demasiado malas, así que las olvido sin más. Pero cayó ante mis ojos Drácula 3000 que es más de lo que un sólo ser humano puede sopotar: este horror debe ser compartido. Para quien crea que lo ha visto todo, lenésima película de vampiros [NOTA: no os recomiendo verla, pero si aún tenéis ganas de vivir una tarde de emocionante decepción con el séptimo arte, no leáis todo el comentario, ya que destriparé escena de mucha intensidad y demás historias]
Año 3000 (¿siglo 30 ó 31? ¿Tendremos el mismo absurdo problemas dentro de mil años?) Unos ¿cazarecompesas? (su profesión nunca queda clara) deambulan por el espacio. De pronto, encuentran una nave abandonada desde 2950 (año arriba, año abajo) Sus conversaciones son absurdas y hay una pobre personaja cuya misión en la película es avisar a los demás de que alguien en la otra punta de la nave los necesita (se la podían haber ahorrado con el recurso del trasmisor, pero bueno) Como ni hablan ni nada, se dedican a pasear por la nave a ver qué hay. El típico negrata fumado y jocoso (lo podéis encontrar en todas las películas a poco que busquéis, sule estar interpretado por algún rapero famoso, en este caso... Coolio) decide investigar en busca de algo fumable (y este, amigos míos, es lo más profundo de toda la película) Al toparse con unos ataudes piensa que dentro tiene que haber droga porque en aquellos románticos años 50 la pasaban así. Después de apalancar unos cuantos féretros llega la mensajera (sí, esa actriz que debía ser la que llevaba el café y que, por cierto, en la película hacía de becaria con unos 55 años...no había nadie más joven) y le dice a su compañero que el jefe lo necesita. El jefe: se llama Van Helsing (eh, esto no os lo esperábais) pero el tío no sabe nada de vampiros, ya que su muchas veces tatarabuelo, el cazador de vampiros, no debió dejarle el legado. El actor que interpreta al bueno del capitán Van Helsing es Casper Van Die, conocido por otros bodrios o apariciones estelares en películas regulares donde moría a los 10 minutos (escasos) y que, muy posiblemente, fue escogido porque los apellidos coincidían y pensaron que eso ya bastaba.
Acto II: el negro drogas se ha roto una pierna y nadie sabe cómo, se lo llevan a curar y se despierta con los ojitos rojos y no es de fumar maría. Vale, ya es un vampiro, pero lo peor, es que no ha perdido sus ganas de ser imbécil y sigue con su actitud negrata de "ey, brother, yo sólo quería fumarme algo y tocar algunos culos" pero en vampiro, un caos. Esta gentuza del año 3000 no sabe cómo acabar con los vampiros porque son unos ignorantes y gastan cargadores y cargadores sin conseguir nada. El profesor (otro personaje típico, con gafas y en silla de ruedas) se pone a buscar cómo acabar con ellos, pero no hay manera (¿es que se va a caer Google y no vamos a poder encontrar una información tan simple?) Tampoco saben quién es Dios y los crucifijos habían sido prohibidos allá por el siglo 28 ó 29. Están fritos, vaya.
La clásica rubia buenorra tiene un encuentro con el jefe de la manada: Drácula in person, que, al parecer, le cuenta su vida con unos modales relamidos acordes con su camisa con chorreras. Esto les da varias pistas tan útiles como saber que el amigo vampiro vivía en el planeta Transilvania (amos, hombre) Es a la única que no ataca ¿por qué? Pues porque es un robot, según nos cuenta ella. Claro, no la cree ni Dios (no, que a ese no lo conocen) y ella se ofrece a desnudarse para que vean que no la ha mordido, pero pasan de ella, así que nos perdemos una buena escena erótica (cosa incomptresinble, porque si algo bueno tienen las pelis malas es un montón de sexo gratuito) El negro rastafari hace su reaparición pero consiguen un arma clave: un taco de billar. Porque, sí, señores, una sociedad que hace robots buenorros mejores que las mujeres reales, pero con sentimientos y capacidad para el placer y el dolor, no ha podido inventar un juego mejor que el billar. De coña, le meten al negro el palo por el corazón y, eureka, se muere por fin. El profesor en estas dos horas ha conseguido saber que necesitan crucifijos, madera natural (no de esa asrtificial que se fabrica en el 3000) y una buena cantidad de luz solar. Pero, ja, en el espacio nunca sale el sol (es el eslogan de la película ¿no son unos jachondos?) así que ponen la nave mirando para los soles gemelos (vaya usté a saber dónde caen) mientras se van a buscar al malo.
A todo esto, media tripulación (becaria incluída) ha ido cayendo. Contra todo pronóstico, Van Dien muere pronto, lo que me hace pensar que el dinero lo puso otro actor negro (el negro fuerte, no el negro drogas, que es otra categoría de negro de peli) Ya sólo quedan la buenorra y él. Han conseguido cercenarle un brazo al conde y, de pronto, la robot que se ha estado haciendo la estrecha toda la peli, le dice al negro que veeeenga, que vaaaale, que se acuesta con él (esta escena no se ve o la rubia, encima, se empeñaría en cobrar más del bocadillo que tenía reservado) pero...
El anterior capitán de la nave, el de 2950, que nos visita de vez en cuando desde la vídeo-bitácora (vídeo que nadie ve, por cierto, sólo los espectadores, los capullos de la nave JAMÁS ven la bitácora, que es lo rpimero que hay que ver cuando uno entra a una nave extraña y abandonada en medio del universo) anuncia que ha llegado el momento de sacrificarse por el mundo mundial. En la siguiente escena y mientras los otros están al dale se ve una explosión. Entonces salen los títulos de crédito. Fin. ¿? Al negro que pagaba se le debió acabar el dinero y no pudieron seguir filmando su llegada a los soles gemelos y la última batalla final con Drácula y decidió meter el recurso de la autodestrucción...aunque viniera con 50 años de retraso.
Lo mejor: las banderas comunistas que hay por toda la nave; su llegada a la nave con el comentario "tranquilos, hay un 87% de oxígeno, podemos quitarnos las máscaras" (¿87% de oxígeno? pero, alelao, ¡¡¡que te oxidas!!!); las mismas máscaras que parecen sacadas de la II Guerra Mundial; la interpretación del profesor, correctísima y taaaan creíble "jooo, no me dejéis solo, que estoy en silla de ruedas, snif, snif" y, por supuesto, el abrupto final. Ya no hay pelis de estas... afortunadamente.
Para saber más: el director es Darrell Roodt (podéis apedrearle si le veis por ahí), la película es de 2004 y la mitad del reparto no han hecho más que esa película, mientras que la otra mitad ha hecho otros honorable bodrios o apariciones estelares en grandes películas, como la buenorra que salío en E.T. en el papel de "chica 1"

viernes, 1 de septiembre de 2006

CONVERSACIONES EN LA TERRAZA (V)

-Oye, Peter.
-Te oigo todo lo que me dan los oídos.
-¿Sabes lo del bosque de Mashmallow?
-Depende qué es lo que haya de saber: ¿qué es un bosque?, ¿que es un bosque de pinos?, ¿que tiene árboles?
-No sigas por ahí, Peter.
-Pues estoy a tu entera disposición para escuchar lo que tengas que decirme, Matt.
-En el bosque de Mashmallow había un fantasma.
-Oh, cielos, ¿es eso verdad?
-Sí, por cierto.
-Pero dijiste "había" con lo que intuyo que detrás de ese dato hay toda una historia para vislumbrar de cómo el fantasma fue eliminado.
-Intuyes bien. El espíritu...
-¿Estaba borracho el fantasma?
-No, no lo creo, Peter.
-Ah, pensé que un espíritu era un fantasma atiborradfo de bebidas espirituosas.
-Es algo que mucha gente piensa, pero no es del todo cierto. En cualquier caso, el espíritu habitaba en el bosque de Mashmallow, aunque nunca lo había visto nadie.
-¿Y cómo sabían que habitaba allí, atiborrándose de anís?
-Lo oían.
-¿Lo oían cantar canciones de borrachos?
-Puede ser... habría de investigar ese asunto en concreto. Pero la información que yo tengo es que lo oían gemir.
-¿Estaba triste?
-Sí, con toda seguridad.
-A lo mejor no estab triste y estaba excitado, Matt.
-¿Se excitan los fantasmas?
-Si se gustan entre ellos...
-Eso sería curioso, verdaderamente. Pero el fantasma de Mashmallow gemía gritando algo.
-¿Qué gritaba?
-Gritaba con voz cavernosa "devuélvemelo".
-¿El dinero?
-No creo, ¿para qué quiere dinero un fantasma?
-En la otra vida quizá haya supermarket.
-¿Qué objetos materiales necesita un fantasma, Peter?
-Entonces, ¿qué quería que le devolvieran y quién?
-Nunca se supo.
-Los fantasmas son siempre muy misteriosos: uno nunca saca nada en claro de ellos.
-Muy cierto, amigo mío. Yo nunca he querido mezclarme con ellos. Ya sabes que mi educación fue muy rígida.
-Pero ¿cómo solucionaron el problema del fantasma?
-El del fantasma no se solucionó, creo. El del bosque empezó por llamar a un exorcista.
-Qué miedo, Matt.
-No te asustes, que estoy yo aquí. Aunque el exorcista no sirvió de nada. Dijo que si el espíritu no era maligno y gobernado por Satanás no podía hacer nada.
-¿Se negó? Qué malo.
-No seas así, Peter. El exosrcista está bendecido por la Providencia y si el espíritu es benigno...
-Mi tía tuvo un tumos benigno.
-Oh, sí, ya lo recuerdo.
-El exorcista tampoco pudo ayudarla.
-Claro, era benigno.
-Claro.
-Así que, una vez que el exorcista se marchó, tomaron otra medida, mucho más eficaz.
-¿Quién la tomó y qué medida fue?
-La tomó el guardabosques: Jim Sorrow.
-¿No era pariente tuyo?
-Lo es.
-Gran chico. Muy culto.
-Lo es. El bueno de Jim adoptó una medida drástica, pero eficacísima: quemó el bosque.
-Claro, así muerto el perro... Qué genio, Jim.
-Jim es el guardabosques.
-Jim es muy listo.
-Un producto de la globalización.
-Sin ninguna duda, Matt. Pero... pobre fantasmita.
-Peter, no seas blando. No fue esa la educación que recibiste.
-Creo que cualquier día me rebelaré. O mejor tomaré otro zumo de naranja.