viernes, 5 de enero de 2007

COSAS DE LA ALDEA (Introducción)

Vivo en una aldea de irreductibles comunistas que, quizá, no tienen claro qué es ser comunista. Pero irreductibles sí saben lo que es. Está situada entre las coordenadas 40º 28´ y 40º 24´ latitud. / 0º 09´ y 0º 14´ longitud.

Ser alcalde es fácil una vez que has sido elegido ya que, con toda seguridad, serás reelegido hasta que decidas marcharte del cargo o jubilarte o te abduzcan otros partidos. Cuando el alcalde es elegido por vez primera sólo tiene que hacer algo, cualquier cosa (un parque, una cancha de baloncesto, un aparcamiento) y los aldeanos sabrán recompensar esto. Todos recuerdan lo bueno y aseguran “ha hecho mucho por el pueblo” Reelección asegurada. Lo difícil, claro, es salir la primera vez.

El mosaico cultural lo componen inmigrantes de Andalucía, Extremadura, Castillas (al cuadrado), Rumanía, China y diferentes países de Sudamérica. Algunos aldeanos de toda la vida permanecen, yo tuve la suerte de conocer a algunos. Tiene dos ojos, dos orejas, dos piernas... esas cosas. El número total de habitantes es de 35.466, según datos del consistorio (probablemente sean más entre pacenses y valacos)

Por la aldea pasa un río (nadie sabe si el Henares o el Jarama, más bien el Jarama, aunque la aldea pertenezca a la “Liga del Henares”) Está contaminado y hasta los metales pesados se huelen. Aunque hay patos. Y parecen normales.

¿El día de la aldea? Pues el 30 de mayo, situado en la carretera de Mejorada [broma sólo para residentes, ex-residentes o vecinos cercanos]

Cuenta con tres centros de sabiduría o institutos, una biblioteca rescatada de un naufragio, una escuela de idiomas, una escuela de adultos, niños, jubilados, fauna y flora variadas.

Estas, amigos, son las cosas de la aldea.

3 comentarios:

Rafa dijo...

Por el término municipal de la aldea pasan tanto el Jarama como el Henares (aunque el Jarama queda más cerca), y de hecho la unión de ambos ríos tiene lugar allí. El Henares no está tan contaminado.
Recuerdo aquellos días de mi infancia en la aldea que me iba en bici hasta el Henares para ver esa flora y fauna de la que hablas (la de verdad), y recuerdo también con claridad el día de mi adolescencia en el que vi los andamios de la superautopista autonómica M-45 atravesando aquella zona tan especial para mí... qué cinematográfico ¿eins?

Alfredo dijo...

Le mandaré en un mail este post a mi Tío Bartolo, él si que tiene experiencia en eso de alcaldes abducidos por otros partidos, ya se sabe la edad es un grado, pero estamos post resaca navideña, y como que no apetece entrar en territorio sioux. Yo he tenido el placer de pasar por tu aldea y disfrutar de largas caminatas por el paseo de los olmos al atardecer, es muy bucólico, creo que es un sitio muy romántico, por eso creo que las parejas lo eligen para consumar su amor por las noches, bajo la luz de las estrellas.

Edryas dijo...

Pues sí, el paseo de olmos, chopos o plátanos, como los aldeanos lo conocen, es de lo mejorcito de la aldea, por supuesto, la carretera de circunvalación y las M amenanzantes también serán motivo blogable. Pero hay muchos más, je, je, je.