sábado, 20 de enero de 2007

Los poetas no debieran bajar la basura, ni fregar platos, ni limpiar ventanas. Sus únicas tareas domésticas debieran ser ocuparse de las mascotas y, si acaso, cocinar platos con curry.

1 comentario:

silvi orión dijo...

eso es así. indiscutible.