sábado, 13 de enero de 2007

ÚLTIMA

Diré que había espliego, un laberinto de espliego. Y sol, templado sol. El camino de siempre, bordeado de hierba y asfalto... el camino de todos los días. Diré que sonreía y saludaba moviendo mi mano, sentada y observando. Diré que estaba triste... y sentía un gran vacío... en la periferia del vacío.

No hay comentarios: