domingo, 8 de abril de 2007

CONVERSACIONES EN LA TERRAZA (IX)

-Matt...
-¿Peter?
-Sí, soy yo.
-¿Y bien?
-Probaba la función fática del lenguaje.
-¿Con qué fin?
-Con el fin de la función fática.
-Ah, bien, de acuerdo.
-Pero, ahora que lo pienso, quisiera contarte algo.
-Me parece bien, Peter.
-Por otro lado, estoy pensando que nuestras introducciones a la conversación resultan, quizá, en demasía largas. ¿No lo crees tú así?
-¡No, por cierto!
-Entonces y, fiándome de tu criterio, mi querido Matt, comenzaré con el hecho que quería narrarte.
-Reitero mi placer en escucharte.
-El otro día vi una película.
-¿Qué día?
-El otro, el que no fue ni hoy, ni ayer, ni anteayer.
-¿El día antes de anteayer?
-No, tampoco, el otro día.
-¿Y de qué trataba la película?
-Bien, Matt, te lo diré, no sin antes mostrar mi asombro ante tu pronta rendición para saber qué día fue el otro día.
-Eso me ha quedado claro, Peter: fue el otro día.
-Pues bien, aclarado eso, continúo. La película era de terror, o quizá de horror.
-¿Te asustaste?
-No, me dio un tremendo dolor de cabeza.
-Eso es porque no estás acostumbrado a los trabajos intelectuales.
-Cierto, Matt, en el metro no nos dejan pensar de forma intelectual. Apenas nos dejan pensar de ninguna forma.
-Pero, explícame, ¿por qué la película era tan propicia a los dolores de cabeza?
-No era la película propicia, sino yo.
-Ahí me has pillado, Peter.
-La cuestión es que la película trataba sobre un ser que no era nacido, ni parido, pero vivía, sin estar vivo.
-¿Un zombie, tal vez?
-Oh, no, no, mi querido Matt. Un zombie es un muerto que vive. esto era más bien un vivo que moría, pero sin morir.
-Y no era parido de mujer...
-Amazing, Matt, ¡nacía de un huevo!
-Tal vez un extraterrestre.
-No, porque no estaba muerto, pero vivía, sin estar vivo.
-¿No estaba muerto? ¿Estaba tomando cañas?
-What?
-Digo que si no sería la semilla del diablo.
-Oh... Podría ser. Recuerdo otro film parecido en el que un hombre fuerte tenía que matar a una cosa no nacida antes de que viviera porque era la semilla del diablo.
-Sí, vamos, un aborto del diablo.
-Pero en esta que vi el otro día no era exactamente eso, Matt. Estoy muy confuso y me vuelve a doler la cabeza.
-Creo que deberíamos releer los textos socráticos. En ellos siempre encontramos respuesta a estos temas.
-Pero la metafísica es aristotélica y nada más metafísico que una cosa vivida, pero no parida y ni muerta, ni viva.
-Pero, Peter, ¿crees que en Hollywood leyeron a Aristóteles?
-No me cabe duda. No hay más que ver algunos de sus títulos recientes.
-... ¿qué cosa es muerta antes de ser parida y, sin haber vivido, muere?
-¿No será, Matt, la rosa de Alejandría?

3 comentarios:

Juan dijo...

Joder, qué dolor de cabeza!!!!
Es broma. Un beso y sigue en la brecha. xxx

Edryas dijo...

No, si es el efecto que producen Peter y Matt. Si leyeras la conversación en que intentaban demostrar que 2+2+2+2 no eran 8...

Rafa dijo...

Ya echaba yo de menos a Matt & Peter... creo que harían unas críticas cinematográficas estupendas.