martes, 5 de junio de 2007

Al final tú también sabes
que la Torre Eiffel
es como una torre eléctrica.
Más luz a veces la primera,
más mar que la segunda.
Al final tú también sabes
que como muerdo yo los tomates
no lo hace nadie.
Rojo y sucio
pecho abajo.
Al final tú también sabes
que ninguno va a salir vivo.
Yo hubiera querido un beso
pero si me atrevo adiós mundo.
Al final tú también sabes
que nada quedará tras atrás
ni libro abierto, ni carta a medio escribir.
Te has convencido, al fin...
ahora que es tarde para tirarte
de arriba a abajo.

6 comentarios:

Violeta dijo...

joder, Gloria, qué bueno :)
cosas que se saben, que nos cuesta reconocer, que acabamos por aceptar..de las que al final nos convencen...no..?
Besote

Reyes dijo...

Queridos todos, lo siento muchísimo pero tenemos que suspender la cena en mi casa programada para el sábado 9. Como me temía, nació el bebe de mis vecinos (precioso por cierto, se llama Sebastián y ha pesado 4 kilos). Los que ya habéis venido otras veces, sabéis que no somos nada discretos, ni somos capaces de cortar hasta las mil, así que espero comprendáis que no estaría bien teniendo un bebe recién nacido en la pared de al lado. Os pido disculpas de nuevo y aunque lo hablaremos antes, no muevo la caja de vino que llevo en el maletero para tomárnoslo en Sacedón (no vale para hacer calimocho, advierto). Besos apretaos.

Dani dijo...

Joder Gloria!
Creo que es el poema erótico que más me ha gustado de toda la historia!!!!
Te lo juro.
No sé si pretendías que se entendiera como yo lo he entendido, pero...bufff, esa torre Eiffel de tomate churreteando con la punta en tu boca, eléctrica, mar... demasié compañera... voy al confesionario... ¿Por qué .... te llamas Gloria?

UB dijo...

¡Bravisssima!¡Qué fuerza expresiva!

Dani dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=7mIsN2JHPds

isabel dijo...

(que teqiero tia!)

una cosa: llevaré tomates a sacedón