lunes, 18 de junio de 2007

EN EL CAFÉ ENTRÓ UNA PALOMA

En el café entró una paloma. No fueron más de diez segundos. Posiblemente mucho menos. Pero todo fue.
Las aves se reconocen entre ellas, así que los primeros que la vieron fueron dos ojos verdes de galpito. Sorpresa, cara de niño frente al trapecista. "Oh" Las palomas, tan cotidianas, tan al alcance, tan ratas del aire, emocionan al ser sacadas de su contexto, como un abrazo inesperado o un regalo meses antes (o después) de tu cumpleaños.
Es sabido que los ojos de las palomas son como alfileres. Poseen el diámetro de una cabeza de alfiler y también se clavan en las circunvoluciones del cerebro, en los poros de la piel, en las uñas de los pies... donde quiera que esté el alma (no confío en un sólo sitio)
En el café entró una paloma, atolondrado era su aspecto. Pero fingía (todo el que me conoce sabe que no me fío mucho de las palomas) Fingía espanto hacia el humano. Pero ellas nos conocen bien. Con sus ojos de alfiler penetran los nuestros y nos leen las ideas, por vanas que sean. Susurran en nuestros tímpanos y nos ensordecen en silencio con el espanto que habita nuestras cabezas. Otras nos llenan de alegría, alegría tonta, risa de dientes, risa nerviosa. No es culpa de las palomas, sino de nuestros pensamientos. Ellas sólo son el canal. En medio del café, cada uno, escuchó su mente.
En el café entró una paloma y se fue sin decirme nada, confusa, aterrada. Esta vez no fingía.

7 comentarios:

UB dijo...

Pues para estar el pobre bicharraco confuso, era más listo, que el resto de palomas que suelo ver, que están muy idiotizadas y casi se dejan atropellar por los coches (¿será cosa de la contaminación?)

Edryas dijo...

eso es porque se acercan mucho al conductor para examinarle bien... tú no te dejes engañar

amoremachine dijo...

http://pozosforever.spaces.live.com/

Dani dijo...

Sobre todo después de mi no-tetraplegia, debéis saber que siempre seré un lider flexible.

Me encantó tu textículo.
Es verdad eso del contexto. Me acordé de no llevar nunca una cámara a cuestas, como el pringao compañero de Clark Ken.

Son curiosos los recursos de ferretería para describir los ojos de las palomas. Yo los comparé una vez con arandelas!

Buena semana, guapa!

pepeltenso dijo...

¿alfileres? m osquis, que bueno para una camiseta

isabel dijo...

q tal fue el trueqe? paloma galpito? galpito paloma ojos verdes? alfileres? paloma? líder? quéeeee?
mua

Juan dijo...

O sea, que hubo tripis... Si tenía que haber ido....snif