sábado, 21 de julio de 2007

EN LA BALSA DE LA MEDUSA

En la balsa de la Medusa
me enamoré de un muchacho al que no vi la cara.
En la adversidad del naufragio
suelo ponerme cariñosa.
Sus hombros morenos me dicen
que puede salvarnos si sigue
agitando su camisa al viento.
Olvido la muerte por un momento
y pienso en esa camisa acariciando mi cuerpo
desnudo en el oleaje que deshace nuestras maderas.


En la balsa de la Medusa veo a mi amor recién encontrado
y pienso en los cadáveres que irá a buscar nuestro retratista
para que no caigamos en el olvido
y él pueda pintar la gran obra francesa
y la sociedad se escandalice
como suele escanzalizarse
y el Louvre gane dinero
y reciba a muchos japoneses
y así, gracias a la historia con mayúscula y a una buena estrategia de márketing,
nuestra muerte no será en vano.

Entre los muertos de la balsa está mi padre
al que ya me comí
y algún hermano refrescándose en el mar:
él es nuestra cena.
Porque así somos los humanos,
nos aferramos a la vida
impacientando a la muerte.
Realmente, merecemos todo lo que nos pasa.


Pero yo sigo mirando la espalda de mi moreno
con su flequillo hacia arriba
y le intuyo un gran miembro
escondido debajo de sus jirones rojo pasión.
Me manda señales sensuales,
aunque parezca que llama a un barco de la marina francesa.
Déjalo, amor, ellos no van a salvarnos
somos pasto unos de otros,
túmbate aquí conmigo, siente el viento salado en la cara,
agárrate a mí,
soy la última tabla de la balsa.

10 comentarios:

amoremachine dijo...

toma¡¡¡

hala, me voy feliz
acabando de leerte,


me lo pensaré si me tengo que embarcar.



bsoles, cuídense.

UB dijo...

Yo voto por construir un arca de Noé.

Edryas dijo...

¿Sabes que la historia del naufragio del Medusa fue real? Y en unas circunstancias muy penosas, por cierto?

UB dijo...

Yo sé muy pocas cosas. Y ésa tampoco la sabía.

Reyes dijo...

A veces naufragar no es tan malo, si se tiene cerca la última tabla de la balsa, y se pude uno agarrar a ella con pasión.

Rafa dijo...

¡¡GUAU!!

Me ha impresionado, de verdad ¡y qué sensual!

Dani dijo...

Hala! Me encanta!!

¿Sabes que este cuasdro inspiró a Buñuel "El Ángel Exterminador"?

Edryas dijo...

No lo sabía, pero me hago idea... Tengo una anécdota curiosa (tampoco es cosa del otro mundo) del día que vi esa película: la vimos en la facultad y cuando acabó, íbamos a salir del aula (hay que ponerse en situación, mi facultad era un edificio del siglo XVII de aulas enormes) y entonces recordé que me había dejado una carpeta en la silla, volví a por ella y entonces recordé que había olvidado mi jersey y cuando, por tercera vez, quise franquear la puerta, juro que respiré hondo y cerré los ojos para cruzarla sin pensar en nada y muy, muy rápido

Dani dijo...

jajajaja
Yo la vi por primera vez en el cine Doré, y te juro que me acojonaron las miradas de la peña que se dirigía muy lentamente a la puerta de entrada, sin mucha fe en poder atravesar el umbral.

isabel dijo...

qu� precioso, lianta
qu� precioso