martes, 10 de julio de 2007

PORQUE, BÁSICAMENTE, LA QUIERO COMO A UNA HERMANA

Le dije que cuando escribía algo a propósito siempre me salía de coña. Es cierto. Por eso las bromas van al final. Se corre el riesgo de ser sentimentaloide (amigoide, hermanoide), por eso prefiero ser sincera.

Me emociona pensar que mi hermana es quien más ha creído en mí, aunque, claro, las hermanas mayores siempre tienen un dedo índice escondido señalando el camino y (venga, seamos sinceros) agitándolo en plan "ay, qué voy a hacer contigo"

Yo me di cuenta de que podíamos ser amigas cuando te conté una de mis paranoias y me la escuchaste y me la entendiste, aunque fuera a medias. Como científica, comprende mi ciencia; como persona culta, comprende mi cultura; como hermana se esfuerza en entender los puntos oscuros.

Hace dos noches soñé con ella, me quería contar algo, pero la casa (la que fue nuestra) estaba llena de gente y no encontrábamos un lugar tranquilo, ni siquiera en el balcón. Personal y freudianamente, le encuentro sentido.

A veces creo que sabe que yo sé más de lo que digo, pero las dos nos callamos. Otras veces creo que no lo ve muy claro y me trata como si yo fuera normal. Lo que pasa es que las ideas de los hermanos mayores siempre están tan claras a nuestros ojos que las vemos como ladrillos levantando edificios farónicos. Yo la veo tan valiente, tan decidida, que, con frecuencia (cada vez menos, he de decir) se me borra la persona y me queda la figura. Pero también ella tiene miedo a veces, y me descubro dándole consejos y pongo cara de sorpresa y sonrío, pero no con los labios sino con un hueco que tengo escondido para estas ocasiones y que unas veces está en mi cuello y otras está en mi estómago.

No te enfades si me enfado porque te vayas. Si yo quiero que te vayas porque sé que vas a ser muy feliz, pero entiende que tengo que enfadarme un poco. Pero tú no te enfades conmigo ¿eh?, que esto son cosas mías, que se me pasan así, hablando yo con mí.

Con estas maravillas de la poesía, ha sucedido que mi amiga Silvi le ha escrito algo a su hermana y yo me permito copiarle un verso (sin su permiso, pero sé que a Silvi no le importaría, ella es más generosa con sus versos que con su vida, si cabe): "y no es ke kiera ser como tú pero un poco sí, sabes?" Esto es ley de vida, ley de hermanos.

Y aquí, las bromas:
FELIZ CUMPLEAÑOS






8 comentarios:

UB dijo...

Qué suerte tener una hermana así. (¡Y esto es válido lo mismo para tu hermana que para ti!)

Mondo Gitane dijo...

Todos mis hermanos acabaron en el talego por menudeo de estupefacientes, soy el último de una saga de penúltimos, como dijo aquel.

gsus dijo...

pues claro, FELICIDADESSS...

a mí me sucede algo parecio,
pero con mí brother small,
siempre se me olvida mayo,
pero él como es tan así, me lo recuerda, y no le molesta.

http://amoremachine.blogspot.com/2006/11/la-sangre-es-ms-espesa-que-el-agua.html#SONRIE

Graciela dijo...

...por alusiones, solo me cabe un gracias por un tan hermoso texto. La independencia de esa casa que fue nuestra, trajo miles de cosas buenas y la más triste fue dejar de estar juntas. Tan traumático como el cambio de literas a camas independientes...

UB dijo...

¡Así que la lees desde la sombra!

Reyes dijo...

Cuándo nos vas a traer a esa hermanísima?

gloria, la hermana de la hermana dijo...

uf!!!!! casi no la veo ni yo, señores

Violeta dijo...

..qué bueno, os da por escribir(nos) a las hermanas mayores y se me emociona la metáfora, coño :)

y además ésto tuyo va de independencias y de cambios..A mí me está pasando lo mismo, pero creo que estas cosas refuerzan aún más los lazos y se aprende a ver a "la" hermana como persona y a la vez como algo tan nuestro que ...aunque se cambie de paredes siempre seguiréis durmiendo en literas compartidas ..:)

Un besote a todas las hermanas pequeñas ;)

Y felicidades, Graciela.