miércoles, 15 de agosto de 2007

CARNAVAL SE SUICIDÓ (Primera parte)

Carnaval se suicidó hace tres días. Carnaval no se llamaba Carnaval. Creo que se llamaba Nuria o algo así. Pero es que le gustaban los alias. Nos ha sorprendido mucho este acontecimiento. Y me sabe mal llamarlo acontecimiento. Uno espera con ansias los acontecimientos que te sacan del aburrimiento. Hace unos meses me sorprendí a mí mismo deseando que pasaran acontecimientos, aunque fueran trágicos, sólo por tener algo emocionante (dentro del conjunto de emociones también las hay que nos retuercen las tripas... y no dejan de ser emociones, emocionantes) Por eso, el suicidio de Carnaval no es un acontecimiento.

La conocí en la universidad. Era extraña. Y era extraña no por ser extraña sino por ser, básicamente, normal. No llamaba la atención, aunque a veces creo que lo intentaba todo el rato. No me gusta la gente que intenta llamar la atención. Aunque yo mismo lo intente todo el rato. Carnaval hacía teatro, cantaba, tocaba el piano, algo así, yo qué sé, yo soy un tío normal no sé de esas cosas... Quizá por eso se hacía llamar Carnaval. Eso es algo que nunca supe, ya me parecía bastante tonto que se hubiera rebautizado a sí misma. De todas formas, nadie la llamaba así, sino por su nombre de pila bautismal (sí, Nuria o algo así, no sé, ahora mismo sólo puedo recordar el alias que nunca usé para nombrarla) Así que era un poco... un misterio (que no misteriosa, ya que se la veía venir) porque tenía la vida llena de cosas, podía habernos conquistado a todos, pero... vaya, no lo hizo, el caso es que no...

Supongo que siento un poco de culpa por no haberla hecho más caso. Quizá era eso lo que necesitaba, aunque, bah, quién sabe. Siempre pretendemos saber lo que necesitan los demás. A lo mejor esto ha sido un intento de llamar la atención, pero, bah, eso es otra tontería porque ¿de qué le iba a servir una vez muerta? O tal vez esa vida tan, aparentemente, rica, era ya su intento de llamar nuestra atención. Y de nuevo vuelvo a intentar meterme en la cabeza de alguien a quien no me molesté en conocer.

1 comentario:

UB dijo...

Pues la llamada de atención sí que fue verdad... Igual hizo bien en suicidarse.