domingo, 30 de septiembre de 2007

COSAS DE LA ALDEA (V)

EL GATAZO

El gatazo (que no gatillazo) pertenece a la especie Felis catus enormus, es decir, una mutación de un gato doméstico habitual. Además, podríamos añadir a este F. catus enormus el taxón silvestris.
El gatazo vive en un parterre junto a mi casa (sí, de esos parterres mínimos que cuentan como zona verde a la hora de contabilizar el número de parques y jardines del municipio y que lleva a pensar que en la aldea hay kilómetros y kilómetros de zonas ajardinadas... pero eso es otra historia) Los vecinos del gatazo lo alimentan con whiskas (o similares) y le han porporcionado un techo de cartón, una manta y varios comederos y bebederos, de suerte que el gatazo se está poniendo aún más enormus. Si un perro mediano pesa unos 10 kilos, yo calculo que el gatazo debe de andar por los 7 u 8. Su cabeza es como una pelota de balonmano.
El gatazo, además de ponerse fuerte, se está haciendo fuerte cual Pelayo en la montaña. Es sabido que los gatos son un tanto asociales y tímidos, sobre todo los callejeros. El gatazo antisocial es un rato largo, pero tímido... ¡en absoluto! Pasea por sus dominios cual pantera y si un pobre aldeano decide acercarse el gatazo emite un ruido parecido a "jjjiiiirrrrjjjj" y ataca con su pataza uñada. Por otra parte, me temo que tiene poderes psíquicos de control de la mente. Un día que pasaba por allí, siempre atenta a sus movimientos, vi a un joven que decía cariñosamente "hola, gatito, no me muerdas como el otro día, ¿eh? bonito, hola" ¿Qué persona se muestra cariñosa con un ser que ya te ha atacado, arriesgando tu integridad física y tu salud? Pues una que esté hipnotizada. Además de estas capacidades humillatorias, intuyo un poder de telestransportación. En ocasiones, cuando está metido en su caja (cuidada y arreglada por sus súbditos), me atrevo a pararme y observarle. Más de una vez he oído un ruido y, cuando me quería dar cuenta, estaba fuera de la caja en posición de defensa ¿cómo lo hace?
Señor de Zumárraga, conde de Beasaín, duque de Eibar, marqués de parterres y jardines... muy pronto, rey de la aldea.

2 comentarios:

UB dijo...

Tú estás flipando Gloria, ¡que no es un gatazus, que es el Yeti! Y si no le haces foto y la cuelgas no nos lo creemos.

Alf dijo...

¡Qué bueno! Tengo la caja torácica rota por 6 o siete sitios. GEnial. ME imagino el vaso de vino tinto sobre la mesa y derepente en medio de la cena sale en gatazo de su techado y al comenzar a caminar aparecen ondas concéntricas en el vaso de tintorro a la par qeu se oye un estruendo que sacude la paz y la armonía de la noche. Dios, ¡qué miedo! No sé como puedes vivir en esa aldea.