lunes, 22 de octubre de 2007

CONVERSACIONES EN LA TERRAZA (X)

-Peter, estoy tremendamente preocupado.

-¿Y a qué se debe tu preocupación, Matt?

-Tengo una crisis de identidad.

-¡Cielos!

-Y tú debieras tenerla, ya que mi crisis se debe a una confusión con tu propia persona.

-¡Recielos!

-No blasfemes, Peter.

-Pero explícame el fenómeno.

-Pues bien, he aquí que resulta que no entiendo varias cosas de nuestro comportamiento en los últimos tiempos.

-Pero, Matt, eso es obvio, si no ¿por qué iban a transcribir nuestras conversaciones? De no ser absurdas e incongruentes... ¿a quién interesarían?

-Que interesen o no es algo de lo que no estás seguro. Pero lo que es del todo asegurable es de que nos han cambiado las personalidades más de una vez.

-¡No!

-Sí!

-¡Qué ruindad!

-Verás, Peter. En una ocasión tú apareciste como conductor del metro.

-Y así es. Orgullosamente sepultado en las venas de la Tierra.

-Eres cursi incluso para ser inglés, Peter.

-Lo sé, por eso mi madre me abandonó en la pescadería.

-Pues bien, Peter, mi querido Peter, en otra ocasión apareciste como coleccionista de sellos, mi profesión.

-¡Oh, no! ¿Estás seguro de ello?

-¿Cómo puedo estar seguro si un dios cruel nos está cambiando las personalidades?

-Entonces deberíamos definirnos a partir de datos positivos, al estilo cartesiano.

-¿Lo ves, Peter? Yo y no tú debería haber hablado de Descartes, yo y no tú fui al colegio de rectos modales y elegancia posh.

-Ya, Matt, pero esto es una crisis, así que, describe lo que ves en mí.

-Pues veo a Peter, un conductor de metro, alto y delgado, con pelo rizado y negro, piel morena, nariz semítica, cejas inquietas, ojos pequeños y marrones.

-Matt, ¿crees que soy extranjero?

-No, yo creo que eres inglés, como yo.

-¿Y por qué hablamos siempre en español?

-Bueno, ya sabes, la perra-diosa escribe como quiere, además, sólo hablamos así cuando estamos en la terraza, con nuestros zumos de naranja.

-Bien, ahora te describiré yo a ti: eres Matt, coleccionista de sellos, piel pálida, cara redonda, gafas cuadradas, ojos azules, pelo rubio, la mitad hacia arriba, la otra mitad en un flequillo hacia abajo...

-Espera, espera, ¿cómo es ese peinado?, ¿pertenezco a algún tipo de new wave?

-Eso parece.

-Pero si la new wave es de hace 20 años.

-¿Y qué edad crees que tienes?

-Oh, my God, soy un viejo que se cree joven.

-Venga, Matt, valor, al menos ya sabes quién eres.

-Pse, hasta que la perra-diosa se vuelva a confundir.

-¡Que esto le sirva de memo!

9 comentarios:

UB dijo...

¡Joder, Gloria es buenísimo, te estás riendo de tus personajes!A Matt y a Peter deben de estarles pitando los oídos.

¿He leído nariz semítica? Jajajajaja, ¿me presentas a tu amigo Peter?

UB dijo...

Se me olvidaba: viernes 26 recital-concierto de Aute:

http://alcaerelsolradio.blogspot.com/2007/09/art-pegio-07-con-aute-dantart-y.html

Edryas dijo...

Más bien ellos se ríen de mí y de mi incompetencia como diosa, si es que... es mucha responsabilidad.

Víctor Sierra dijo...

Ayayay, tus despistes me van a traumar a Matt y Peter...

silvi dijo...

jajajajaja

Rafa dijo...

Ya se les echaba de menos. ¿Esta conversación viene porque algún fan quisquilloso ha pillado el fallo de record, como en las pinículas?

Violeta dijo...

mm..
has pensado en hacerte escritora?
;)

Alf dijo...

¡Dios! nos interesan a nosotros, ¿y qué? El ser humano es así. Soy cotilla, ¿pasa algo? Es bueno saber reconocer nuestras cosas buenas y malas, y ser cotilla no tiene porque ser malo, puede salvarte la vida en algún caso.
Por cierto, creo que Rafa quiso decir Racord.

isabel dijo...

claro que sí!
/marta, ya estamos!/
jajajajajjajaajajajaa