miércoles, 24 de octubre de 2007

SCHOLA

Era una máquina resonante
de plástico y proteínas
que pensaba una vez al día
y para toda la semana.
Era una gramola recitando literatura,
un enfado de amor por ella,
sin divorcio posible los desayunos en el XVII.
Era un maniquí airado
de rutina dactílica
cual discurso castrista
que se excitaba probando suerte
adivinando de un poema la autoría
(no sin antes recitarnos nueve versos viejos)
Y amando la disciplina
no me explico
por qué la tortura monotónica
o la cólera motivada en ella misma,
máquina de reproducción/grabación.
Forward, stop.

4 comentarios:

gsus dijo...

aunque este feo decirlo
suene mal
que digo...que mucha mierda.






suerte
esta noche os veo
y os aplaudo.

isabel dijo...

stop!
luego te veo bixarracacosawapa tulipán!
ayayayayayayayay
muaaaaaaaaaa

Víctor Sierra dijo...

Ahhhhhhhh

ora todo en caja! Enhorabuena (3ª vez?) por el recital. No olvides fotocopiar, que tengo ganas de leer (de la encuadernación ya me hago cargo yo) y es lo que falta en mi colección! ((otra cosa no, pero friki soy un rato) (no tanto como Alberto, pero sí)).

Juan dijo...

Genial el recital y tal