lunes, 15 de octubre de 2007

¿Y de qué sirve que te disculpes si al final de tu testimonio escrito pones el título del libro, el copyright y ganas millones con ello?

4 comentarios:

isabel dijo...

yo tampoco lo sé

Yuya Lou dijo...

Yo tampoco puedo ayudarte. Son esas incógnitas de la vida. En fin.

Alf dijo...

Cosas del siglo XXI. Yo que soy del XX te prometo que no lo entiendo.

gsus dijo...

...se pide perdón
porque a veces se gana mucho con ello, aunque otras nada consigues.

lo importante es el gesto,
aunque yo tampoco lo tengo mu claro

sobre todo
porque hoy,que leí este poema
de mi amigo david gonzalez
y me deja un poco descolocao...

LA HORA DE PELEAR

no digas que no.

Sí que puedes cambiar el mundo.

solo precisas
un brazo
una mano
piedras.

estas son las mías:

llevo el pelo largo.

me salto los semaforos en verde.

me enfrento en duelos de miradas
siempre que la autoridad competente me desafía.

en el autobús, le cedo el asiento a los niños:
los mayores ya tuvieron su oportunidad
y no supieron, o no quisieron, aprovecharla.

no uso gafas de sol:
no me avergüenzo de mis lágrimas,
y cuando hablo con alguien
le habló a los ojos.

no miro a nadie por encima del hombro
y eso que mido 1 metro con 85 centímetros.

no habló de lo que no sé.

no hablo.

escribo.

escribo poemas.

estas son mis piedras, parte de ellas.

piensa en las tuyas,
y recuerda:
brazo
mano
piedras.

pero,
sobre todo,

el gesto.