viernes, 2 de noviembre de 2007

JUEVES

No hace tanto tiempo que creías
que todas las vidas se acabarían en jueves
"hoy termina todo, ya está" te decías
a tus diez años de esperando amor,
quizá eran doce, da igual,
eran los tiempos de la EGB
y de los jueves con peleas de patio.
Luego te aterraron los domingos
porque había que esperar una semana
para aclarar malentendidos en bares con música demasiado alta,
tampoco era ternura, al parecer,
por no dar, no regalaban ni tristeza,
tendrías que comprarla muy cara ¿recuerdas?.
Olían los diecisiete a mala aplicación de leyes de educación
y a paredes lisas y dolor en las ojeras y tirones de pelo para despertarte.
Bronquitis llega para quedarse.
Y los jueves empezaron a ser promesas de días mejores
que nunca iban a llegar y lo sabías
refugiándote en una cosa que se dio en llamar
realismo social o modernismo o filosofía o cualesquiera o equis o cultura o europa
esperando al jueves del amor
el jueves en que bajo tu camiseta de Pericles llamando a amar a Grecia
unas manos acariciaron tu espalda amándote a ti.
Que merecieras ese jueves o no
será juzgado por el público que, con su aplauso o su abucheo,
valora tu Miles gloriosus, tu vida en sus manos.
Todo jueves es
una prueba de fuego en tu teatro de marionetas
desde tus diez años hasta ahora.

6 comentarios:

Leo Zelada Grajeda dijo...

Salvo unas cositas tu poema me gusto. Saludos.

Leo Zelada Grajeda dijo...

Es lo mejor que te he leido.

Violeta dijo...

el jueves es como ...
es el día
era el día


"Y los jueves empezaron a ser promesas de días mejores
que nunca iban a llegar y lo sabías"

y pasaron los jueves
y mañana será otro día

UB dijo...

Pues a mí me ha gustado todo-todo-todo.

¿Apareció Aznar al final?

isabel dijo...

aznar????
pero qué me he perdido????
jajjajajjajajjaa

jueves tenía que ser


mua!
guapa

amoremachine dijo...

ostias............