martes, 20 de noviembre de 2007

PEDID Y SE OS DARÁ

Pedid y se os dará, ese es tu lema. Y echas otra jarra encima de alguien y piensas que te gustaría rellenarla con algo. Cinco minutos de rebeldía infructuosa. Pedid y se os dará, y sigues dando y, como todos los niños piensan alguna vez, tú también piensas aquello de "nadie-me-entiende" que es casi ya un frase hecha (o frase hecho, por tan constatada) como "por-debajo-de-la-tira-del-sujetador" o "vete-a-la-mierda" Porque uno nunca manda a otro sitio que no sea a la mierda (salvo originalismos y licencias poéticas) y vuelves a explicar por enésima vez que no existe un español más puro que otros, y sigues justificándote ante los ataques, "no, no, de verdad, hay mucho más (ciegodemierda)", y dices cosas que te gusta decir (crótalo, piedad, endo- y exo-, trama, majuco, planto, estúpido, aurea mediocritas, bizantino, joder, vernácula, mastodonte, fibra, pipa, lío, mi, jara, echar-nueve-polvos, tercer-nivel-de-concreción, Alejandría, bobo, guapaño, perdón, barrio, paideia ), sin ninguna intención especial ni rebuscada, las dices porque parecen mágicas o interesantes, porque merecen ser compartidas, por tu sentimiento de hombre del Renacimiento (que tantos problemas te ha traído), y vuelves, ¡otra vez, increíble!, a darte cuenta de que hay muchísimas cosas que nunca conseguirás comunicar, que se te quedarán dentro porque, lo hagas como lo hagas, no vas a poder darles el sentido correcto como un cristal que revienta y produce muchas esquirlas. La bala, la idea, es una; los pedazos, cientos. Así, así tus ideas se pierden. Como éstas, que no son más que un día donde, otra vez, nadie te defiende. Porque, sí, de acuerdo, todos los ataques vienen a ser signos de debilidad que habrían de sacarte una sonrilla, "pardillos/meriodetí", así en bajito, pero yo no valgo para la defensa-ataque. Hay quien tiene todo un manual de uso, porque, pobrecillo, debe amar poco (o follar poco, o ambas) o aburrirse mucho. Pero yo no valgo. Sáquense conclusiones si fuera necesario.


Y otros cinco minutos de rebeldía como éstos donde me encontraré la cagada de la mosca. Estáis pidiendo silencio. Y se os acabará dando.
(Plural de cortesía)

2 comentarios:

MIRC dijo...

A mi me gustaría pedir, y que se me concedieram que cada vez que quisiera decir "vete-a-la-mierda" me saliera una frase lapidante perteneciente al tercer-nivel-de-concreción, que debe ser algo así como la ambrosía para los gourmet ¿no?

Alfie dijo...

yo SIEMPRE he sostenido que el que no folla de cintura para abajo folla de cintura para arriba, los chungos son estos últimos, que van jodiendo a la gente por doquier. Y mi jefa es la primera.