viernes, 28 de diciembre de 2007

El hombre-rana sin casa huye
del lebrel y el perdiguero.
Salta hombre-rana a tu charca y no salgas,
que te dé igual el mundo
y sus amenazas.
Sumérgete en tu enésimo curso de buceo
y que el agua te envuelva
y que la noche se haga
y que todo acabe
menos tu huída.

2 comentarios:

isabel dijo...

y cuando termine de huir? qué hace?

Mondo Gitane dijo...

Se hace un pajote pensando en un alopécico gañán fan de rosa montero.
O asina.