martes, 31 de julio de 2007

Una noche fui la reina de la sidra achampanada. Era un sueño, pero, como siempre, muy real. Inventábamos la sidra con burbujas y azúcar, pero le poníamos menos azúcar que Valle, Ballina y Fernández, los de El Gaitero, allá en Villaviciosa. Y pensábamos en ponerle un nombre, pero La Asturiana estaba cogido. Mi socio, vestido al estilo siglo XIX, con atuendo del país, montera picona incluida, se empeñaba en La pomuca, pero yo le decía que el sufijo -uco es cántabro y no astur. En fin, qué cruz. Pero era la reina de la sidra achampanada y era más rica que un indiano.
En el sueño, paralelamente, aparecía un bebé que cambiaba de edad, entre los 1 y los 4 años. Era una niña, muy inteligente, por cierto. A veces tenía pelo largo y yo le hacía trenzas, otras tenía pelo corto, pegado a la cabeza. Me contaba cosas y yo le acariciaba la mejilla para dormirla y le decía "¿me quieres mucho?" y ella asentía entre sueños, pero sólo para que la dejara en paz. Cuando los animales y los niños no te hacen caso es como si los dioses no te hubieran elegido a ti.
Teníamos una terraza con mesa de forja pintada de blanco y una maceta de geranios. Eso era así, menos cuando estábamos en el patio de nuestra casa asturiana, húmedo y marrón, caminando con almadreñas de haya. Patio andaluz, porche asturiano. Y la niña crece y decrece. Yo fui la reina de la sidra achampanada, pero sólo esa noche.

lunes, 30 de julio de 2007

DIJIMOS QUE LO HARÍAMOS... Y LO HICIMOS

El dueto Gacelo and me tiene mala suerte con el clima. Si dice que va a la piscina, se nubla; si dice que se anda 30 km. los termómetros revientan. lo hicimos, pero con penas (aunque alguna gloria)


La parte madrileña del camino no fue mal. Desde Cercedilla hasta el puerto de la Fuenfría, por la antigua carretera de la República, más largo que por la Calzada Romana, pero más descansado. Todo era optimismo. Entramos en la provincia de Segovia alrededor de las 11 de la mañana, el pico Montón de Trigo a la izquerda, a la derecha Bola del Mundo y Maliciosa. Un hito nos indica que el Camino de Santiago pasa por allí.


El peligro de este camino es que es una senda ciclable en su 99% y las bicis van a 40 km/h., casi nos dejamos el pellejo bajo un cambio de marchas (si es que van como locos) Pero lo peor estaba por llegar.


Tras arrancar de nuevo a las 14 horas y con el estómago lleno encontramos la siguiente disyuntiva: por un lado nuevos hitos del Camino, por otro las flechas amarillas que también señalizan el Camino. Decidimos seguir la senda "oficial", bastante dura, con pronunciadas pendientes y majadas pastoriles sin una sombra, cuando... señores... una verja en el camino. ¿Quién pone puertas al campo? La desolación llegaba a sus límites. Calor, mucho peso y había que darse la vuelta, una hora perdida (eso son casi 4 kilómetros)


Tomamos el buen camino, cómodo, pero ya había dejado de ser divertido. Gacelo ve algo en la lejanía "Es la catedral de Segovia, mira" Yo me emociono, pero sé que es mentira, la catedral no está en un valle. Sigo pensando que era el palacio de La Granja.



"Eso es Segovía, eso es Segovía, tú, yo, muchas cervezas"



Bajamos la colina y ahí sí, ahí sí está Segovia. El espectáculo es horrible, parece Las Vegas en medio de desierto y la torre de la catedral, una refinería de petróleo. Intuimos que no hay ni una sola sombra en los próximos 12 km. Intuimos bien.







Tres horas andando bajo el sol dan para muchas alucinaciones. Plof, bota en el polvo, plof, sed. Porque agua teníamos, pero lo que nos faltaban eran sales minerales (no llevábamos el dopping-suero, pero yo ya no salgo de casa sin él) Ahora leo los mensajes de Reyes y me emociono y todo. Si es que... como una madre.


"¿Podría haber más soledad?", comenta Gacelo. No, esto es la sabana. Pero hay gente caminando, locos como nosotros, sólo que del pueblo. El típico abuelo que en vez de dormir la siesta está paseando por el páramo con un paraguas-sombrilla. "Hace buen tiempo, ¿eh?", nos dice el muy cachondo a 40º a la sombra*
*(según Gacelo, esto es incalculable, ya que no había sombra)



Entramos en Segovia city a las 18:30 y nos bebimos dos Aquarius cada uno.











La vuelta al día siguiente fue más amable. La fase estepa la pasamos temprano, con menos calor. no hubo mayores contratiempos. En la Fuente de la Reina, casi saliendo de la provincia de Segovia hicimos parada técnica (el sol no nos iba a volver a pillar a las 2 de la tarde) En un momento íntimo Gacelo m pide que le cure las ampollas, yo saco mi kit de enfermera , o, empieza a llegar gente (dominguerísimos) y más gente, y más gente... y yo ahí, punzando piel. Los domingueros se interesan por nosotros y nuestras hazañas (todo el mundo que va a Segovia por ahí, va en bici, nosotros llamamos la atención con nuestros macutos de 60 litros) Una señora todo interesada se atreve a tocar los calcetines sucios de Gacelo.

La bajada a Cercedilla la hacemos por la Calzada Romana. Los romanos construían muy bien y hay tramos alicataditos y todo. Pero se hacían ciudades en medio de la nada (caso Segovia) Eso o que el cambio climático nos está comiendo.

Ha sido una prueba física, pero, sobre todo, ha sido una prueba psicológica. Cuando la moral flaqueaba en uno de nosotros, el otro apoyaba y relativizaba la historia. Lo conseguimos.

Ahora sí que sí nos vamos a casa de mi amiga en un pueblo cerca de Zaragoza (¿no querías campo? pues toma dos tazas). Pero (esto va para Juan) volvemos el 5.

viernes, 27 de julio de 2007

COMO FERNANDO OSSORIO

Amigos, lectores, transeuntes despistados, poetas y demás familia... este fin de semana se notará mi silencio y puede dure hasta la semana próxima (aunque creo yo que el lunes estaré aquí pegada again para contaros la primera parte de nuestra experiencia) Emulando a Fernando Ossorio en Camino de perfección, de Baroja, vamos a irnos desde Cercedilla a Segovia. Cuando me leí el libro me quedé ojiplática, el tío está andando por la Puerta del Sol y, al día siguiente, está en el alcázar de Segovia. Como decía una mejicana que conocí "en Europa andan mucho" (y me creo yo que en el siglo pasado, más) Puede parecer una chorrada, pero pensar que andando uno llega a cualquier parte me da una sensación gratificante en este mundo de peajes y AVES. Si el lunes no sabéis nada de nosotros, vengad nuestra muerte.


La semana siguiente, a partir del día 1, el equipo Juanco se traslada a Zaragoza, a una especie de campamento rural organizado por la encantadora señorita Pili.


Como siempre, os invito a echar vistazos al blog de fotos y a cotillear los textos por dónde os dé la gana. El día 30 de julio veremos si superamos los 60 kilómetros, y el 6 de agosto os contaré nuestras experiencias en el centro de la estepa aragonesa.

martes, 24 de julio de 2007

Alargué mi mano y toqué una pequeña partícula cristalizada. "Que no sea azúcar, que no sea azúcar", pensé. Era sal. Un pequeño grano de sal al principio de mi cuello ¿cómo se llama ese hueso que sobresale por debajo de la nuca? ¿no se llamará con un estúpido C1 ó C2 como acostumbran llamarse las cervicales? Bueno, las cervicales y los cuerpos celestes descubiertos en los últimos años. No soy romántica (bueno, sí lo soy, pero no del modo que pensáis, sino del de una persona que se fija en un grano de sal) pero donde esté Coma Berenices, Boötes o Lynx (que no es un sistema operativo) que se quite S/2005 P 1 (satélite plutoniano que después, gracias a los dioses de la noche, fue llamado Nix)

Así que mi pequeño grano de sal estaba ahora en mi dedo índice. me gustaba pensar que había nacido de mí. En el cuerpo humano hay sales minerales (¿qué sales no son minerales? ¿las frutales?) Eso lo sabemos desde principios de los 90 donde nos bombardearon con todos los aquarius, gatorades, powerades, isostares y demases bebedizos isotónicos que prometían mejorar nuestra ósmosis. ¿Y si el granito de sal hubiera salido de mi cuerpo? Lo lamí un poco, pero con cuidado para que no se me quedara en la lengua y pereciera. Mi comportamiento infantil me lleva a no confiar en nada que no haya probado con mi lengua. Los bebés casi no ven, sólo huelen y lamen. Yo no he perdido esos instintos, pero claro...la vida... Por eso parezco tan tímida, no puedo ir probandoos (ya veo el comentario "¿por qué no?"... bueno, con algunos no me ha hecho falta seguir mi fijación oral)


Y, efectivamente, mi, hasta el momento, llamado grano de sal estaba salado, lo que confirmaba que era sal. Estas cosas no me pasan en invierno. También puede ser porque en invierno llevo más ropa (menos el último invierno 06/07, que todavía ando esperando que llegue)

¿Qué hago con el grano de sal? ¿Lo echo a la ensalada? ¿Lo guardo? ¿Lo dono? Ay, por eso Buda estaba contra las posesiones materiales (¿esto es que te posee una mesa?)

sábado, 21 de julio de 2007

EN LA BALSA DE LA MEDUSA

En la balsa de la Medusa
me enamoré de un muchacho al que no vi la cara.
En la adversidad del naufragio
suelo ponerme cariñosa.
Sus hombros morenos me dicen
que puede salvarnos si sigue
agitando su camisa al viento.
Olvido la muerte por un momento
y pienso en esa camisa acariciando mi cuerpo
desnudo en el oleaje que deshace nuestras maderas.


En la balsa de la Medusa veo a mi amor recién encontrado
y pienso en los cadáveres que irá a buscar nuestro retratista
para que no caigamos en el olvido
y él pueda pintar la gran obra francesa
y la sociedad se escandalice
como suele escanzalizarse
y el Louvre gane dinero
y reciba a muchos japoneses
y así, gracias a la historia con mayúscula y a una buena estrategia de márketing,
nuestra muerte no será en vano.

Entre los muertos de la balsa está mi padre
al que ya me comí
y algún hermano refrescándose en el mar:
él es nuestra cena.
Porque así somos los humanos,
nos aferramos a la vida
impacientando a la muerte.
Realmente, merecemos todo lo que nos pasa.


Pero yo sigo mirando la espalda de mi moreno
con su flequillo hacia arriba
y le intuyo un gran miembro
escondido debajo de sus jirones rojo pasión.
Me manda señales sensuales,
aunque parezca que llama a un barco de la marina francesa.
Déjalo, amor, ellos no van a salvarnos
somos pasto unos de otros,
túmbate aquí conmigo, siente el viento salado en la cara,
agárrate a mí,
soy la última tabla de la balsa.

Qué conversación más estúpida. Me seca por dentro. Me pregunta, pero sólo para contarme sus cosas. Me abuuuuuurro, sobre todo porque yo no quiero contarle nada. Estoy siendo misteriosa, todavía no he dicho nada de lo que he hecho o pienso hacer, porque he caído en desgracia y tampoco merece la pena preocuparse mucho. Un simple "estoy bien" y un torrente de conversación vacía. Y, es gracioso, no me pregunta más. Ya ha soltado su rollo, que es lo que quería y la conversación ha muerto. Ah, la gente evoluciona, pero, joder ¿tienen que hacerlo a mi costa?
Y, claro, al final hay cosas imparables y lo que tiene que suceder sucede como en un proverbio chino: estallo, porque soy temperamental, señores, como todos los griegos. Va a ser que no me gusta que me ridiculicen; no, va a ser que no me gusta que me hagan la típica broma que llevamos haciendo cuatro años... que ya cansa, hombre... Como dice mi amiga Pili, hay personas que buscan el enfrentamiento, porque es divertido, porque lo necesitan para seguir pensando, porque les resulta agradable... pero son cansinos, cansinos. Me hace gracia: este temperamento me impide que las cosas salgan bien, con un simple, sí, no, claro, a ver, natural, normal, ya... Pero me estresan tantísimo esas pseudo-conversaciones. Así que intento hablar de verdad, pero no funciona, no podemos conversar, soltar opiniones, al final siempre sale la estúpida bromita.
Y sólo al final, cuando le digo que no esté tan seguro de encontrarme, me dice que le cuente qué voy a hacer (justo después de decirme que va a irse) ¿Pero de qué gente me rodeo? ¿Dónde están las personas?

viernes, 20 de julio de 2007

CUANDO DIOS CREÓ AL HOMBRE TENÍA LA CASA SUCIA

Venga, va, ahí estoy yo, limpiando mi casa tras tres semanas de abandono. Y esto, teniendo en cuenta que las ventanas están siempre abiertas y tenemos una obra al lado, es mucho abandono. En los libros (ejem, cursis) ponen cosas como "gruesa capa de polvo", pero, señores, el polvo es una cosa, las gruesas capas de polvo se llaman arena o, incluso, tierra. Venga, va, ahí voy yo con mi trapito del polvo. Impossible. Sólo he conseguido hacer surcos. Y ahora es la hora de la verdad ¿me interesa plantar patatas en la mesa? Merde, idearemos otra osa. Venga, va, me aproximo con una bayeta mojada, de esas Vileda que-te-cagas (dato, la mesa es de cristal, no se puede limpiar con cualquier cosa) Y, chan-chan, ¿qué pasa cuando a la tierra se le echa agua? ¡Barro! Cuando Dios creó al hombre tenía la casa muy sucia. Y ahora es la otra hora de la verdad ¿cuánto sé de alfarería? Me asomo a la obra de la ventana y grito "eeeeeeeeeh, túuuuuuuu, síiiiii, túuuuuuu, el del moooono, dame una paaaaaaala" El buen señor no me entiende o no me quiere entender y no pienso bajar a buscarla yo, porque hace calor (y es que no se puede limpiar a las 12 p.m.) Y, además, esto no ha ocurrido, pero como estoy sudando y debilitada por la lucha, he tenido una alucinación. Toda la casa huele a tierra mojada, como si hubiera llovido... oh, he creado un jardín de cristal y mala ama de casa.

jueves, 19 de julio de 2007

EXPERIENCIAS+CUCARACHA/HOMBRE-LOBO/CATAPLASMA (propuesto por Naveiras)

Sentada en el metro suena Joy Division y me estoy quedando dormida, el momento perfecto para la libre circulación de pensamientos. Me asusto de mis sueños, me asusto tanto que me despierto antes de haberme dormido. A veces soy la persona que más me sorprende. Pero nada como unos versos soltados entre el humo (mis pobres ojos, mis pobres pulmones, mis felices oído y corazón). Me quedo con un verso de todos, esa es mi cataplasma para los malos pensamientos. Aunque también el alimento. Me quedo con vuestras plantas del pie, en ellas pego mis cenizas. Anticipo las cartas que os escribiré. Yo soy así de precavida.
A pesar del orgullo, no quiero ser perecta (aun sabiendo que yo soy yo) y mucho menos ser una droga. Necesítame cuando quieras, y no antes. Quizá habría que ser como las cucarachas que, según se cuenta, viven con el pegamento de un sello no se cuántos días. Esto me recuerda a Karaluch... cucaracha en polaco... una larga historia. Pero bueno, mi problema es que no dejo hablar ni cuando me piropean. Quizá prefiero las cosas por escrito: yo lo sé, tú lo sabes, yastá.
Hoy todo me sorprende, todo me hace sonreir. Está con-fusión. Me acuerdo de una chica a la que abrazaba un chico y ella miraba para otro lado. Yo intuía que no le quería, pero allí estaba, esquivando su boca. En contraste, veo a muchas personas besarse y abrazarse con ganas. Y eso excita mis sentidos. Cuidado, llega mi etapa hombre-lobo, como cuando tenía 14 años y me fijaba en las piernas de los ciclistas del Tour. Las Meninas siempre están esperándote. En el guardainfante caben muchas cosas.
Suave "banzaleo"... so good in my skin. No olvido nada. Y no siempre es bueno, pero no es malo.

martes, 17 de julio de 2007

ASÍ... EN SERIE (como esos anuncios en que te sobran palabras y buscas amor y vendes un opel corsa)

Pienso en la cantidad de palabras que no he usado aún en mis poemas. Palabras que no tienen porn qué ser especialmente complicadas como esas que nos aparecen jugando al dicionario. Palabras como legítimo, abastacer, oxígeno (aunque... esta me suena mucho) ¿y ayuda? ¿no he usado ésa aunque fuera indirectamente? Esto me recuerda al concepto de hapax, uno de mis preferidos junto con serendipia. Un hápax es una palabra o rasgo lingüístico que está documentado en la historia de un autor, de una lengua o de una literatura una sola vez. Y una duda: cómo se escribe la palabra velcro, s con V o con B. Yo creo que con V, la RAE nos lo soluciona (claro que para fiarte del Diccionario de la Realisísisisima Academia y si no mirad, mirad) Sí, es con V y viene del francés velours (terciopelo) y crochet (ganchillo) Jo, qué agudos, parte suave, parte lija ¡!


Peqe me llama Lía. No lo tengo claro, pero he hecho mi propia explicación de esto. Me gusta manipular las cosas. Podría trabajar en un jardín, pero prefiero una floristería; podría observar siempre desde fuera, pero algo me empuja al centro, aunque luego me muera de vergüenza. Yo soy quien lo lío todo, la que al hacerlo se lía, la que piensa haber hecho bien mientras una pestaña en el ojo de una idea está molestando y diciendo "¿y si no?" Yo soy la que consigue que me pidas perdón por algo que yo he hecho y la que pasa 40 noches no consecutivas pensando en esta maldad y asustada por ese poder. Sí, sí, sí, soy la que está escribiendo o diciendo una oración y la corta para entremeter paréntesis dentro de paréntesis y todavía me preguntó por qué ni me entienden ni me escuchan. LO-LÍ-O (¿a que suena a rumba?)
Y para finalizar: La ciencia de los bichos raros es el blog de mi querido amigo y hermano de cromosoma, Juanco. Está empezando, pero yo auguro paranoias sin fin. Teorías científicas y pseudocientíficas, inventos, poemas, sociedad, actualidad, lingüística... un filón, señores.


lunes, 16 de julio de 2007

TRÍPTICOS DE EL BOSCO

Ya no hay, ya no,
revistas que se llamen Caballo verde,
aunque ahí está ésa si la buscas.


En el puente han echado trementina
y se ha borrado el óleo y todo
huele a bosque de pino ardiendo.


Nos han robado los colores secundarios,
decide pronto tu rojo-azul-amarillo
o te arrastrarán sus trapos.


Del románico al gótico
sucedieron dos cosas:
el fin del terror y las carnes de los hombres.


Nada tienes que hacer
contra las creaciones mundanas:
elige tu piedra de la locura.


El arte, según Platón, la más imperfecta de las creaciones,
copia corrupta de copia irreal
¿y no será más perfecto el resultado?


¿Es el arte eterno?
Sí,
hasta que la eternidad decide que ha tenido suficiente y se cambia los ojos.


No te pases de tonto:
lo único que siempre vivirá
es la muerte.
La creación del mundo,
Jeroen Anthoniszoon van Aken, llamado Hieronymus Bosch

sábado, 14 de julio de 2007

-¿Por qué eres tan inseguro?

-Nadie me ha dado confianza.

-¿Por qué le echas la culpa a los demás?

-Creo que la tienen.

-¿Y tú?

-Yo soy una víctima.

-¿Y qué le pides a los demás?

-Que me amen.

-Pero los temes.

-Sí.

-¿Entonces?

-Que me amen y dejaré de temerlos.

-Pero si sientes inseguridad hacia ellos ¿cómo dejar de temerlos?

-Si me amaran...

-Pero su amor siempre te daría miedo.

-No, si me amaran como yo quiero....

-¿Cómo adiestrarles para ello?

-Con tiempo.

-¿Y lo conseguirías?

-Con la mayoría.

-¿Y sería para siempre?

-No lo creo.

-¿Por qué no lo crees?

-No estoy seguro de los demás.

jueves, 12 de julio de 2007

QUIERO IRME

Quiero irme y no es huida, son sólo vacaciones. Llevo casi un año preparando un viaje por la Gran Vía, también llamado Camino de Santiago. Todos me aconsejan, me llenan de objetos útiles (esto me recuerda a Memphis blues again) que no sé si usaré, calculo la cantidad diaria recomendada de pasta hidrofilizada y arrocito al vacío, calculo el peso (sobre todas las cosas) y hago pesos y medidas.
Quiero irme porque de vacaciones (ya sea de bar en bar en Granada, de hippy en Mallorca, de guiri en Barcelona, de spistada en Salamanca) me siento como un dios (uno de ellos, mas no tan vengativo) y todas las bromas son más bromas y la complicidad es el tercer pasajero.
Necesito irme para recuperar a mi Gacelo y sus dudas sobre el camino a coger (porque aunque el camino sea intransitable, quizá sea el marcado en el mapa) y su lógica ilógica y nuestras soluciones en equipo (yo con los prismáticos: "ahí se ve un cartel azul que quizá sea del canal de Isabel II, así que ¡ese es el camino bueno!")
Quiero pasar las noches cansada y feliz, durmiendo (porque si no me canso no duermo) para soñar lo que he soñado esta noche, que era propietaria de un parque con cerros y mar verdoso y esculturas de Chillida. Quiero que mientras Gacelo se ducha con nuestro único juego de baño (consistente en toallita vileda super absorbente y un champú-gel de color indeterminado ya que aún no ha sido adquirido) yo pueda escribir en mi diario (cuaderno regalado en mi cumpleaños) o mis postales (por mucho que me queje de las cartas sin vuelta, soy una provocadora y yo siempre envío). Quiero tocar piedras, conocer gente, reconocer rutas, ser consciente del paso del tiempo y de los kilómetros, hacer mil fotos, borrar novecientas, andar, andar, andar porque así pienso mejor (es decir, así pienso)
Todo eso... y todavía no me he ido. Quiero irme y lo mejor será lo inesperado... Hoy leí: "Pedí todo para disfrutar la vida y me dieron la vida para disfrutar de todo. No recibí lo que quería, recibí lo que necesitaba"

miércoles, 11 de julio de 2007

A veces creo tener intuiciones, pero no son más que prejuicios acertados.

--------------------------------------------------


La palabra "suicidarse" toca con punta roma. Decir "se mató" te clava.


-------------------------------------------------


Me gustan las fotografías de pies o de manos. Me dicen mucho más que las fotos de los rostros. Me emocionan hasta el estómago. Me atan de pies y manos.

-------------------------------------------------

Las excusas y los argumentos fanáticos cada vez se hacen más elaborados y sutiles. Ya nadie se cree un insulto, pero ¿y si me lo dicen en un debate organizado, coherente y con abundancia de esdrújulas?

-------------------------------------------------

Estoy respiriendo. Suelo encontrarme en el pasado de mis rescritos.

-------------------------------------------------

También existiría un Edipo al revés: entonces, perdonas a tu padre.

martes, 10 de julio de 2007

PORQUE, BÁSICAMENTE, LA QUIERO COMO A UNA HERMANA

Le dije que cuando escribía algo a propósito siempre me salía de coña. Es cierto. Por eso las bromas van al final. Se corre el riesgo de ser sentimentaloide (amigoide, hermanoide), por eso prefiero ser sincera.

Me emociona pensar que mi hermana es quien más ha creído en mí, aunque, claro, las hermanas mayores siempre tienen un dedo índice escondido señalando el camino y (venga, seamos sinceros) agitándolo en plan "ay, qué voy a hacer contigo"

Yo me di cuenta de que podíamos ser amigas cuando te conté una de mis paranoias y me la escuchaste y me la entendiste, aunque fuera a medias. Como científica, comprende mi ciencia; como persona culta, comprende mi cultura; como hermana se esfuerza en entender los puntos oscuros.

Hace dos noches soñé con ella, me quería contar algo, pero la casa (la que fue nuestra) estaba llena de gente y no encontrábamos un lugar tranquilo, ni siquiera en el balcón. Personal y freudianamente, le encuentro sentido.

A veces creo que sabe que yo sé más de lo que digo, pero las dos nos callamos. Otras veces creo que no lo ve muy claro y me trata como si yo fuera normal. Lo que pasa es que las ideas de los hermanos mayores siempre están tan claras a nuestros ojos que las vemos como ladrillos levantando edificios farónicos. Yo la veo tan valiente, tan decidida, que, con frecuencia (cada vez menos, he de decir) se me borra la persona y me queda la figura. Pero también ella tiene miedo a veces, y me descubro dándole consejos y pongo cara de sorpresa y sonrío, pero no con los labios sino con un hueco que tengo escondido para estas ocasiones y que unas veces está en mi cuello y otras está en mi estómago.

No te enfades si me enfado porque te vayas. Si yo quiero que te vayas porque sé que vas a ser muy feliz, pero entiende que tengo que enfadarme un poco. Pero tú no te enfades conmigo ¿eh?, que esto son cosas mías, que se me pasan así, hablando yo con mí.

Con estas maravillas de la poesía, ha sucedido que mi amiga Silvi le ha escrito algo a su hermana y yo me permito copiarle un verso (sin su permiso, pero sé que a Silvi no le importaría, ella es más generosa con sus versos que con su vida, si cabe): "y no es ke kiera ser como tú pero un poco sí, sabes?" Esto es ley de vida, ley de hermanos.

Y aquí, las bromas:
FELIZ CUMPLEAÑOS






viernes, 6 de julio de 2007

Y Edith Piaf se aclara la garganta...





Uno no está condenado a ser una sombra, pero casi siempre es más fácil, a la par que más duro. Brindad, brindad por algo que pasó, que ¿pasará? Yo los rozo a todos muy seria, como una estatua (no de mármol, claro) Os rozo con la punta de mis dedos... siento frío en el corazón, porque no os toco nunca. Pero, bueno, al final te sentarás en mi mesa, llorando, y yo con sonrisas... bienvenido a mi reino. Ah, el existencialismo y los vestidos negros, nos reímos de todo con el piano forte y un acordeón, nos dejamos llevar en una marea que nos gustaría que fuera sangre. Nunca llegaremos a nada. Y eso... podría ser nuestra fuerza.

Somos cuentas de collares perdidas en las alcantarillas. Aún menos, cuentas debajo de las camas que nunca se mueven. Camas sin sueño. Y el ser un somos no importa mucho: ser más no es compañía. Ni dentro ni fuera de nada. Demasiado tímida y demasiado extravertida. Amando cuando no viene a cuento, me paraliza vuestra amabilidad, sólo porque estoy agradecida. No sé el principio ni el final de las cosas (eso es, literalmente, una duda eterna) y me siento agredida cuando me siento torpe.

Pero, ¡venga!, un pequeño esfuerzo. Siempre hay una silla donde poner los pies y un corazón donde poner las penas. Aunque el corazón sea, normalmente, el propio.

jueves, 5 de julio de 2007

ME LO CUESTIONO

[Para Peqe, que aunque no lo va a leer ahora.. lo leerá y lo entenderá]


Somos curiosos. Es decir, no es que tengamos ansia de saber, es que no hay quién nos entienda. Por ejemplo, nos cabrea que hablen mal de nosotros a nuestras espaldas, pero nos cabrea lo mismo o más que nos lo digan a la cara. Es como decir una mentira: "lo que me enfada es que no hayas confiado en mí" ¡Qué va! Lo que te fastidia es no haberte enterado.
He ahí el concepto de envidia sana. ¿Eso qué es? ¿Como un cáncer benigno? No hay envidia sana. Que no desees su muerte no quiere decir que tu envidia sea buena, porque no deja de ser un problema contigo mismo: cuando envidias algo es que no estás a gusto con tu yo. Claro, si, encima, no puedes controlarlo y vas apuñalando quien tiene ese coche, esa novia, esos amigos... entonces tienes dos problemas, casi tres: envidia, desórdenes entre el yo, el super-yo y el ello, y a la poli detrás.
Y luego está la mentira, vivir en (la mentira) Pongamos que tienes un amigo con el que siempre discutes y, además, te aburres, pero, mágicamente, so se te olvida. Y, además, como siempre que salís bebéis hasta el coma, al final hasta lo pasáis bien aunque no habéis hablado de nada. ¿No podríamos decir que te lo pasas de puta madre con tu amigo? Es una mentira y siempre huimos de eso pero ¿es que acaso no ocurre? "Hacemos un buen equipo", aunque nunca haya salido nada de vosotros, "somos como hermanos", aunque os odiéis en secreto, "nos reímos mucho juntos", aunque se os vaya el tiempo mirando al techo... si lo que recuerdan es eso... ¿no es esa su verdad?
Y, por último, voy a hablar de las sectas. Peqe se preguntaba cómo se puede caer en eso. Yo le dije que era muy fácil. Pero, además, pensando en esto me di cuenta de que TODO es susceptible de ser SECTA y lo peor es que, algunas cosas, hasta las escogemos. Hay varias definiciones para secta. La que cuadra mejor con lo que comúnmente se conoce con ese nombre habla de alienación y destrucción (las otras hablan de error y oficial, así que es tan cuestionable que ni merece la pena) Alienarse es dejar de ser uno mismo, destruirse, acabar con tu persona. Madre mía, vivimos rodeados.

martes, 3 de julio de 2007

Cuando nos hizo (Dios, el fango de Doñana o sabe-nadie-quién) estaba de coña.

-------------------

Ser uno mismo salva vidas. La de uno, esa la primera que queda salvada, querida, amada.

------------------

Encuentra al hombre de tus sueños, me dicen unas letras de molde azules y rosas (por lo de los niños y las niñas y eso) y un hombre de aspecto anodino de esos guapos y dorados. Pero luego ¿cómo me despierto?, ¿cómo?

------------------

Nunca más haré afirmaciones categóricas. Aunque esta sea una.

------------------

"But it's not the fall that hurts It's when you hit the ground"
CAESARS PALACE

y no puedo evitar mover la cabeza y sonreir...

-----------------

Lady peaceful, lady happycanta la eterna sabiendo que es mentira porque, lo quiera o no, es toda una woman. Ni esta vez, ni ninguna.

domingo, 1 de julio de 2007

You better find somebody to love

Por fin aquí están algunas fotos de Sacedón. No hay vídeos por, como siempre, errores de logística. Que lo disfrutéis (yo no sé cómo podéis ser tan guapos, cabrones)

http://www.youtube.com/watch?v=ZaXKME9VX0o