viernes, 30 de noviembre de 2007

La felicidad de todos
es la felicidad de nadie.
Uniforme de sonrisas,
juegos de palabras publicitarios,
juego de contrarios facilones, tan iguales.
En este mundo de hermanos
siega cabezas democráticamente
a la misma altura,
mundo de pueblo,
de ignorancia.
La felicidad de todos
no es bastante
¿dónde está la felicidad de cada uno?

Photo Sharing and Video Hosting at Photobucket

martes, 27 de noviembre de 2007

COSAS DE LA ALDEA (VI)

GUARDERÍAS DE LA ALDEA

En la aldea se precian de seguir las normas y respetar a los clásicos. Por eso, por "guardería" se entiende "lugar donde se guardan niños".

Al ya muy traumático hecho de salir de tu casa, donde vagueabas todo el día y veías los Picapiedra, aunque no entendieras nada porque no habías sido aleccionado sobre el American way of life, se une el que las guarderías aldeanas sean aparcaderos asistemáticos de niños.

La primera guardería con la que me topé en mi periplo por los guardamuebles de niños de la aldea resultó condicionar mi más íntimo ser. En ella, un piso bajo igual que el mío, pero sin muebles, dos señoras recogían a los niños y los dejaban hacer a su antojo. Se jugaba violentamente al Coche fantástico (icono de moda) donde yo tenía que hacer de malo siempre y eso me jodía. Lamentable que ahora le vea más ventajas a lo de ser el malo, pero entonces, sí, me jodía mucho. Sobre todo, porque los niños aldeanos, de sin par imaginación, me decían "eh, tú, Malo" , así que siempre era el malo Malo (en unos bonitos libros sobre pedagogía y prevención de violencia escolar leo que este tipo de niños, líderes y mandones, tienen problemas sociales de aislamiento en su etapa adulta... ya, vale, very important a mis 3 años)

El segundo antro que pisaron mis huesos es, más que nada, de risa. Nos encontramos en otro piso del mismo estilo que el anterior. un hombre y una mujer controlan a la horda de mocosos, unos 30, desperdigados por todo el piso. Buscar una mínima programación o articulación del día a día es hablar de ciencia-ficción. Unos pintan, otros gritan, otros, simplemente, estamos. A la cabeza de la banda de malotes (compuesta por dos individuos) está Manolín. Su acólito es Luis (que le falta llamarle "usía" a Manolín... otro perfil clave en los estudios de pedagogía) La puerta del salón de la casa se cae y los niños se cuelgan de ella para acelerar el proceso con los lógicos aspavientos del guardador Paco. Tanto es así, que un día le pedimos que nos arregle la puerta de un cochecito de metal y, creyendo él que la puerta rota es la del salón, le da un desmayo y renuncia durante dos minutos a su cargo. El pandemonium infantil no tiene límite. los niños nos encerramos en los armarios empotrados que la casa trae de serie y nos gustan tanto las houdinadas que, un día, nos quedamos encerrados en una habitación sin saber mover el pestillo. El buen Paco tiene que salir de la casa y entrar por la ventana (gracias a los dioses que es un bajo) y abrirnos desde dentro (dejando la nave guarderil, pienso yo ahora, sola y a su suerte)

Al mediodía nos ponen la tele, único mueble de la segunda habitación. Pero yo nunca veo terminar los dibujos porque me voy antes a mi casa. de ahí me viene un desconocimiento casi total de las amigables series Yaki y Nuca y similares (aunque creo que los osos esos son posteriores, quién sabe, lo que está claro es que yo siempre odié a los osos, debo de tener algún post por ahí de eso)

Cuando los guardadores no podían más y justo antes de tirarse a la bebida, bajaban las persianas de la casa y nos decían "a dormir, a dormir" Son las 11 a.m., pero todos necesitamos un piti, así que nos sientan, nos hacen estirar un brazo, ponemos la cabeza en ese brazo y todos callados sin levantar la cabeza esperando a que ocurran dos cosas: a)dormirte; b)que se duerma antes el brazo.

A veces paseábamos por el parque (cuando el parque era un sitio salvaje y yo era tan pequeña como para que me lo pareciera aún más) Pero nos regañaban si cogíamos flores.

Así pues, uno sale de estas guarderías maltratado física y psicológicamente, habiéndose entontecido con la tele, con la figurita de plastilina del alma rota y más autista que cuando entró. Pobres, mis padres.

lunes, 26 de noviembre de 2007

Nos aterran las cortinas y los hijos, somos de la nueva escuela utilitaria teñida de lirismo insoportable. Plástico y goma, nada perenne, cobardía.

Nos aterran las cortinas y los hijos y decimos que somos modernos, para qué echar más niños al mundo. "Yo no me preocupo de las casas de muñecas", decimos rizando nuestro pelo. Plástico y goma, egocentrismo...

Acaricio tu cabeza y sé que tendré cortinas, que tendré hijos, que se morirán todas las muñecas.

viernes, 23 de noviembre de 2007

BUENOS-BUENÍSIMOS. LOS BUENOS QUE DEBIERON MORIR (VI)

PRÍNCIPE (La Bella Durmiente)

Un personaje que ni siquiera disfruta del placer de ser el único, no es "EL Príncipe" sino "UN Príncipe", porque antes estaba muy de moda eso de sacar a la realeza en los cuentos (para que los cuentistas pudieran congraciarse con el rey y tal), cosa que hace pensar a los extranjeros que España es un país de cuento. Aunque, claro, la mala, que frecuentemente era mujer, muchas veces también era reina.
Si bien este personaje podría estar en lo más alto de nuestro ránking, desconocemos su candor verdadero y sus intenciones. Que uno no se encuentra a una pava tendida y parada esperándote a ti (como el extintor) todos los días. Si a todo esto le sumamos que el príncipe por excelencia se nos queda en el de Disney (que era Satán, como sabéis) el pobre se viene abajo.

BONDAD: 8, digamos que tiene la bondad estándar de los personajes planos de los cuentos. Que le dicen "bájame el gato del árbol", él lo hace, que se tiene que ir a no sé dónde a matar un dragón, pues se va.

PODER: 8, espadón tiene. Aunque si seguimos algunas teorías propuestas, debemos entender que el dragón es el comunismo y el príncipe (todo en él WASP) lo derrota. Oye, allá cada uno.

CANDOR: 5, he aquí el punto oscuro. ¿Cómo podemos creer cándido a un hombre que va a ver si se aprovecha de una damisela KO?

CONTROL: 8, si se les mete un dragón en casa ya saben. O si tienen una hija casadera poco atractiva. Él se lo soluciona.
FÍSICO: 7, se supone que está bien y tal, pero para poder mirarlo con buenos ojos tienes que poder tolerar la raya a un lado repeinada y las capas de cuello alto.
TOTAL: 36, ¿desvirga doncellas?, ¿matador de dragones?, ¿tío con suerte?, ¿princeso en paro buscando amor?

martes, 20 de noviembre de 2007

PEDID Y SE OS DARÁ

Pedid y se os dará, ese es tu lema. Y echas otra jarra encima de alguien y piensas que te gustaría rellenarla con algo. Cinco minutos de rebeldía infructuosa. Pedid y se os dará, y sigues dando y, como todos los niños piensan alguna vez, tú también piensas aquello de "nadie-me-entiende" que es casi ya un frase hecha (o frase hecho, por tan constatada) como "por-debajo-de-la-tira-del-sujetador" o "vete-a-la-mierda" Porque uno nunca manda a otro sitio que no sea a la mierda (salvo originalismos y licencias poéticas) y vuelves a explicar por enésima vez que no existe un español más puro que otros, y sigues justificándote ante los ataques, "no, no, de verdad, hay mucho más (ciegodemierda)", y dices cosas que te gusta decir (crótalo, piedad, endo- y exo-, trama, majuco, planto, estúpido, aurea mediocritas, bizantino, joder, vernácula, mastodonte, fibra, pipa, lío, mi, jara, echar-nueve-polvos, tercer-nivel-de-concreción, Alejandría, bobo, guapaño, perdón, barrio, paideia ), sin ninguna intención especial ni rebuscada, las dices porque parecen mágicas o interesantes, porque merecen ser compartidas, por tu sentimiento de hombre del Renacimiento (que tantos problemas te ha traído), y vuelves, ¡otra vez, increíble!, a darte cuenta de que hay muchísimas cosas que nunca conseguirás comunicar, que se te quedarán dentro porque, lo hagas como lo hagas, no vas a poder darles el sentido correcto como un cristal que revienta y produce muchas esquirlas. La bala, la idea, es una; los pedazos, cientos. Así, así tus ideas se pierden. Como éstas, que no son más que un día donde, otra vez, nadie te defiende. Porque, sí, de acuerdo, todos los ataques vienen a ser signos de debilidad que habrían de sacarte una sonrilla, "pardillos/meriodetí", así en bajito, pero yo no valgo para la defensa-ataque. Hay quien tiene todo un manual de uso, porque, pobrecillo, debe amar poco (o follar poco, o ambas) o aburrirse mucho. Pero yo no valgo. Sáquense conclusiones si fuera necesario.


Y otros cinco minutos de rebeldía como éstos donde me encontraré la cagada de la mosca. Estáis pidiendo silencio. Y se os acabará dando.
(Plural de cortesía)

lunes, 19 de noviembre de 2007

LA HIPÓTESIS DEL GAVAGAI

El siguiente texto puede ser horroroso o muy interesante. Advertidos quedáis.

/Para los filólogos, para los curiosos, para los lingüistas, para los conejos, para los pedagogos, para los cabezotas, para los loros, para los coches, para Juanro, para mi profe de francés cuando se pone filológico que me pone, para los gavagais/

La hipótesis del Gavagai es bastante sencilla, pero aún así explica de manera eficaz cómo se adquiere (diferente de aprender) una lengua sólo con datos positivos.

Cuando los niños están adquiriendo su lengua (o lenguas) materna les llega información del exterior, de los adultos que hablan a su alrededor. Aún en este siglo XXI mucha gente cree que los niños aprenden a hablar mediante repeticiones. Huelga decir que eso es imposible ya que el lenguaje es, principalmente, creativo y las unidades que un ser humano puede emitir a lo largo de su vida llegan casi al infinito. O lo que es lo mismo, ¿cómo puede decir un niño "tengo ganas de comer caramelos" si nunca antes había oído esa misma oración? Puede haber oído las unidades léxicas sueltas y haberlas unido formando una oración, pero, entonces, estamos hablando de creatividad y no repetición. Otro ejemplo obvio que nos muestra cómo los niños no se limitan a repetir lo que oyen son los errores analógicos. Los niños cometen fallos en los verbos irregulares (yo oyo, en vez de yo oigo, o yo andé, en lugar de yo anduve) Estos fallos se deben a que en su cabeza la teoría gramatical está clara: la primera persona del pretérito perfecto simple de los verbos de la 1ª conjugación se hace con el sufijo -é (hablé, amé, soñé) por tanto, andar, es igual. Los niños (los seres humanos, en realidad) tienen las reglas en la cabeza, en la mente, y actúan por analogía.

Toda esta introducción es sólo para mostrar que podría existir un lenguaje universal porque más que los conceptos, se tiene la capacidad para generar conceptos. Y he aquí el gavagai. Quine fue el que puso este ejemplo: un nativo de una tribu perdida y un explorador pasean por el bosque. De pronto, un conejo salta y cruza el camino por donde ambos hombres caminan. El nativo, en su lengua, grita "¡gavagai!"
De este cuentecillo podemos sacar varias conclusiones. Para Eco, la fábula quería decir que el explorador, desconocedor de la lengua nativa, "solamente puede hacer hipótesis y construirse un manual propio de traducción, que tal vez no sea mejor que otro (lo importante es que presente una coherencia)".

Para el lingüista Uriagereka viene a significar que el explorador interpretará "conejo" porque siempre se tiende a elegir la interpretación más compleja. Al aprender una lengua se tienen datos positivos, es decir, nadie corrige a no ser que te equivoques. Así, si señalas un coche y dices "rueda" nadie te corregirá, y vivirás engañado pensando que el concepto "coche" en realidad se llama rueda. Sin embargo, si interpretamos la palabra coche para el concepto "rueda" al señalarlo y nombrarlo nos corregirán "eso redondo no se llama coche, sino rueda". Afortunadamente, es de esta segunda manera como aprendemos, con datos positivos. Así, si vemos un gavagai pensamos "conejo" y no "piel de conejo", ni "pata de conejo". Y es así, con el bello principio del subcaso (entre otros), como los niños consiguen aprender tanto en tan poco tiempo.

viernes, 16 de noviembre de 2007

NOCHARNIEGO

Algo (yo sé qué es)
me hace girar la cabeza hacia 1956
donde vamos en moto melena niña pijo rubia al viento
que hoy le ha dado por sentirse revolución (como si conociera a esa señora)
sensaciones contradictorias pero coherentes este verano
en que los trinches están asaltando caminos por pura melancolía.
Vuelvo
porque a veces, cuando él quiere, se convierte en momia
y yo, ñam, en Marcus Versus,
manido, pero efectista, así ha de ser. Me pega yo ser él.
Mi cabeza en tu espalda corriendo en moto sin ruedas,
te voy quitando las vendas.
Conflicto aproximación/negación
entre tu cama y la mía,
toda casa ajena me es preferida.
Soy quien ves, no quien imaginas
y soy mucho más de lo que podrías imaginar.
Sólo piensa, como un sabio japonés,
que es más fácil cambiar tus zapatos que alfombrar la tierra entera.
Todos los demás, en resumen,
son ventanas emergentes de publicidad.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Cuando mio Cidiello viene,
¡qué buenas albricias!
como un rayo de sol sale
en Guadalajara.
(Jarcha 3ª)

Si aquel joven conociera
de sus tiempos de estudiante
(¿no son todavía esos tiempos
todos los días de andar?)
a ese otro alcalaíno
que cita al Estagirita
y todo lo justifica
con la auctoritas divina
y no se pringa, verás.
Si lo conociera, digo,
quizá yo lo aceptaría
como algo más que a un amigo,
pero el hombre que no sabe
de los placeres carnales,
sinceramente, no vale.
Que el hedonismo mejor
ya nos viene del catorce
y lo contaba Juan Ruíz
en Libro del Buen Amor

martes, 13 de noviembre de 2007

Tengo la cara semigirada porque no me creo lo que veo. El tipo que se hace llamar James Bond (que digo yo que, a esas alturas de los 80, era más famoso que el Papa, no creo que pudiera pasar inadvertido... a lo mejor por eso le cambiaban tanto de cara) acaba de volar un puente en Afganistán para que los rusos se caigan así como suelen caerse los malos (con pocos gritos, si estuviéramos hablando del Bond de los 60 los gritos serían agudos) Bond está siendo ayudado por los muyahadines afganos, porque en esta peli aún no eran malos. Aquí los que estorban son los rusos que se comen a los niños con patatas. El caso es que el puente se ha venido abajo y los muyahadines, demostrando sus bajas pasiones, no hacen más que subir y bajar los brazos escopetón incluido y estar muy contentos porque los rusos san matao. Entonces yo hago un cálculo rápido y me llevo una y deduzco que un puente tiene que ser muy caro de hacer y que ahora los afganos se han quedado sin él y el gobierno seguro que no pone otro hasta que esté seguro de que no va a venir otro Jaime Eslabón (o Fianza o Vínculo o como se quiera traducir) con algún gadget de esos de Q a romperles las obras públicas.

Pienso en eso y en cómo pueden soportar el olor de la carne quemada con tanta explosión de coches con bicho dentro.

lunes, 12 de noviembre de 2007

TETRUÑOS: TEORÍAS PSEUDOCIENTÍFICAS Y PATRAÑUDAS (XI)

EL CHOPPED: ESO

Volviendo a nuestras teorías alimenticias, Gacelo vuelve a darnos la clave de algunos alimentos, cómo ya hizo con la
cuarto de libra.

En esta ocasión, Gacelo nos descubre la verdad sobre el chopped. El chopped es el gran desconocido en el mundo de los fiambres ¿qué es?, ¿de qué está hecho?, ¿a qué sabe?, ¿por qué el chopped y los muertos comparten el apelativo "fiambre"?
Mi abuela, que como todas las abuelas tenía una intuición certera y aguda, afirmaba que el chopped estaba hecho de trapos. Esas teorías fueron quedando atrás por culpa de las dietas en las que sólo podías comer chopped y pechuga de pavo. Las multinacionales chopperas limpiaron su imagen.
Sin embargo, Gacelo analizó el sabor del chopped descubriendo cierto toque de cadáver. "Ya desde pequeño no me gustaba ¿sabes? Me sabía así como, mmm, a cementerio"
Varios análisis más tarde dieron con la solución que aunaba 70 años de investigaciones clandestinas: el chopped estaba hecho de trapos, como afirmaba mi abuela, pero de un tipo de trapos particular: mortajas.
Hoy día podemos encontrar en el mercado diferentes tipos de chopped que intentan mitigar el resto que deja un fiambre. Así, podemos encontrar el chopped de "pavo" con ketchup, chopped de "cerdo" a las finas hierbas...
En mi búsqueda internáutica aprendiendo sobre el chopped he podido comprobar que no todo el mundo es capaz de diferenciarlo. He ahí un magnífico artículo en Farrucoland, por Farruco III, el Oblongo. Ahí, podemos apreciar cómo Farruco III y sus amigos discuten sobre el color de la mortadela y el chopped y se dan recetas: "la mortadela es rosa oscura. y además puede tener dibujos de mickey mouse. o aceitunas. o usarse para ciertas prácticas sexuales, aunque eso solo los hombres", dice Odd Eve. A lo que Farruco III responde: "por el culo te la jinco (la mortadela)" Pero para nuestra teoría es importante el cometario de Gray Fox: "el chopped es un tipo de moto(parecida a la harley pero sin ser harley) o tb un fiambre que comen los perros con ternillas(perrynat)" Por cierto, las cosas de Perrynat hoy día son de coleccionista. Pero esto nos demuestra que la sabiduría popular rechaza el chopped como alimento y que si alguna vez lo hemos comido ha sido por campañas publicitarias masivas.

viernes, 9 de noviembre de 2007

NO QUIERO COMPLICÁRMETE
PERO NO PUEDO EVITÁRMETELO
EN CUALQUIER CASO
SÍ (QUE NO) QUIERO HACÉRMETELO
COMO MÉTELO HIZO ELLA.

jueves, 8 de noviembre de 2007

¿Y si todo bajara las defensas?

¿Y si no sólo el frío te debilitara, sino también el grito del taxista o la mirada fría de la secretaria o no llevar al día el temario y que se te pierdan los bolis que mejor pintaban y no poder robar otro en ningún hotel meliá porque no te dejan ya entrar o aburrirte en el metro y leer por encima del hombro del japonés y descubrir que se está leyendo Doraemon al revés (al revés para ti, no para él que es japonés) o correr correr correr porque tienes trece segundos para beber agua mear tomarte un café arreglar tus asuntos romper con tus padres enterrar a tu hermano y todavía ir pensando que si no bebieras agua no tendrías que mear o el gorjeo de la tele que has dejado de entender como si estuvieras en otro país en otro planeta o leer a john steinbeck o saber que no puedes comprarte la napolitana de chocolate porque vale uno quince o descubrir que todas las anotaciones de joyce en el manuscrito del ulises no son más que pequeñas trampas para que los críticos estuvieran ocupados quinientos años y tú eres crítico y empiezas a estar harto de joyce y de su estampa pero reconoces que el tío fue listo y sólo por eso te bajan aún más las defensas?

¿Qué hace el médico entonces, además de recetarte vitaminas?

martes, 6 de noviembre de 2007

Supongo que no soy buena poeta
pues no fui a un colegio de monjas lesbianas
ni me he divorciado (aún) nunca
ni he vivido en berlín
ni tomé café en bogotá
ni aquello del pecé que ya he contado
ni lo otro de saberse los cantantes country
ni ser pedante como borges
diciendo cárcel y poeta
en vez de oscar wilde
ni comparto mesa con la poesía de la experiencia.
Yo pensé que bastaba
con hablar el idioma de las cosas,
con ver la pelusa de la vida
la costra que deja en la calzada
en forma de trébol o de grasa
con morirse cada vez que el semáforo cambia
con saber darse la vuelta a la piel
y mostrarse hasta desconocerse
con perder cada uno de mis nombres
en pos de una mentira llamada futuro.
Pero ni está de moda, ni se lleva, ni es suficiente.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Tengo una agenda del próximo año que sólo llega hasta octubre. Y eso tiene que querer decir algo. Intento ser optimista y no pensar que el último día de mi vida podría ser el 6 de octubre. Y esto, lejos de ser una reflexión poética por el tiempo (anda que no está visto eso ya) es la expresión de extrañeza y (¿por qué no decirlo?) de incertidumbre. Porque tengo una agenda que sólo llega hasta octubre y eso, seguro, quiere decir algo.

viernes, 2 de noviembre de 2007

JUEVES

No hace tanto tiempo que creías
que todas las vidas se acabarían en jueves
"hoy termina todo, ya está" te decías
a tus diez años de esperando amor,
quizá eran doce, da igual,
eran los tiempos de la EGB
y de los jueves con peleas de patio.
Luego te aterraron los domingos
porque había que esperar una semana
para aclarar malentendidos en bares con música demasiado alta,
tampoco era ternura, al parecer,
por no dar, no regalaban ni tristeza,
tendrías que comprarla muy cara ¿recuerdas?.
Olían los diecisiete a mala aplicación de leyes de educación
y a paredes lisas y dolor en las ojeras y tirones de pelo para despertarte.
Bronquitis llega para quedarse.
Y los jueves empezaron a ser promesas de días mejores
que nunca iban a llegar y lo sabías
refugiándote en una cosa que se dio en llamar
realismo social o modernismo o filosofía o cualesquiera o equis o cultura o europa
esperando al jueves del amor
el jueves en que bajo tu camiseta de Pericles llamando a amar a Grecia
unas manos acariciaron tu espalda amándote a ti.
Que merecieras ese jueves o no
será juzgado por el público que, con su aplauso o su abucheo,
valora tu Miles gloriosus, tu vida en sus manos.
Todo jueves es
una prueba de fuego en tu teatro de marionetas
desde tus diez años hasta ahora.