domingo, 28 de diciembre de 2008

LA INQUIETUD DE LAS ADELFAS

El dos soy yo y mi sombra.
Volvemos a encontrarnos amigas adelfas,
favoritas de los poetas
por encima del nenúfar.
Todavía queda esperanza en el mundo,
aún triunfa lo áspero y el veneno,
el número siete, la muerte,
lo que ya no puede cambiarse y por eso
el amor también.
Los siete gritos que dan
todas las mujeres heridas por dentro,
la tragedia estática, inmóvil,
la inquietud de las adelfas,
lija arsénica.
Sí es verdad que los cipreses creen en Dios,
pero de forma intermitente:
mira cómo se enciende y se apaga su confianza.

miércoles, 24 de diciembre de 2008

Mis amantes parecían
tumbados en la cama púas de peine.
Y a veces se reían
conmigo esperando la mañana,
oyendo cómo mis tortugas se caían,
haciendo ruido, de cabeza por su rampa.
Y acariciaban mi hombro.
Todo igual a ti.
Pero ellos, sorpresa y risa floja,
no me hablaban.
Qué placer en tus brazos,
tus labios directamente
al punto g de mi tímpano,
grandísimo
amor mío.

domingo, 21 de diciembre de 2008

Incomprendida, aunque concretamente,
mal entendida,
pasea por la pista de deportes, mármol barato verde,
un poco labradora, al cielo mira y teme
que le caiga encima otro chaparrón
de "no me gusta mi vida".
Sabe
que no puede confiar,
un poco creyente, del cielo espera,
cabeza al suelo,
que es lo único real que considera:
ni demasiado lejos para no verlo,
ni demasiado cerca para que estorbe.
Siempre demasiado tímida para ser extrovertida
y tan extrovertida que cohibe.
Un poco solitaria, de ella huye
esperando a ese yo que nunca llega
o que ya llegó y no supo reconocer.

miércoles, 17 de diciembre de 2008

DÁDIVA (da vida)

Y bien pudiera ser cierto
que amar a todos sea no amar a nadie,
pero también se ha estudiado
la posibilidad de crear amor
(generación espontánea)
amando a más de uno.

O amar esa sutileza del jasmin Noir
¿quién dice que eso no es amor?
O a ese chico gafas en la cabeza
que se lía con la morfología de las cosas redondas
y pone, liquidándonos a Huidobro y a mí,
cuatro o cinco adjetivos por momento.

Y bien pudiera ser cierto
que no hubiera suficientes partes mías para ir repartiendo,
pero tengo entendido
que es viable regenerarme en cada dádiva.

sábado, 13 de diciembre de 2008

Olvidominación en cada hasta luego que me tiras
y un consejo mal dado contra mí misma.

Cariacontecimiento por ver si te enteras
que me tienes partida y viva a medias
esperando que ames u odies, es decir,
hazme ya la escena del sofá
o dame un cheque sin fondos.

Olvidominación contigo en cada nuevo día
y toda mi cabeza destilando ser tu esclava
con demasiada dignidad mal entendida.


martes, 9 de diciembre de 2008

Si este fuera un poema vengativo
diría
tú caerás y yo quedaré en pie.
Si este fuera un poema maldito
diría
y en las de tus hijos
y en las de los hijos de tus hijos,
en esas tumbas también escupiré.
Si este fuera un poema optimista
diría
yo sé que al abrir el buzón
el sol va a salir a medianoche.
Si este fuera un poema freudiano
diría
llaves largas en cerraduras oscuras, mi amor.
Si este fuera un poema pesimista
diría
no pienso suicidarme,
me queda mucha guerra que dar.
Si este fuera un poema coherente
diría
pienso olvidarte y dejar de gastarme
y adiós sin dolor y sin ansia.
Si este fuera un poema musical
diría
sólo el suave sonido de tu voz velada
arranca escalofríos en mis rótulas.
Si este fuera un poema intelectual
diría
las cosas mismas están hechas
con el tejido de todo.
En definitiva, si este poema fuera para ti
diría las vueltas que das para quedarte quieto.
Pero yo avanzo y, por tanto,

no sabes de qué hablo.

domingo, 7 de diciembre de 2008

AMOR DE BERBERECHO (Optando a los V Copepod Awards)

Dentro del bar Colombia te conocí,
berberecho, compañero de otras fuentes
de mariscos más buscadas. Pero tú,
humilde chirla, no te humillas por nada.

Un amor dodecasílabo tuvimos
entre gambas y manteles de papel,
te quiero con limón bien cocidito
edulis, comestible... ¡No aguantaré!

En su punto de sal, valvado, diverso,
estriado, nutritivo…berberecho,
como la poesía misma
tú eres.


(Dentro de la Sección Oficial de Premios Copépodo 2008 del blog DDUC)

viernes, 5 de diciembre de 2008

Todas las cosas saben
de matemáticas.
El mundo usa un compás de fractales
en silencio crece muere crece mata
sobra decir que humildemente
sin darse importancia.
La liebre es perfecta en su salto
la víbora fulmina exacta
árboles dóricos
volcán y escalinata.
Todas las cosas suceden
con geometría
menos la invención del diez de enero
las máquinas cosechadoras
los ascensores que se paran en el tercero
haciendo multiplicaciones
tú y yo dentro.

lunes, 1 de diciembre de 2008

En un cubo de luces
cinco monos bailan disco y se hacen famosos.
Suspiro y cabeza a la izquierda,
sonrisa, no obstante: es el mundo que me toca.
Sigue estando la Tierra llena de tesoros
como la sonrisa de Omar Sharif sacándose el carnet
(haciendo el papel de siempre
ya sea en descapotable o en camello)
o los músicos de Blista Kompac.
Sobreviviremos a todo,
gracias por el amor, más que nada.








viernes, 28 de noviembre de 2008

Ser joven y entenderlo
no pasa simplemente por sentirte activo o con fuerzas,
eso es sólo una cuestión de las estaciones
o de haber dormido unas ocho horas.

Ser joven y entenderlo
es saber cuándo te equivocas
y mirar a tus mayores,
no necesariamente más viejos, pero sí mucho más sabios,
agachar la cabeza con media sonrisa mientras ellos te revuelven el pelo.
Aceptarte inexperto.
Aceptarte.





lunes, 24 de noviembre de 2008

AD KALENDRAS GRAECAS (no, nunca)

Era una chica normal disfrazada de rareza
que a veces se quitaba la careta
y se encontraba rara de normal que era.

Era un chico grande y alto con pantalones canela,
la chica se queda mirando su va y viene
por si quiere algo de ella.

Eran momentos perdidos, encuentros de mano a mano,
eran pequeños detalles que le decían "sigue, vamos, adelante"

Lo hubiera negado todo al primer cantar del gallo,
pero mientras la pregunta llega, ella sueña...

Era una chica muy rara, disfrazada de simpleza,
él se vestía elegante, diríase que de seda,
ella quería su cuerpo y algo de mente-suerte en la maleta
él era una duda sucia con todas las respuestas:
lo que nunca ha sucedido pasa siempre en la cabeza,
todo lo hubiera negado hasta las calendas griegas.

jueves, 20 de noviembre de 2008

Y sacado por las escaleras mecánicas
uno asciende a un mundo
que no era como había imaginado.
Un fondo de pantalla gris tres dimensiones
con ladrillos ennegrecidos, desagraciados,
nunca estuvo entre tus elecciones.

La frustración tiene una banda magnética
que pasas en el autobús,
cóbrate, cariño.
Y miedo a que el moreno de al lado te viole
y miedo a que no te viole.

domingo, 16 de noviembre de 2008

APROVECHAMIENTO

Podríamos plantearnos dejar de confundir lo bonito con lo bello
o no hacer historia con los sellos de franqueo.
Permitirnos decir sí y no y que sea válido
el camino intermedio sin intermediarios.
No y digo no mezclarse en nada y ensuciarse,
no defininido y no por ello deficiente,
árbol y roca, muro y escama y si me apetece tiro porque me toca
y salen damas.
Enseñar a los niños los peligros del futuro sin anclarlos al pasado
(usar pizarras digitales y quitarnos de encima el yeso de años),
dar vida al mármol, matar los nervios,
comer de tal manera que nos sintamos ligeros
y estudiar la manera de aprender más estudiando menos.
Quiero pasear por una stoa, gritar con los ojos, andar con las manos,
estar del revés y correcta, alargar las piernas
desde el mundo de los sueños hasta el suelo.
Podríamos plantearnos, aunque sea de vez en cuando,
hacer bien las cosas, ser humanos,
no es difícil: es todo lo que se nos ha encomendado.



miércoles, 12 de noviembre de 2008

Porque no eres mío y sé que podrías serlo
eso es lo que duele,
la no tenencia,
la nada en los bolsillos (alguna pelusa, siempre)
es simplemente un no conocer el placer, no haberlo tenido asido
mientras que sabiendo lo que sé,
lo que me dices con el cuello, con las manos a los lados
no puedo soportar
que no seas mío sabiendo que podrías serlo.

Podría estar volviéndome loca
pero no suelo equivocarme en estas lides.
No sé sumar, no localizo la derecha a la primera, ni la primera a la primera,
pero ciertas miradas a un plato, ciertas caricias dolorosas...
podría estar volviéndome loca, pero lo cierto es
que podrías estar volviéndome loca.

sábado, 8 de noviembre de 2008

HOMO VIDENS 1888-2008

Ese señor que sin corbata apoya su brazo
en la tribuna o mesón de telediario
y con media sonrisa me cuenta sin narrador.
Es duro ser un hombre de tarima flotante en lo alto,
siempre en el punto de mira
y aunque te ignoran
no negaría que quisieran asesinarte, oye.
Y cuídate
porque la cuota de alta para matarte es cero,
ya no se lleva decir gratis,
para una palabra que entendía
a sólo cero treinta el asesinato,
hombre de telediario,
esto nunca te hubiera pasado con nuestros pesos sin centimillos,
nadie se hubiera comprado nada a diez duros. De ninguna manera.
Yo, si quieres, te propongo:
o nos fugamos y montamos un imposible hotel/parque de atracciones
(esto no se le ocurrió ni al más práctico de los galanes)
o seguimos filtrando el café y dándonos con floretes sin punta.

martes, 4 de noviembre de 2008

ROLES

¿Qué dirán de mí, qué dirán?
¿Lo mismo que dicen de otros?
Que parezco maja, que soy tímida, que voy con prisa,
que me gusta el té con leche, que suelo coger los bolis con la izquierda.

¿Qué dirán de mí, qué dirán?
Cuando paso y dejo parte de mi oído entre ellos
y aún así no oigo... ¿qué dirán?
Que soy alta, que tengo mal carácter, que parezco alegre,
que tengo problemas conmigo misma y con el otoño, que suelo ir despeinada
que tengo mala leche.
¿Pensarán en mí como en ellos pienso?
¿Habrán atrapado ya la esencia que yo intento quitarles?
¿Habrán encontrado a la verdadera que quiero enseñar y siempre escondo?

sábado, 1 de noviembre de 2008

Rozaba el roce y me dio un susto
pensar que sabías que el roce yo rozaba.
Dorso contra dorso de mano, mano al corazón en un espasmo
¿lo notaste?

Mirada contundente, leve toque,
y siempre duda sin saber si tú mirabas (por dentro).
Telepatía a fuerza de sonrisa imán
rozo el roce que le haces a un objeto
queriendo ser yo cuchara, plato, mesa.

Ignorante de intenciones, háblame,
todas las canciones me cuentan de ti.
La música de hoy me dice
que me dejas
por otra que ni roce ni mirada ni sonrisa ni servicio.

No tengo orgullo.

viernes, 31 de octubre de 2008

CANTOS RODADOS (V)

13. Los narradores autobiográficos se hallan a menudo en la disyuntiva de elegir entre ser fieles a su historia y, por tanto, a sí mismos y ser fieles al entretenimiento de su público lector.

14. Tenemos ya suficiente circo: ahora esperamos ansiosos el pan.

15. ¿Cómo hubiera sido encontrarse a las Vanguardias realmente vanguardistas allá en los años 20 y 30?

martes, 28 de octubre de 2008

POEMA DE ÚLTIMOS VERSOS

Y recuerda que como coja la puerta
me la llevo,
que bajando y subiendo, en algún punto nos encontraremos,
pero hoy voy ascendiendo.
Cuando te has decidido a venir
has encontrado el vestido de novia muerto
y la despensa saqueada por los gatos
y a los gatos saqueados por las ratas
y las ratas acosadas por las moscas
conservando un orden socio-animal inamovible,
como amurallados son tus párpados
y recuerda que párpados y pestañas
no sirven para proteger,
sino para esconder avestruz.
Quédate gritando "¿alguien me oye?",
pero hazlo en silencio.

viernes, 24 de octubre de 2008

DO

Practica ese juego ameno de ser tú
al menos cuatro veces al día,
pero nunca al levantarse. Se aconseja
que sea siempre antes de merendar o el meridiano
te coje por los pelos (ha habido casos)
Coméntale al sofá que le abandonas
y juega al poker echando órdago cada tres risas.
Gira sobre ti mismo sin moverte demasiado, no te pierdas
ni una mirada, ni un secuestro espontáneo de ojos voladores
(que te veo, que te veo)
y echa la cabeza hacia atrás siempre que puedas, coge ángulo,
proyecta tu futuro en el presente.
Vive el cielo.
Hazlo.
Practica el yoísmo con todo el que puedas.



domingo, 19 de octubre de 2008

VIOLENCIOS

Te lo imaginas austriaco y un poco judío sólo porque toca el violín, de igual manera que siempre imaginamos rumano al acordeonista y mujer al arpista (y ahí está Harpo Marx para demostrar lo contrario, que además de ser un gran ideólogo, tocaba el arpa, a más de la bocina)
Lo malo de vecinarse con un músico es que no atiende a peticiones del oyente y repite, repite la misma pieza hasta que ambos la conocéis a la perfección. Te dan ganas de subir y decirle "oye, majo, ¿me haces tú el cuadre de fin de mes?, ¿no? Pues yo tampoco quiero aprenderme el dueto de Mozart KV 487" Y eso de "KV" te hace sentir importante. Tú sabes por qué.
Pero otras veces te anima el día. Cuando estás en casa intentando dormir esperas a que suene su melodía e intentas adivinar si está triste o contento, aunque no por lo que toca (imaginas que siempre son tareas impuestas y que no suele elegir) sino por cómo toca. "Hoy le duelen los dedos", te dices. Has intentado descifrar en su música si es hombre o mujer, joven o viejo. Pero no eres tan hábil (a pesar del detalle "KV") Te gusta pensar que es joven, de no más de 30 años y hombre, por supuesto, tímido y de pelo ralo. Claro, es violinista.
Asomado a la ventana esperas que empiece a tocar. Hoy le has visto un codo, el del brazo que sostenía el arco. Estaba quieto sobre el violín, poniendo resina a las cuerdas. Sólo un codo, pero lo has sabido: es mujer, y muy brava. Porque no es un violín lo que toca, sino una viola.

viernes, 17 de octubre de 2008

Ya no recuerdo
quién fue el que me enseñó a distinguir nimbos de cirros
y yo siempre enamorada de estos detalles
lo amé mostrando mi baza
(un poco de mitología bajo el plano de las estrellas
es un chapeau en la primera cita no preparada)
Ya no recuerdo a quién conté
el argumento de Giselle
y él, torpe y cumplidor, me puso ese nombre. Pobrecillo.
Ya no recuerdo qué amor medía uno ochenta y uno,
cuál pesaba sesenta y cuatro kilos,
quién dormía con un tanque entre las sábanas.
Seguro que ellos no diferencian ya
mi Pólux de su melena,
mi prosa de su cintura,
y ninguno recuerda, seguro,
el golpe de efecto último,
el consabido juego del ahora o nunca en el abismo ¡salta!
(llámese coche, cama, hierba)
Pero ¿y si recordaran al menos como yo ahora?
Imposible, no,
ellos no escribían versos.

miércoles, 15 de octubre de 2008

Las calles todavía,
aunque se empeñaron en borrarlas,
conservan las huellas de su estado mítico.
Los hombres todavía,
aunque se empeñaron en borrarla,
usan su intuición persiguiendo esas huellas.
Subidos a promontorios,
lo que el urbanismo llamó miradores,
dominan la parte alta de la ciudad.

Y a las siete de la tarde
ocurre el milagro del conocimiento.

Los hombres olfatean el aire rosado
y lo calibran
y saben con su íntima sapiencia
que llega la primavera
independientemente del mes que sea:
dentro
es algo más antiguo que el ángulo solar.
Los hombres llevan grabadas en su esqueleto
el recuerdo de las calles que buscaron
y agradecen la caricia de la tierra
que los llama a cada uno
por su nombre verdadero.





lunes, 13 de octubre de 2008

TUBA MIRUM

No hace falta creer en la resurrección
para saber que una tuba resplandeciente nos llama,
que toda criatura se alza
y cae
y va a su juicio
y responde.
¿Quedarás tú reducido a cenizas?
¿Por fin darás que hablar
o sigues esperando un hecho admirable
más allá de nubes a la carrera,
de la trompera brillante que nunca oyes?
Todos los sepulcros rotos
y en cada uno una flor despidiendo a la muerte.
Es la era de las novedades consabidas,
lo que nunca estuvo escondido se mostrará,
reunidos todos mirando el hueco que deja en nuestros cuerpos
el alma huida.


viernes, 10 de octubre de 2008

ENCONTRANDO

Lo que siempre quise hacer quizá no era
construir barcos y meterlos en botellas
o escribir en las paredes grafitis ingeniosos
y por eso iba buscando acción en esos actos
válidos y curiosos, pero muy ajenos.

Llegar al punto de no reconocerme y gustarme,
llegar al punto de temer haber cambiado a mejor,
temer, como siempre, como todos, haberlo tenido,
tenerlo hasta cuándo.

Lo que siempre quise hacer era ordenarme
en este sacerdocio delicado,
actividad plena de sentido
donde una cara no es igual a otra
y ya da igual qué palabras elijas
mientras acaricies la cabeza adecuada
con algo de fuerza y seda entretejidas.

miércoles, 8 de octubre de 2008

CONVERSACIONES EN LA TERRAZA (XIV)

-¿Sabes, Peter?

-Evidentemente, no, no sé.

-Pues hagamos que la evidencia desaparezca y que sepas, al fin.

-Sin estar de acuerdo del todo, no rechazaré tu sugerencia.

-Bien me parece.

-Me parece bien.

-Así, pues Peter, lo que no sabes es que nunca hemos hablado de mujeres.

-Ni siquiera sabía que podíamos.

-Creo que en algún libro de Sócrates él mismo afirma esta posibilidad.

-¿En qué libro de Sócrates, Matt? Jamás escribió ningún libro. Ya sabes que él no confiaba...

-Peter, no te pongas pedante, que no te va.

-Lo sé, Matt, lo sé... Pero por una vez me gustaba la sensación de saber algo.

-Cada cual en su sitio y el villano en su rincón, Peter. En fin, amigo estimado, el caso es que estoy enamorado.

-Ni en un millón de conversaciones en la terraza hubiera imaginado esto, Matt.

-Ya, Peter moteado de las nieves... Algo está cambiando.

-¿Y cómo se llama el ser donde depositas tu amor?

-No lo sé. No me lo ha dicho.

-Oh, ya veo, se trata de un amor platónico.

-¿Pero no seguíamos a Sócrates?

-A mí no me mires, Matt, yo soy el ignorante.

-Yo no sé nada del amor, Peter, sólo puedo decirte que ella, mi amada, no me ha dicho su nombre.

-¿Pero acaso os conocéis en persona o ella es de material de sueño?

-Pero ¡cómo! ¡claro que es real! Lo que pasa es que es muda.

-Oh, ahora todo encaja. ¿Y cómo conseguís comunicaros?

-Lo sobrellevamos como podemos. Pero es todo muy confuso. A veces ella me enseña un puño y no sé si es que quiere pegarme o es que me dice la letra A.

-Muy triste esto, Matt. Porque no se puede confundir un puñetazo con una A. Perderás oportunidades de que te zurre con esa ignorancia.

-Lo sé, lo sé. Pero la amo tanto...

-Pero si no sabes su nombre ¿cómo haces para dirigirte a ella?

-Le tiro del bajo de la falda. Así ella sabe que la estoy llamando.

-¿Y si está lejos?

-¿Y para qué querría, piensa un poco Peter, llamarla si está lejos?

-Para que venga hacia ti, supongo.

-Si está lejos no tiene que venir, si está lejos lo que tiene que hacer es alejarse más y ser libre.

-Qué bonito hablas, Matt.

-En todo caso, carísimo Peter, no le veo futuro a nuestro amor.

-No me digas eso, que soy muy sensible.

-Ya sabes que el amor es una urna de cristal. Pero no como las urnas de las elecciones, no por cierto, así no. Mucho más frágil.

-¿Más frágil que las elecciones? Qué terrible es el amor.

-Pero no muevas la cabeza apesadumbrado, Peter. Ella es demasiado buena para mí.
-Seguramente, Matt. Tendrías que buscarte una mujer sorda. Seríais muy felices.

lunes, 6 de octubre de 2008

Simplicissimus

El hastío vital, ese cáncer o mal atávico de algunas de las vidas que he vivido y vivo ("qué vida tan estúpida" tal y cual, tan traído y llevado en bocas de féminas novelescas)
¿Soluciones? Múltiples, y me las sé todas (llevo haciendo estos mismos deberes desde los 11 años, sin pasar de curso) Contundencia, me han dicho hoy, como el rock and roll. Sí, quizá eso es lo que me falta: rodearme de contundencia (que a mí me sobra)

Muchas soluciones (la técnica de la podadera y todo de raíz, la del discurso convincente -esta precisa un auditorio que te quiera hacer caso-, la de ámate a ti mismo como amas a los demás y viceversus...) Aún estoy decidiendo cuál escoger. Si lo único que quiero es ser feliz... ya ves tú... y lo fácil que es, putain. Un post-it... sólo un post-it en el sitio adecuado, un mensaje no necesariamente de texto, una sorpresa no esperada (¿las hay que se esperen? oh, sí, ya lo creo), un... lo que sea... pero es que... sigue tú... yo ya... me rindo.

miércoles, 1 de octubre de 2008

QUINIENTOS-NOVECIENTOS

Tú formas parte de la historia
cuando tocas las piedras milenarias

o bailas en un local de hace veinte años
en una triste pero incesante corriente.

Algo insensato nos empujó un día
a salir de esta meseta inmensa y aterida
y en los barcos se confundían
poetas, bandidos, asesinos, frailes,
aventureros todos,
nada que perder,
quizá el alma dura y amarilla.
Y así pasamos a la edad de los relojes
donde oro y minuto eran lo mismo
y acabamos como una hoja flotando
en el líquido inflamable de los ismos.
Los que conocían soluciones se callaron moviendo la cabeza,
los otros, neorrománticos, gritaron lo que pudieron
mezclando historia, arte, pulmones, excursiones por los cerros.
Algo ha empujado desde siempre
a moverse del lugar de nacimiento,
a veces el valor de un hombre
se mide en su capacidad para irse lejos.
Acabó todo en paréntesis
con alguna orgía
y aquí nos vemos, cero-cero,
idénticas miasmas de polvo
a través de siglos
que empiezan y terminan cuando pueden.

martes, 30 de septiembre de 2008

lunes, 29 de septiembre de 2008

Y para eso él estudia y lucha y se homologa,
para ir caminando asindético
y ni ver-conocer (risa floja)
a un tópico de novela propia muy usado
que es él mismo (el mal amante, el mal amigo)
Ya maquinelo, ya tuercador,
repitiendo una letanía
salta de signo en signo,
repitiendo una letanía
masticando el éxito polvoroso
con la esperanza de que algo se salve
aunque no sea él mismo.

jueves, 25 de septiembre de 2008

HAIKUS DE LA CIUDAD (VI)

XVI
Sobre el estanque
se ríe a carcajadas
una libélula.


XVII
Briznas de asfalto
acarician la hierba
en cada bosque.

XVIII
En los caminos
se encuentra disfrazada
la vida andando.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Esta mañana (aún era de noche, si entendemos por noche "cuando está oscuro", aunque ya eran las 7:17 a.m.) me encontraba esperando al tren (aquí se han de poner todos los tópicos de esperar al tren, a saber, sueño, malestar, picor general...) Algo se ha metido por debajo del raíl de la vía. Algo ágil. ¿Una hoja? Imposible, y no porque es complicado que una hoja seca sea ágil, sino porque aún no ha comenzado la caída de la hoja de una manera globalizada (que hasta eso está globalizado) "Un ratón", he pensado. Como llamado por mi pensamiento, un ratón blanquigrís ha salido de debajo del raíl y ha cruzado al raíl de enfrente. Me he asomado para verle mejor. ¡Menudo hallazgo! ¡Un ratón en la vía del tren! Corría por el raíl, por la parte que queda de canto. Corría derpisa, deprisa, todo lo deprisa que le daban las patas. En ocasiones, cuando no veía claro el futuro, se resguardaba bajo el raíl como, por ejemplo, cuando llegó el tren.
-----------------------------
Se llama... en realidad no importa. Es un muchacho que no tiene edad. Supongo que si miramos en el registro civil nos sorprenderemos al comprobar que unos 13 ó 14. Tiene los ojos claros, más bien limpios. No sabría decir de qué color, quizá grises, quizá azul clarísimo. Ojos limpios, entonces. Me ha contado lo que tiene en su habitación: una espada de plástico, unos cuentos infantiles, seis consolas y veinte juegos... En su redacción afirma que le gusta el colegio y los profesores de este año. ¿Qué piensa? ¿En qué piensa cuando le llamo por su nombre y le pregunto por sus pensamientos? ¿Qué quiere decirme con sus ojos limpios? ¿Qué mira cuando mira al vacío? A veces, cuando no ve claro el futuro, se esconde dentro de sí mismo como, por ejemplo, cuando le pregunto por los verbos.

miércoles, 17 de septiembre de 2008

¿Y quién eres?
Detrás de la piel
vamos quitando capas
menos palabras cada vez.
Arrancamos nombre amigo besos en la oreja
el sujeto la familia el grupo la etnia
¿y quién eres?
Descripción tan larga como quieras
el relato de tus hazañas
logros el árbol el libro el hijo
tu paso por la Tierra.
Arrancamos final amor huellas en el parque
la cabeza la madre el héroe la esencia
¿y quién eres?

domingo, 14 de septiembre de 2008

PRÓXIMA ESTACIÓN, LA RAMBLA

Lleva un carrito de hipopótamo de felpa. Ahí no caben más que dos o tres pinturas y algún dibujo, pero se agarra al cofre del tesoro como John Long Silver. No, definitivamente no cabe una botella de ron. Dice a la chica que tiene al lado "mama". Pero se lo dice como preguntando, como pidiendo algo. Su madre le mira atenta, pero él no dice nada, sólo apoya su cabeza minúscula en el hombro de ella. Tiene sueño, deduzco. Sube los pies al asiento del metro y no importa porque es de plástico. viva el plástico, abajo la tela. Me lo imagino dentro de veinte años diciendo "bua, cuando yo era ñajo..." (y la lingüista me interrumpe y me dice si estoy del todo segura de si dentro de veinte años se seguirá diciendo "ñajo") llevaba una mochilita con un hipo, más maja..." Le veo perfectamente sus rasgos de hombre joven sobre sus rasgos de niño, un niño que ya no se apoyará sobre el hombro de su madre y una madre que será un poco más vieja. ¿Y cómo será ese hombre? Guapo, deduzco, a no ser que empiece a fumar antes de los 14 y se le estropee la piel (y la bióloga me dice que eso le sucede sobre todo a las mujeres) Y quizá siga igual de tierno, quién sabe, porque le deduzco a mi hombre-niño una ternura exenta de su infancia, una escultura de bulto que puede transportarse a la edad adulta. No sé de dónde me saco esa certeza, quizá en la forma que tiene de relacionarse con su madre, no exactamente mimosa, sino como un amigo fiel que hoy necesita un poco de ayuda.
"Próxima estación, La Rambla", dice Mari Pili Voz en Off. En realidad, no es la próxima, ya que lo dice cuando hemos llegado.
El guaje coge su carrito hipomochila aunque se sorprende de haber llegado ya "¿Pero ya es aquiiiiiiiii?" Sí, tiene sueño, habla igual que yo cuando tengo sueño. Su madre le advierte de la conveniencia de no atropellar mis pies con su transportín "Los pies de la chica", le dice. Yo le saco la lengua, se muere de vergüenza. Bien, he hecho contacto ocular y bromístico. Mira mucho mis pies, quizá crea que los ha atropellado finalmente o se pregunta cuánto podrá apurar el paso sin pasarme por encima sus tres pinturas, su dibujo y su peluche.
Adiós. Así comencé la amistad esporádica y promiscua.

jueves, 11 de septiembre de 2008

CANTOS RODADOS (IV)

10. Se busca persona para formar hogar y lo que surja.

11. Para odiar hay que tener una disciplina de la que carezco.

12. Inventaron los ingenieros un sistema para agrandar los habitáculos sin apenas costes: crearon la hostilidad.

miércoles, 3 de septiembre de 2008

GENTE MENUDA SE NOS VIENE ENCIMA

[Escrito a propósito de un verso mal entendido de Silvi Orión]

A los niños que nunca tendré
pero que son míos,
patrimonio de la humanidad
y la UNESCO en Babia.
Niños con pancartas reivindicativas en blanco
que jamás llegan a escribir,
niños-perro mal alimentados
con salchichas y patatas fritas,
pan y circo.
Porque ya es triste no tener futuro,
pero mucho más si era lo único con lo que se contaba.
Gente menuda se nos viene encima
¿estáis preparados para las preguntas?
Entonces, no os quejéis de sus respuestas.

sábado, 30 de agosto de 2008

Estoy teniendo miedo
de este poema que escribo
porque no es el que quisiera escribir
pero las circunstancias se llaman desde el siglo XX
y hay una presión de hoja que cruje entre pecho y muelas
y las visiones de una noche de carnaval de oro falso y decepción
me preguntan si no seré yo como ellos o al menos me obligan a pensar
que en algún lugar en algún momento yo también quise verle el lomo al halcón
y pequé de incauta
porque confundí al ave
con un lagarto encadenado y aburrido
sin darme cuenta, oh hermosa,
que yo tenía el poder y él la fusta.


martes, 26 de agosto de 2008

Tengo la sensación
de que todo se paga.
No se trata del rayo vengador
de un dios al que no le importas,
tampoco es un supersticioso trato
donde compras salud ayudando a cruzar a un ciego,
sucede de forma más tangible,
in praesentia o in absentia tuya,
en conciencia propia o colectiva.
Pero no tengas duda:
si deseas el mal, el mal regresa
a cobrarte la factura del traje
que le has cortado a un equis,
y es, como todos los modistos, persistente.
Y si haces el bien éste te invita
a la calma de dormir sin sueños.
Más que de la transacción intercambio yo doy-me devuelven
tengo la sensación
de las consecuencias de todo acto.
Me siento a esperarlas.

jueves, 21 de agosto de 2008

HI-FI

No se fíen
de la moderna primavera
adicta a los barrios y a las nubes con chistera
que pasean por sus calles.
Himnos alegres que deprimen,
casas que en otros tiempos habrían sido bombardeadas
(hoy la circunstancia es floja y sin voluntad)
casas que de casas sólo el nombre
os amo con dependencia de perra,
Bauhaus mediante.
Y una persona, humana o no,
siempre sorprendida y collage,
me mira y entiende
para, al primer dolor, evitar.
Señores del jurado no se fíen, no olviden
que Teen Spirit, antes que nada,
fue un desodorante.

martes, 19 de agosto de 2008

LOS MALOS QUE NO ENTRARON. UNOFFICIAL LIST (IV)

EL CABALLERO NEGRO (Los caballeros de la mesa cuadrada)

Dedicado a la ciudad galesa donde está prohibida la emisión de la película La vida de Brian y muy especialmente a sus habitantes españoles.

Muy probablemente, el caballero negro quiso ser un Sith (chulito y asesino sin mancharse), pero le quedaban siglos para conocer este poder, así que se quedó en piltrafilla. Eso sí, una piltrafilla muy cabezota.
Lucha con todas sus fuerzas, aunque cada vez le queda menos... cuerpo. Este malo da entre risa y pena. Su entrega al combate es admirable, pero su estúpida muerte porque "no se aparta ante nadie" y porque no quiere reconocer que le faltan los brazos es, cuando menos, lamentable. Brazos y piernas off, el tronco del caballero negro aún grita desde el suelo "no huyáis, gusano cobarde"

Una metáfora de la vida con su moraleja incluída: los árboles no nos dejan ver el bosque o no esperes a estar desmembrado para rendirte.

martes, 12 de agosto de 2008

EL CASO

Soy un caso:
mirando fotos de tu cara recuerdo
cómo tus manos mariposa son dedos
peliagudos, caricia obtusamplia a manos llenas.

Somos un caso:
en todas las fotografías, en todas
te quiero tener como me tienes cogida
para que no me caiga por la borda y me desbordo
si no miras al objetivo y te atrapo qué sé yo
guardando un euro en tu cartera abrochándote un zapato.

Has estado provocando la sonrisa todo el tiempo
lágrimas aparte.
Pero mírate, mírate,
¿tú has visto más belleza por centímetro fotografiado?
Nadie, creeme, nadie, ha visto lo que yo he visto en tus movimientos
siempre de jazz y bondad torrenciada.
Esos ojos concentrados y alfileres que acarician,
escuadra de dios entre la mandíbula y el cuello.
Para volverse loca de un mordisco,
para morir de pronto en una risa tuya.

Esto es un caso.
¿O acaso crees que sucede todos los días?

viernes, 1 de agosto de 2008

¡VACACIONES!






Desde donde Sarkozy se pone la capa de armiño a escondidas recordando lo que pudo ser y no fue hasta donde la reina Isabel II sólo es es tolerada.










Coll d'Ordino, Andorra





Aberystwyth, Gales

martes, 29 de julio de 2008

[Consejos de uso: siempre que sea posible, acompañar la lectura del poema con la canción Respect, de Aretha Franklyn]



Sería largo de explicar
(prolijo, diría el escritor comerciante de dramas
golpeador de almohadas y tumbas en la noche)
el porqué no quiero dirigirte la palabra.
No es por dignidad que me contenga
cada vez que quiero lanzar mi dedo índice desde lo alto al intro.
Ni siento orgullo cuando me repito que eso no debe suceder, no debe, no debe suceder.
Me reprimo porque si empiezo a tirarte jarrones y sillas,
artillería doméstica y a mano,
acabaré lanzándote mis entrañas,
igual de doméstico, igual de a mano,
pero ni mereces tanto,
ni tengo tiempo.

Ya dije: prolijo.

miércoles, 23 de julio de 2008

ALELUYAS

El ser humano, el hombre (y la hombra) no deja de ser un animal y, lo que es más, parte activa de los ecosistemas. Es decir, por muchas estupideces que hagamos y por muchos embolaos y jardines en los que nos metamos porque somos hombrinos torpes y sin garras ni pelo ni velocidad, no dejamos de actuar como actúan todos los seres vivos: un mínimo esfuerzo buscando la máxima recompensa.

La felicidad es sólo esta división (perdonen mi gusto a la matemática, siempre lo he tenido y en este último mes se me ha activado): beneficio/gasto= nivel de felicidad.

Los problemas empiezan cuando no somos capaces de medir el grado de gasto. Andar diez kilómetros es un gasto que no da beneficios para algunas personas. Hacer un examen de seis horas y media y no conseguir nada, también.

¿Nada?

En fin, luces entre sombras de la clara oscuridad. Nunca he creído en el grafitti "No hay futuro".


Imagen: Cerebro Hueco

lunes, 21 de julio de 2008

Y ver que un mínimo gesto de cejas o una sonrisa escuálida de lado es para algunos un acercamiento mayor a ningún otro. Porque nadie dejó dicho el cómo, el cuánto ni el grado.
Ver, en definitiva, que tu enemigo también es una persona y que, pudiendo parecer retorcido y manipulador, quizá sólo está intentando pagar su culpa con preguntas convencionales.

jueves, 17 de julio de 2008

PRIMAVERA EN ALCALÁ

Pasé cinco años yendo a Alcalá de octubre a junio, de ocho a tres (en el peor de los casos). Allí pasaron y no pasaron muchas cosas. Este poema es para esos con los que compartí cinco primaveras en Alcalá mientras nos hacíamos mayores... se supone.
(Escrito en un tren en mayo de 2008)

Sonrosada y vergonzosa, en Alcalá,
la primavera nos cogió leyendo latines
y confundimos las felicidad de entenderlos
con el entusiasmo de ser jóvenes y amigos.
Desde el primer momento la luz parecía verde y musculosa.
Parecía.
El paréntesis de cierre no se veía límite,
se alargaba nuestra estancia en el inocente.
Cúpulas que no servían para nada
junto a paredes blancas cableadas.
Incoherencias con las que hacía mi historia,
¿no estaba lleno de personalidad
ese caserón, Pérez u Ozores los dueños?
Y el semáforo en rojo por favor
que nos dé tiempo a jugar un poco.
Pero eran inventos míos
con mis reglas y mis premios y mis pérdidas.
No jugaban todos, ahora lo veo.

Nadie escribía poesía,
qué extraño.

Y siempre era primavera en Alcalá. Llegó,
llegó
ese instante comprometido, par y último,
primavera en un río ominoso y tímido,
yo jugaba a ninfas bien armadas,
daba un aire de boxeador de las hadas.
Y te reías. Con la cintura.
Entiendo que prefirieras mis carreras
a un pulmón contaminado de delicias.
Espejismo. Una jarra se vacía.

Gris y estúpida, en Alcalá,
la primavera nos cogió leyendo gramática
y confundimos la felicidad de entenderla
con la histérica situación en un patio de hace tres siglos.
“Aquí viviremos algún día”, se decían.
Luego todo se descompone,
yo era el único habitante que veía
allá en la Quinta de Cervantes
los renacuajos en los canalones.

Nadie escribió un sólo poema.
Muy extraño.

Adiós, adiós, te dije arcilla.
Luego todo se ha borrado.
Competición de cortesía,
callar y no por cobardía.
Ya no más juegos de sátiros qué pena,
inundados de una realidad a dos mil euros el metro.

Hoy he vuelto
a la primavera en Alcalá
y he sonreído al comprender con el estómago
que la primavera se cura,
que la primavera termina y vuelve y la construyo nueva como quiero,
que da igual cuánto mida nuestra casa.

miércoles, 16 de julio de 2008

Es curioso que tus palabras -simples, certeras, adecuadas- sean las que menos dicen. Será que lo llenan todo y, al no verse los contornos, las raíces, las fronteras, parece que no estuvieran. Pero están. Llenando todo.

Quizá no es verdad, pero lo pienso: sólo existe vacío y lleno. Lo vacío y lo lleno. Cosas que vacían, cosas que llenan. Personas vacías, personas llenas. A manos llenas. Adiós vacías. Y un tercer eje: el espacio.

Es curioso que tus palabras -las palabras- sean las que menos dicen. Pero las que más llenan el espacio.

lunes, 14 de julio de 2008

DE ABAJO A ARRIBA

Léase de abajo a arriba o de arriba a abajo o saltándose versos, como se desee. Desee se como, versos saltándose o abajo a arriba de o arriba a abajo de léase. Arriba de saltándose abajo o versos arriba como abajo desee.




¿cómo creen ellos que somos de bocabajo nosotros?
¿acaso la lava cae del cielo?
¿cómo es el otoño en las antípodas?
pero ¿y si todo fuera de abajo a arriba?
del otoño que cae
de la primavera en sus mejores épocas
se ha hablado tanto
porque se habla mucho
no tiene por qué ser malo
lo que por otra parte
o autumnal
que es todo menos autonomía
autocompasión
con la autoflagelación
eso está claro
se escribe mucho mejor
no tendría gracia hacerlo
no te echo la culpa

jueves, 10 de julio de 2008

DESENCANTO DE LA CHICA QUE SE CREÍA NOVIA DEL ARTISTA DE TELENOVELA

He visto hoy tu foto en el periódico
y la he recortado. Tenías
los ojos azules y estabas
preocupado.
La tengo pegada en la puerta de alguna casa, perdona
el descuido y el tono narrativo.
...

Te vi el domingo en la tele. Me pregunto
si lo de ser actor es todo fingido. Nunca me hablas de estas cosas.
Y no sé tampoco lo que haces cuando no es domingo.
Ten cuidado. No bebas mucho.
...

Hoy te han hecho una entrevista en la revista de siempre,
pero eso ya lo sabes.
Salían fotos tuyas, de nuevo,
te has cortado el pelo
y no me lo habías contado,
cómo eres, desde luego.
...

¿Creías que no me enteraría?
La he visto hoy, y a ti de su brazo, tonteando.
Parecías feliz, aunque cansado,
sí, te he visto con otra, en las noticias.
Y ahora mismo te abandono,
porque una cosa es que yo esté loca
y otra que no tenga dignidad.

martes, 8 de julio de 2008

LAS TIENDAS

Odio ir a las tiendas a comprar cualquier cosa. Y odio IR DE TIENDAS (¿cómo pueden los ingleses tener un verbo y todo para esto?) Ha de quedar clara esta premisa.
Hoy he ido de tiendas (¿os he dicho que odio ir de tiendas y que es aburrido y que las dependientas son dependientes de ti y te llaman "chiqui" o te ignoran mientras se depilan?) Lo malo de ir de tiendas en Madrid es que, por si alguien no lo había notado, Madrid es caro. Más que caro, timador. Y aún no le he encontrado el gusto a que me timen. Bart Simpson nos enseñó que por ocho perritos calientes tienes cuatro hamburguesas y que cuatro hamburguesas equivalen a dos pizzas (cf. en un libro muy antiguo de los Simpons donde se incluía una pirámide de equivalencias entre alimentos para que no te engañaran) Esto mismo es aplicable a la ropa: unos pantalones son dos camisas, dos camisas, cuatro camisetas. Y ninguna, absolutamente ninguna prenda de vestir puede costar más de 30€. Se podrá estar de acuerdo o no. Si no lo estáis, os están timando. Yo esto lo respeto. Pero que lo sepáis, ¿eh?
En las tiendas, la cortina del probador nunca cierra bien. Asumes que vas a enseñar cacha, a lo mejor dentro de veinte años lo estoy deseando y todo, así que te dices que en peores plazas has toreado. Pero la música techno-pop está atodahoxtia y no puedes pensar. Te miras en el espejo que está siempre demasiado cerca y no te escuchas decir lo mal que te queda. Estrategias (para saber más sobre estrategias en locales comerciales de ropa ver el número VII de la sección Tetruños.
Otras veces la ropa es absurda. No sabes cómo ponértela. "Oye, encanto, la ropa normal ¿dónde la tenéis?" Te ha tocado la borde, la que se depila el bigote mientras hurgas en su montón de ropa, te mira de arriba abajo (eres demasiado normal, un bluf de mujer) "En la segunda planta", te dice, y se va pensando que la gente como tú debería desaparecer e la faz de la tierra... ¡Mira que no querer comprarte un pingo con más correas que tela...!
En las tiendas hace frío, porque es verano. El aire acondicionador debe estar a unos 15º. Y tienes frío. Te arropas con la cortina, lo que da un poco de emoción al coñazo que supone "ir de tiendas".
No compras nada. Madrid es caro. Y la línea 7 no funciona. Pero, a la inversa de Sansón, te cortas el pelo porque eso te da fuerza. Y ahí no te timan.

lunes, 7 de julio de 2008

Noto un aire maléfico de desencanto y nihilismo
no me pringo Johnny, aquí estoy con mi pitillo
viendo pasarme todo por encima bah no es mi guerra
relación superficial ni frío ni calor
error imposible si plano
siempre gano.
Noto que la mancha se rehuye tanto o más
que los hechos maculadores.
Por ese lado aparezco tímida y continuamente
sucia y equivocada.

sábado, 5 de julio de 2008

Menudo es es, menudo es este, me decía. Escribe como los poetas buenos, y no hay nada más que decir. Con una inteliengencia (o visión láser ya sabida) que traspasa pieles y fríe huevos sin que se rompan (sonrisa en ristre)
Pero me emocionó, sobre todo, el saber que era humano. Y que a veces lloraba por las noches, justo antes de subir a su casa, porque no quería encontrarse con ella.

jueves, 3 de julio de 2008

CANTOS RODADOS (III)

7. A todos les decía lo mismo, pero cada uno lo oía diferente. Eso era porque él no lo sentía igual al decirlo.

8. ¡Tenía que ser precisamente "reflejo" la palabra que rimara con "espejo"!

9. Las críticas que nos hacen suelen ser inversamente proporcionales al grado de conocimiento que tiene de nosotros quien las profiere.

lunes, 30 de junio de 2008

Cerré los ojos mirando a la derecha
para que todo se presentara allí delante,
hacía demasiado que olvidaba
la sensación de infancia tranquila
el único minuto de alegría en esa época.
Y siempre la calle en cuesta
con las luces rojas de los coches en invierno
y olor a calefacción dentro
y cristales empañados,
sensación de ir a ver a los Reyes Magos,
dulzura, sólo ese instante perdido en mi vida
que por corta que sea
inundará ese momento.
Prometemos tardes de pipas sabiendo que no volverán,
que nunca, que nunca
podrás volver a sentir la vergüenza del balonazo en la cara,
la humillación del bocadillo lleno de tierra,
el desamparo de las pinturas rotas,
el abandono de cualquier escuela.
Y eso, irónicamente, te da pena.
Tiempo perdido
que ahora llega a tu mente metido en el coche en la calle Alcalá,
cristales empañados, luces rojas,
corazón puesto en el cinco de enero.
No acordarse de esto
no es más que otra forma de acordarse.



viernes, 27 de junio de 2008

Poco a poco reconsquistar tu tiempo, que no tu espacio (el espacio es una cosa de ricos)

Volver a lo que se supone que te gustaba antes de estrujarte tanto el intelecto. Tanto que tus capacidades se han visto disminuidas por sobreesfuerzo y en las tres últimas horas sólo has podido repetir "automoción" y "levitación")

Ser consciente poco a poco de las partes del cuerpo que existen más allá de la cabeza y de las manos. "¡Cielos! ¡Tengo piernas!" Y usarlas.

Reconquistar tu bicicleta como niño en preguerra civil, reconquistar tu edénico sentir de un sólo día (un verano es largo o corto en medida a las actividades con las que seamos capaces de llenarlo)

¿Me gustaban los videojuegos antes de ESTO? ¿Y comía tantas galletas?

Poco a poco volver a tu vida con secuelas imborrables. Nunca voy a olvidarme de la palabra "adelfa".

miércoles, 25 de junio de 2008

LO QUE CREO

A Dani Hache, nombre real del poeta que escribe con pseudónimo de la hache al nudo. Et alii.

Lo que creo
lo creo con la mente
porque con las manos
siempre fui muy torpe
(tengo a un par de hombres amordazados
a los que cautivé con esta trampa)
Pero eso no lo sabíais.
Lo que creo
lo creo porque dudo
aunque -el aunque que sospechas te cambiará la vida-
me veáis hablando mucho y mal,
pisando cráneos.
No. No. Mirad, dioses, mi pequeñez
y a más miedo, más palabras por minuto.
Pero eso no lo sabíais.
Como no sabíais que me gustaría
andar con tacones y gabardina
sangrando pies y personalidad.
Pero esto quizá sí lo intuíais,
que yo quería ser la reina en el entierro
la muerta en la república
aunque lo negara sin falsedad:
nada más real que negar la evidencia.
Soy la mentira hecha verdades,
la siempre sonriente pesimista,
la que ignora los insultos rabiando,
la que pide más miradas que ojos quedan.
Una vanguardia antigua irresoluta
de creo, creación y credenciales (que no me doy nunca)
No saber quién es, al fin y al cabo,
la pesada que se os muestra y os mendiga
y si no le dais, os roba.
Lo que creo
lo creo con un boli o a teclado
y siempre lo creo inacabado.
Mas certeza:
los forenses me invitan
a una disección del gato muerto.
¿Nunca le creí cadáver igual a nunca estuvo vivo?
Y su padre, el del gato,
sorprendiéndome como yo sorprendo
sin palabras, de fuera a dentro.
¿Por qué yo, dioses, la ungida?
No la única, pero una elegida, al menos.
Lo que creo
lo creáis vosotros,
lo creéis vosotros
a fe, a rabia, a poesía.
Y entonces entendí que sí,
que muerto el gato se acabó la pena
porque toda muerte es principio de comienzo y de ahí la alegría.
Y esto sí lo sabíais.
Y creí
como si nada pudiera tocarme ahora,
como si os hundierais en mi carne de estreno.
Porque estuve muerta
y me habéis resucitado.