jueves, 31 de enero de 2008

BELLAS PÁGINAS DE LA PROSA CONTEMPÓRÁNEA. HOY: ALFREDO URDACI

Días de ruido y furia: La televisión que me tocó vivir titula Urdaci su primer libro-ensayo. Y se queda tan ancho. Nos huele a Faulkner o, peor aún, nos huele a ¡Macbeth! Y si realmente su inspiración fue tan literaria no puedo hacer otra cosa que recordar que la novela de Faulkner, la primera parte al menos, está contada por un retrasado mental. Lo que en Faulkner es un ingenioso juego cervantino en Urdaci, el pobre, resulta chusco porque, desde luego, si podemos creernos algo en él en su subjetivismo, su narración limitada.

Pero pasemos a analizar el valioso contenido de la obra. Urdaci, dolido y sangrante, quiere replicar a todos los que decidieron echarle en cara sus faltas ("esos comunistas de mierda", me imagino yo que pensaba aporreando el teclado) Se habla con cariño de Leti princess (desde ahora "Miss Chist-chist" o "eh, tú, pásame la laca"), de manipulaciones (¿?), de la cadena SER, de cómo la izquierda sembró la duda el 12 de marzo de 2004 y cito sus palabras: "Un grupo interno en torno a aquel llamado "Comité Antimanipulación" nos exigía perentoriamente que cortáramos la emisión normal de la tarde para ofrecer en directo la manifestación en la calle Génova. El pretexto era que se trataba de una manifestación espontánea. Contesté que yo tenía otro concepto de la espontaneidad y que no pensaba cortar la emisión y dar una programación especial [...] dije que quienes se encontraban en aquella manifestación estaban ejerciendo una campaña de agitación política de claro tinte trosquista. En efecto, Trotsky proclamaba que para tumbar un gobierno no hace falta una gran masa que salga a la calle, sino una pequeña minoría que controle los puntos neurálgicos de una ciudad [...] Es decir, basta con fabricar un suceso que, después, un medio de comunicación, actuando como caja de resonancia, convierta en un acontecimiento de una dimensión y de una importancia mucho mayores."

Claro, lo malo de las cosas es que ocurren. Recuerdo, así de pasada, la entrega de los premios Príncipe de Asturias, la llegada de Esperanza Aguirre narrada por Urdaci... El populacho grita "asesina", "puta" Urdaci nos comenta "vemos cómo el pueblo ovetense aprecia a Aguirre" Recepción, manipulación, ampliación.

En páginas autobombantes afirma que el libro tiene muchísimo interés (vale, el superlativo es mío) para los periodistas e historiadores, ya que analiza los grandes acontecimientos ocurridos durante sus seis años de reina... dirección de los informativos.

Cuando uno trabaja en el telediario le pasan muchas cosas, perdón, cree que le pasan muchas cosas. ¿La televisión que te tocó vivir? Amigo, el mundo que nos tocó escucharte. Con bonus track de libro: cuatrocientas páginas, señores.

En el anecdotario queda la denuncia que se interpuso al libello por parte de Fernando G. Delgado, periodista de la cadena SER. Urdaci se inventó unas declaraciones de este señor. Igual no lo pilló en casa el día que quiso hacerle la entrevista. Las falsas declaraciones fueron retiradas y el libro siguió distribuyéndose con normalidad.

Si quieren seguir leyendo obras de este autor pueden adquirir Cómo salir del infierno (con portada épico-heroica y título válido para el Atleti cuando baja a segunda)




(TROSTKISTA EL QUE LO LEA)

4 comentarios:

copepodo dijo...

Chapó, Ms. Edryas, chapó.

UB dijo...

Este artículo es muy bueno, tía. Es como para que te lo publiquen en Diario Público, por lo menos.
A mí las intrigas del Urdaci me recuerdan un poco a Sun Tzu y el Arte de la guerra, pero a lo chacho.

isabel dijo...

yo también me preocupo

A.V.G. dijo...

Seré trostkista o algo así pero me lo he leído a estas horas de la mañana y sigo sin apreciar al señor Don ALfredo Urdaci (qué no se vaya a perder el respeto)

Gracias.