miércoles, 28 de enero de 2009

Mi mano fría mimando caliente tu cabeza,
soy servicial en exceso, un exceso que me pasa factura.
Y tú te aprovechas
de todas las ofertas
que doy a un público
abundante, pero selecto.
Y si esto ocurre en invierno
no sé cómo llegaremos a primavera.
Este vicio de morirme sin ti dentro,
negación de lo abstracto y lo concreto de tu cuerpo.
Yo no fui, yo no fui,
pero sí he sido.
Querer sin amar,
mírame y úsame
sin tirar.

1 comentario:

U.B dijo...

Pedazo de final sobre la usabilidad.