martes, 15 de abril de 2008

ALERGÍA (QUE CUNDA LA)

Me das alergía tú y el paladar se me pone picante.
Llueve y suben las temperaturas de los álamos popleros y güindosos.
¡Archís! Vos del siglo XII que te dicen "pues se xode" o "le fodo por quarenta moravedíes"
Alergía si miras al sol membrillero sombrillero y ¿sabe usted, joven? yo soy viuda y me han subido la pensión pero nunca lo suficiente si es que este [PÓNGASE AQUÍ AL MINISTRO DE TURNO SEA CUAL SEA SU CONDICIÓN Y GRADO] no nos da ni para comprarnos las litronas ni las sardinas del gato.
Y otro estornudo. Y otro. ¿Y si fuera el polvo de los archís-vos? No, es el polvo de los libros de cuentos infantiles.
Eh, tú niño, venga, rápido, no te agobies, pero venga, dime lo que quiero oír ¿que no lo sabes? calamidad, calamidad.
Qué alerge estoy. ¿No alerge tú? Pero bueno, mira qué día hace y mañana moriremos. No, la viuda no se muere, no se morirá nunca, seguirá creando crisis de gobierno tras crisis de gobierno, flagelando a todos los gabinetes. Pero, ahora, que cunda la alergía.

3 comentarios:

El hombre del banco dijo...

O_O guau

UB dijo...

A ver si vas a ser una yonqui-histamínica...

la ruvia dijo...

me encanta todo gloria