jueves, 1 de mayo de 2008

LA MANCHA DE UNA MORA

Una vez tuve un amigo daltónico. Hoy sólo es una persona-personaje. Bueno, él decía que era daltónico y yo me lo creo, porque...bueno, porque prefiero creer, aunque soy muy pragmática y siempre dudo de casi todo. pero en un caso así... Sobre todo preferí creer porque quería hacerle una bufanda, una de esas bufandas malditas que regalo mal y sinj mirar a quién y resulta que Quién se olvida de "bufanda" y, sobre todo y más grave, de "amistad". Pero por aquel entonces yo tejía y tejí viendo en la tele las mayores mierdas, chis,chas, las agujas. Y lo divertido (oh, mis ocurrencias) es que la bufanda era verde y roja, chiste daltónico (si Dalton levantara la cabeza)

Lo demás, ya lo he contado, que sí, que vale, que adiós.

Ahora conozco a otro daltónico. Estoy enamorada de él. Bueno, claro, no es ese tipo de amor. Es amor... vaya... ¿cómo explicarlo? Hay un concepto un tanto erróneo sobre el amor platónico (al igual que con la palabra morbo, que significa enfermedad, y no creo que que alguien atractivo te vaya a producir un sentimiento enfermizo, sino más bien al contrario) Pues bien, por eso no quiero decir amor platónico, pero es de lo más parecido. Es el amor que sientes por los días de sol, por el musgo indiferente y antiguo, por las sonrisas... y es que él se ríe siempre, siempre, siempre. Menos cuando no, y entonces es mejor.

Él no sabe (ni sabrá) que yo pienso esto, y no me importa, porque los amores así no son para publicados, me basta on oír sus ideas fuertes y saber que detrás de sus ojos azules no ve mi camiseta roja.

2 comentarios:

Maga dijo...

yo siempre he querido ser daltónica, porque bueno, supongo que no me basta con ser zurda y haber nacido con seis dedos en cada mano (sólo los tuve un rato).

pero bueno, al final tengo una obsesión enfermiza con la combinación de colores. que no sé qué es peor.

Henry J dijo...

Yo también soy zurdo, así que lateralizo.
Daltónico pues no se, igual, nunca se sabe, igual mi rojo es el verde de aquel
O mi azul un amarillo hortera de los que garrapiñan a bocajarro.

Por si acaso sigo lateralizando.