lunes, 30 de junio de 2008

Cerré los ojos mirando a la derecha
para que todo se presentara allí delante,
hacía demasiado que olvidaba
la sensación de infancia tranquila
el único minuto de alegría en esa época.
Y siempre la calle en cuesta
con las luces rojas de los coches en invierno
y olor a calefacción dentro
y cristales empañados,
sensación de ir a ver a los Reyes Magos,
dulzura, sólo ese instante perdido en mi vida
que por corta que sea
inundará ese momento.
Prometemos tardes de pipas sabiendo que no volverán,
que nunca, que nunca
podrás volver a sentir la vergüenza del balonazo en la cara,
la humillación del bocadillo lleno de tierra,
el desamparo de las pinturas rotas,
el abandono de cualquier escuela.
Y eso, irónicamente, te da pena.
Tiempo perdido
que ahora llega a tu mente metido en el coche en la calle Alcalá,
cristales empañados, luces rojas,
corazón puesto en el cinco de enero.
No acordarse de esto
no es más que otra forma de acordarse.



8 comentarios:

U.B dijo...

Ay, las pipas, qué mítico. Pero también es verdad que cuando a veces haces este tipo de cosas a destiempo, se tienen unos deja vues impresionantes.

isabel dijo...

si esq tienes la mismita cara...

no sé cómo puede ser q recordar universal. flipa


mua

patty dijo...

madre del amor...
pero el pelo y todo!!
gloria que bonito
que me encanta...

... te miras atrás y te molas,
a que si?¿?

millones de besos, sin gris.

es precioso, tia, precioso

Gloria dijo...

me miro atrás y, más que nada, me perdono.

sí, estoy igual a hace 15 años, porque hubo un salto entre los 15 y los 18 en que era todo menos yo. no sé qué de la adolescencia

Andrés dijo...

Qué duro es juzgar al yo pasado desde la perspectiva presente... ¿Por qué mejor no dejamos de hacerlo?

Gloria dijo...

precisamente no es un juicio.

en todo caso, la memoria es una metáfora constructiva.

Andrés dijo...

Constructiva, sí, pero en sentido literal: toma vagas referencias y les da un sentido rellenando los espacios vacíos (muchos o pocos). Crea significación, pero muy lejos del terreno de lo real... ¿o, por el contrario, no hay otra realidad para nosotros más allá de la memoria?

elia dijo...

pues yo, aun a riesgo de pecar de banal, te digo que qué guapa : )

y todo lo demás,
lo de las letras
you already know.