jueves, 12 de junio de 2008

LAS COSAS

Cosa es la palabra comodín por excelencia, la palabra anafórica-catafórica por la que sustituir cualquier ente o elemento-objeto inanimado del discurso.

Pero cosa es también una esencia. Palabra absoluta como centro que no tiene por qué ser el centro de nada sino el dentro.

Uso la palabra cosa en este sentido, como la usó Juan Ramón Jiménez. Donde él dice "Intelijencia, dame el nombre exacto de las cosas" yo me pongo seria y hago doblete "Todas las cosas trabajan juntas en la tarea sublime de morirse" y "Todas las cosas saben de matemáticas". Las cosas, las todas.
La palabra saco se convierte así en la palabra aleph que todo lo puede decir.

4 comentarios:

amoremachine dijo...

y es que la cosa es la cosa
y los que andamos a trancas y barrancas con el vocabulario
la cosa es muy socorrida.

otra cosa diferente
es tener un diccionario al lao
entonces
la cosa es otro cantar.

bso.
ah
estoy de periferia por el vacio.

y me he dado
cuenta que en la nada pera no está
de fiestas precisamente.

otro
bso.

isabel dijo...

pues esa frase de "todas las cosas trabajan juntas en la tarea sublime de morirse" precisamente se me quedó en los huesos cuando te la oí ese viernes

...


y ahí la llevo

tebeso (como diría mr sarmenteiro)

josemoya dijo...

Como filóloga, sabrás que las palabras que menos significan son las que más significan, precisamente porque abren toda una variedad de significados. "La", "Una", "Para"..., todas esas palabras "sin lexema", que el diccionario define mediante circunloquios que explican su uso, dicen mucho más que "arqueólogo", "numismática" o "videoconsola".

A.V.G. dijo...

La cosa o ente o rex o it o cosi o chose o thing o sache o cómo quiera llamarse o decirse el nombre... siempre siempre biene vien (jejejeje) aun sin entenderlo o con falta de ortografía.

Besos y abrazos.

Ahora tengo una pizca más de tiempo y me divierto leyéndote. Seguimos.